Agua y aceite

Con absoluta certeza y demostración, hoy hablamos de guerras de cuarta y quinta generación. Nuestros enemigos históricos se rearman. Los gastos militares en el mundo son aberrantes, no admiten ninguna explicación sensata, en un mundo donde el hambre, la miseria y la inseguridad, la contaminación y las guerras, están acabando con la especie humana. El conocimiento científico está de rodillas a los intereses del gran capital. Estudios científicos sobre el comportamiento humano, son profundizados para usarlos en la manipulación mediática, y lograr controles sociales. A las armas mortales conocidas, se le suman, diversas formas de controlar la mente de los ciudadanos. Potenciar las inconformidades, las rabias, los recelos, las molestias en sus víctimas, hasta lograr una confrontación de clases, con el propósito de desestabilizar un país cuanto les sea posible, para de ser necesario, luego invadirlo. Lo que los reformistas socialdemócratas se niegan a admitir sobre la existencia de lucha de clases, es casualmente lo que el imperio y la derecha venezolana, manejan con firmeza hoy en Venezuela: estamos en una abierta lucha de clases, insólitamente no impulsada por nosotros sino por ellos. SOMOS EN VERDAD AGUA Y ACEITE…O NO.

La deuda externa de los Estados Unidos es superior a la edad de la tierra. Da pavor ver la velocidad con que este sistema está acabando con las materias primas y contamina el planeta. Todo parece indicar, que el gigantesco gasto militar norteamericano, es insuficiente para tapar el insólito hueco fiscal de los Estados Unidos. Por el contrario, la deuda interna y externa de los EU, que supera los 30 Billones de dólares, se agiganta y se hace insostenible. No hay duda, el capitalismo pasa hoy por la peor de sus crisis estructurales. Si de aquí sale con vida, ya no tendrá los mismos poderes casi absolutos que han llegado a detentar. En nuestra América, en la patria grande, será el “despeje de la incógnita del hombre en libertad”. El Imperialismo norteamericano, en el mejor de los casos, saldrá fuertemente convaleciente. No podemos saber a ciencia cierta, cuánto tiempo durará esta crisis. Lo que sí estamos seguros es que el capitalismo, por ser una creación humana, está limitado en el tiempo y en el espacio. Pero “no podemos sentarnos en la puerta de la casa a ver pasar el cadáver del imperialismo” (Fidel), hay que aligerar su muerte definitiva. La llamada doctrina Obama es muy concreta:”Lo que le ocurra al mundo es de nuestro interés. Lo que es de nuestro interés es del interés del mundo”. Esta publicidad oficial se ve opacada, por personajes de corte imperialista, que consideran que el Presidente Obama es un ignorante de lo que está pasando en el mundo. Incluso ha sido calificado como uno de los peores Presidentes de aquella nación. Malos tiempos para el negro que piensa como un blanco, creador de la tesis del “palo y la zanahoria”. Comamos y toleremos en silencio, pues de lo contrario nos caerá “el garrote vil”. En verdad, allá no gobiernan los presidentes. Ellos son personajillos que cumplen órdenes. El verdadero poder está en los dueños de las corporaciones trasnacionales. “El dinero no tiene patria”. Se mueve a donde mejor le resulte.
No se han puesto límites los imperios, en su papel desestabilizador. Ahora forjan guerra “desde adentro”. Buscan desestabilizar a los países, para provocar la caída de gobiernos que le son adversos, y de ser necesarios, recurren a las invasiones militares abiertas y descaradas. Libia, Yugoslavia, Siria, Ucrania y muchas otras son ejemplos de esta alevosía imperial. Están ahora intentando un “golpe suave” en Venezuela, buscando desestabilizar al país para causar la caída del gobierno, de nuestra amada patria. Olvidan que tenemos una tradición libertadora. Seremos su piedra en el zapato. En nuestra “patria grande” morirá el imperialismo norteamericano.

Preocupado por esta agresión en puerta, el médico siquiatra Dr. Jorge Rodríguez, Alcalde de Caracas y Miembro de la Alta Dirección Nacional del PSUV, señaló en la TV, de manera didáctica y científica, que: la oposición venezolana, entrenada y pagada desde afuera, impulsa cuatro pasos para lograr la anarquía social y la presunta caída de este gobierno: 1) Fomentar el odio social entre las clases, en particular, desde la clase alta y media hacia los sectores populares. Odio a todo lo que represente el chavismo. Odio que nos recuerda, las terribles andanzas del nazismo alemán, y el fascismo de Mussolini y Franco.

Este aceleramiento cargado de odio, conduce a un SEGUNDO PASO: El no reconocimiento del otro. No te reconozco. Tú no ganaste las elecciones. Maduro no es Presidente. Ustedes los chavistas son los malos, hay que liquidarlos como sea. Todo lo que hace el gobierno es malo. Este es un gobierno forajido. Hoy gobierna la chusma, el perraje, los patas en el suelo, los incultos.

Un TERCER MOMENTO es la instalación de un orden simbólico, donde la realidad es totalmente deformada. Alteración de la realidad, construcción de una verdad, que no existe, pero que ellos se la creen. Así, Venezuela se está despedazando, la mayoría odian al gobierno. Aquí no hay libertad de opinión. Se violan todos los derechos humanos. Chávez era bueno y Maduro es malo. S.O.S, señores gringos vengan a salvarnos, invádanos por favor.

Un CUARTO MOMENTO, es La Deprivación relativa o neurosis, instalando la banalidad del mal.” El terrorista mata ciudadanos pero él no es malo. Se queman universidades, destruyen instituciones y asesinan personas, todo realizado por gentes buenas, que en todo caso, cumplen un deber patriótico. A este acertijo debemos acumular, las técnicas electorales que ellos sueles usar, para triangular la realidad, y sacar beneficio del voto. En verdad, somos un laboratorio de ensayo político. Los tenebrosos agentes imperialistas y sus lacayos endógenos, viven creado y recreando, maneras y formas para dar al traste con este proceso revolucionario. A cualquier precio, deben volver a sus manos, la riqueza inmensa de éste país. Sólo olvidaron, que el Comandante Chávez sembró numerosos y profundas semillas, enraizada en lo más hondo del pueblo venezolano. No les será fácil, sacar a Chávez de nuestros corazones, de nuestros mejores recuerdos. Somos agua y ustedes aceite.

No hay dos oposiciones; es una sola. La del trabajo sucio y la del trabajo abierto y público, la que “dialoga”. Son la misma podredumbre. Cuando van a Miraflores, hay que desinfectar estos espacios. Las dos tienen el mismo amo: La ultraderecha norteamericana. Un país tan rico como el nuestro, con abundantes materias primas, vitales para el capitalismo, obviamente tiene que estar en la mira del interés trasnacional. Además, les preocupa que seamos un buen ejemplo para América latina y otros pueblos explotados del mundo.
El Diputado Diosdado Cabello señaló que. “El pueblo soporta los ataques de la derecha, gracias a la conciencia creada por Chávez”. Soportar, no caer en provocaciones, tolerar, callar, en verdad no es un hacer revolucionario. ”Hay que activar la ofensiva cultural” explica el importante intelectual venezolano Luis Brito García. En este tenor, recordamos a Ludovico Silva, quien alertaba de que la cultura está muy infestada por los intereses capitalistas del mercado, y que por lo tanto había que construir una contra cultura, por mejor decirlo, la activación constante de la lucha de clases.

El enemigo no duerme, nosotros tampoco. Esta es una guerra permanente. Debemos confesar la preocupación por la ambigüedad del gobierno en su política económica, mezcla de todo, que deviene en una ensalada insípida, sin sal ni aceite, peor aún, una ensalada que está en el marco del capitalismo y lo favorece. Esta telarañas de retazos de teoría económica, demora la transición y da tiempo a la recuperación del enemigo. Nos quita el sueño el acrecentamiento de la corrupción. La colosal burocracia que se está instalando en el Estado. La tolerancia que ya llega a niveles insoportables, y por doquiera oímos al pueblo decir: ¿Será que no tenemos gobierno? ¿En verdad, el gobierno cree que con los viejos y nuevos “empresarios” puede construir el socialismo? ¿Está el gobierno convencido de que impulsando el capitalismo se llega al socialismo (tesis de la evolución que niega la revolución)? Será verdad que la suma de reformas conduce al socialismo? ¿Será suficiente el desarrollo de las fuerzas productivas, para facilitar el camino al socialismo? (De ser así, en Inglaterra, EU, Francia, Alemania y otros, ya habría socialismo). El neo keynesianismo desemboca en un desarrollismo, que favorece al capitalismo.

Cuando se habla de sustitución de importaciones se está hablando de desarrollismo. ¿Esta industrialización del país (país potencia), se hará con la burguesía nacional? ¿De cuándo acá, el capitalismo fomenta el socialismo? Que Dios nos agarre confesados. SOMOS AGUA Y ACEITE.

HISTORIADOR Y PROFESOR UNIVERSITARIO.
jesusm_vivas @hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1841 veces.



Jesús Vivas

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor