Grito llanero

¿Qué pasó ayer?, o el ratón moral de la MUD

Mirando para todos lados, como perro en patio en bolas, ayer sábado se dieron cita los paviperros, cacatúas, sifrinos y los pocos alienados del fascismo criollo que les siguen. Nadie se miraba a los ojos, los discursos estaban prefabricados por redactores pisapasito y se posaba con nerviosismo para los medios internacionales mientras se hacía control de daños en las redes sociales.

La incomodidad era evidente, las miradas eran de soslayo, la procesión andaba, anda, por dentro.

Como en la película hollywodense ¿Qué pasó ayer?, todos venían de haberse esbarrancado en una farra política, se encontraban ebrios de inmoralidad y creían, sin seguridad, que sus compañeros desconocían las vilezas, abominaciones y abyecciones cometidas en un todos-contra-todos.

Los gringos de la película, rufianes y jodedores, resultan unos verdaderos frailes franciscanos frente a los bichos que ayer incluso se raparon el pelo para que no los reconozcan. El ratón moral es superlativo y les cuesta Dios y su ayuda mostrar la cara en la manifestación mientras todo el mundo sabe que están espaturraos por el derrape y sufren, padecen y sienten culillo del amarillo ante la verdad espantosa y demoledora que se yergue frente a ellos.

La única ganadora de la jornada fue Gaby Arellano al decir de los tuiteros. Por ejemplo Yonaiker Wasosmky ‏(@Discoverywhat)  tuiteó: BUENAS NOTICIAS MÉRIDA: gracias a la marcha de este sábado @GabyarellanoM13 se comprometió a terminar el 2do semestre de su carrera. Y eso es un logro indiscutible, decimos nosotros.

MÁS WUÓN SERÁS TÚ

En un diálogo que de seguro tendrá abollaos a las Academias de la Lengua y las Ciencias Sociales, reseñado con la maestría bochinchera que caracteriza a Roberto Malaver, Leo y Dani se tiran un tripeo que parece una conversación de surfistas fumaos y prendíos con anís en playa El Yaque un lunes a las 7 de la noche.

En el audio, los machazos se desgranan en insultos y descalificaciones ruines contra los dirigentes de la misma agrupación política a la que dicen pertenecer. La palabra “wuón” es omnipresente y se emplea a mansalva en una demostración de la elevada cultura de los pizpiretos interlocutores.

López, como quien no se ha mirado en un espejo, tilda a los dirigentes de Primero Justicia como unos “bichos, maricones” y señala que su militancia es como Capriles, “unos mariquitos”.

“Son como el carajito , el mariquito del salón… el que no compite en vainas de deporte, que no juega chapitas, el pajúo, que siempre anda hablando con la maestra”, se les escucha decir con sorna en unas composiciones lexicales que harían palidecer de vergüenza a un rudo marinero.

Por eso Capriles, Borges y demás adláteres andan como sapo llevando sol, buscan esquivar los dardos sin ningún éxito y para sus adentros saben que con Leopoldo López, Ceballos & Cía sencillamente no necesitan enemigos.

EL ÁNADE

¿Sabe usted lo que es un ánade? Pues yo acabo de averiguarlo, orientado por la delicadeza y respeto con que debo abordar un tema tan sensible, vergonzoso y terrible.

Un ánade es, ni más ni menos, un pato.

Y esta palabreja, tan corriente para describir a un animal que nada, vuela, camina y alimenta, es la que puntúa, exalta, entristece y vincula el drama de unos seres humanos, sumidos en el dolor y la contradicción.

Y vaya que, por supuesto, aquí no contaremos por caballerosidad lo que una pieza comunicacional grabada devela como una bofetada contra las buenas costumbres y los altos valores humanos. Sí debemos decir, también con responsabilidad, que los expertos en audio que consultamos no dudan ni un poquito de la autenticidad de la grabación.

En la rocambolesca trama, quienes están llamados a ser solidarios con un ser desvalido, apuñalan sin misericordia su espíritu, su moral y su dignidad. Y lo hacen con clandestinidad, bajo ardides y engaños, mientras simulan, de la boca y la calle para afuera, que comparten su amor y sus mismas causas políticas.

Pero eso no es todo: al final de la infame conversa, una confesión sobre la condición de un actor da un giro inesperado a la deliafiallesca y dolorosa tragedia.

Algunos rieron, cebados por la conseja que dice “Así paga el Diablo a quien le sirve” o “Verdugo no pide clemencia”; otros están consternados por el abyecto hecho, por la posición de sus actores, por su discurso fariseo y por la vil traición.

Otros tienen náuseas y se preguntan: ¿Esos son quienes quieren gobernarnos?

 

pegenie@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4974 veces.



Pedro Gerardo Nieves

Autodidacta. Comunicador popular, coordinador de la Brigada de Agitación, Propaganda y Comunicación Florentino del PSUV Barinas, vocero de la Guerrilla Comunicacional Florentino, delegado de formación de la Escuela Nacional de Formación Socialista "Hugo Chávez" del PSUV.

 pegenie@hotmail.com

Visite el perfil de Pedro Gerardo Nieves para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Gerardo Nieves

Pedro Gerardo Nieves

Más artículos de este autor