Rectores se defecaron de la risa con lo de Mendoza-Polar

No hay manera más sutil de expresarlo, que no le quite la carga semántica a la expresión. No sólo los rectores universitarios nucleados en la autodenominada AVERU, también conocida como Asociación Venezolana de Rectores de la Ultraderecha, se defecaron de la risa, de manera complaciente y cómplice,   sino también, el rector de la  Universidad de los Andes (ULA), prostituida una vez más por la derecha más recalcitrante y estúpida, que ahora,  entre otras menudencias, tramita las acciones teatrales y paquete chileno administrativo, todos  correspondientes para conferirle el título de Doctor Honoris Causa al virrey electo como Presidente de la transición, luego del derrocamiento del Presidente Constitucional y chofer de autobús, Nicolás Maduro, quien fue electo e investido  por el voto de la mayoría nacional.

     Ahora bien, semejante ridículo que están protagonizando los inefables que se muestran como artífices de conferir este título a quien ha sido un impune, efectivo y  exitoso conspirador, chulo y hambreador del Pueblo con el desabastecimiento programado,  no es el problema de fondo, porque en nuestra historia contemporánea y actual, no son pocos los beneficiarios de este grado académico sin merecimiento alguno, más allá del poder omnímodo que otorga el dinero, que abre puertas  y compra títulos académicos a  villanos que disfrazados de académicos putean la dignidad de la universidad como espacio académico del saber y la verdad, simple y llanamente, porque absolutamente todas las universidades venezolanas reproducen ideología servil y embrutecedora al servicio del Estado burgués, hecho que en la IV República era plausible con pose académica, pero en este “proceso de cambio” que se ha impulsado solo en las calles y en el corazón del Pueblo, aún no ha llegado al campus universitario, aunque, como canta el grupo español de Rock, SKA-P, “en el fango alguien plantó una flor”, en alusión  “Bolívar – Chávez” (Mix - Videoclip SKA-P El Libertador): http://www.youtube.com/watch?v=VCkMUYyml50&list=RDVCkMUYyml50

   Y, siguiendo en paráfrasis de la  canción, como este pueblo es sabio y libre, ante la ofensa de los sepulcros blanqueados disfrazados de académicos, mis paisanos de la natal tierra andina sabrán qué hacer el día de la consumación del circense acto en el Aula Magna, de manera que el virrey no lo olvide, aunque los rastacueriles dadores del título se lleven su Harina PAN, que es de maíz y que el choro titulado de Doctor se roba bajo subterfugios  en detrimento de los productores y de las manos que labran la tierra.

    Ahora bien, esta otra pachotada del oposicionismo de derecha universitario, es decir, de la aristocracia académica que bajo las órdenes del señor de megáfono de la U.S. Embassy en Caracas, prepara el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro, congraciándose con sus amos del valle,  hacen lucir la perversión de Ramos Allup y su combo de la Asamblea Nacional como unos niños cándidos, cuando hicieron, igualmente, causar hilaridad, es decir, risa con pena ajena o lástima, por el pobre perreador limitaíto, al que pusieron de Orador de Orden por el Día de la Juventud y la Batalla de la Victoria, hecho histórico del que el susodicho no tiene la más celestina idea de dónde sucedió, ni cuándo, ni el porqué. Ahí, en todo caso, afloró la perversión y el sadismo del adeco que hizo milmillonario al Consorcio D’Agostino.

   Pero, estupideces como la que unos cuantos disociados psicóticos harán realidad en el Paraninfo de la ULA, son el reflejo de lo que han convertido a toda la universidad venezolana, en donde enseñan a unos bobos a ser ramplones que arman y desarman el mismo motor y gastan dinero en armar el mismo carrito de carreras, en lugar de diseñar y fabricar carros de verdad y tractores para impulsar la agricultura, porque esos muchachos son el producto de sus profesores estupidizados escribidores de péipers (papers) de quince páginas de refritos y sandeces, porque no son capaces de escribir un libro serio de más de cien páginas con investigaciones recias, con sentido social y productivo.

     Estamos tan mal, porque la impunidad se ha impuesto y es que no ha habido poder terrenal que obligue a que los aristócratas  atornillados en los cargos de dichas universidades respeten el artículo 34  de la Ley Orgánica de Educación (LOE) y se abran las puertas de  la democratización de las universidades.
     Pero, como el Pueblo es sabio y valiente, los obreros, empleados, estudiantes y las comunas harán florecer más flores en medio del fango que hoy son las universidades y, a pesar de tanto estúpido orgánico repartidor lisonjero de Doctorados Honoris Causa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2881 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a222999.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO