El pecado original de Ricardo Hausmann

Según Hausmann y su teoría económica, el “pecado original” es aquel mediante el cual el gobierno de un país está incapacitado para pedir prestado de su moneda local. Es decir, un país pobre es forzado a pedir fondos en moneda extranjera, tales como dólares, euros o yens.

Hausmann alega que el préstamo en moneda local se hará difícil de pagar debido a la depreciación de la moneda, por lo tanto se verá en dificultades para cumplir con el pago. Mr. Hausmann dice que casi todos los países, excepto Estados Unidos, Europa, Japón, Inglaterra y Suiza, sufren del “pecado original”.

Sin embargo las cifras contradicen esa aseveración de fortaleza económica. Según la deuda respecto al Producto Interno Bruto (PIB), Japón es uno de los países más endeudados del mundo, con un 230% del PIB, sigue EEUU, y para el 2014 la deuda era de 13 millones de millones de euros (¿qué pasó con que no sufría del “pecado original”?, ¿será que está fallando la maquinita de hacer dinero?) es decir eso significa un 104,79% de su PIB. Sigue la Euro Zona y en el primer trimestre de 2015 la deuda alcanzó el 92,9% del PIB. El Reino Unido debe en proyección para el 2015, el 80% de su PIB.

Suiza es la única que muestra una deuda razonable de aproximadamente 35% de su PIB (gracias en parte a ser “paraíso fiscal”). Entonces por lo que podemos apreciar, “ni EEUU, ni Japón, ni Europa son suizos”.

Ud. señor Hausmann, habló demás, y no sólo por cuenta propia, sino que habló en nombre del Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo al cual tengo entendido, Ud. no pertenece. No se dio cuenta durante su verborrea con Lorenzo Mendoza, que estaba confesando “a calzón quitao” el estar involucrado en “proyectos” con Albania, Perú, Colombia y México, aparentemente relacionados con el FMI.

Suponemos entonces que el Sr. Alejandro Werner, perteneciente al FMI para el hemisferio Occidental, debe andar en esas componendas y que por tanto la Sra. Christine Lagarde está al tanto de todo ese acontecer, incluso por supuesto, de los 50 mil millones que Ud. le piensa pedir al FMI para Venezuela.

A todas estas, me pregunto si la comunidad académica estadounidense, en especial el Kennedy School of Goverment de la universidad de Harvard y la cátedra que Ud. tiene en Geroge A. Cowan en el Instituto Santa Fe en Nuevo México, estarán al tanto de que no es Ud. más que un “economic hitman”, es decir un simple sicario económico.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2458 veces.



Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor