El aquelarre de los expresidentes

La aparición de los ex-presidentes latinoamericanos atacando a Venezuela, aun cuando está revestida de un gran ridículo y falta de vergüenza, no deja de producir cierto grado de preocupación, porque a pesar de que a sus dichos se les nota la única intención de congraciarse con los EEUU y sus aliados, es indudable que están siendo utilizados para validar y darle un matiz de respetabilidad al proceso de satanizar al gobierno de Venezuela antes de dar el zarpazo definitivo que derribe a Maduro; y hay que reconocer que mucha gente está dispuesta a aceptar cualquier cosa, por absurda que sea, para canalizar su odio.

Es muy claro que en el día de hoy estos grises personajes representan muy poco y son una demostración fehaciente de que el brillo del dinero, del poder ,ni de la fama pueden ocultar
la fealdad del alma carente de valores, la repugnante babosidad del que se humilla para adular al poderoso, ni la frustración de sentirse una nulidad que sólo mitiga su depresión juntándose con otros iguales y comprando aplausos.

Ahora, cuando estas notables "nulidades engreídas" se proponen aprovechar la cumbre de la OEA para emitir una declaración , la cual obviamente será condenatoria de Venezuela, para tratar de vender una supuesta situación de desprestigio y de falta de apoyo de Venezuela, sería muy conveniente hacerle una serie de cuestionamientos públicos a estos personajes sobre el conocimiento que tienen de los hechos en nuestro país y las razones que les han llevado a emitir las opiniones que a diario aparecen en ciertos medios. Yo estoy absolutamente seguro que si se les interroga de manera educada y con buenos argumentos quedará muy claro que sus posiciones no tienen ningún sustento y lo más probable es que les fueron dictadas por sus tutores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 779 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de Jesús Requena G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Requena G.

Jesús Requena G.

Más artículos de este autor