Conspiración "salvadora": de la venganza de los lechuguinos a la rebelión restauradora

Nada de experimentalismo. Ahora, se trata de lo más rancio de la guanábana, cuyos estandartes de la restauración están inspirados en Rómulo Betancourt y Rafael Caldera; con lo más melifluo y sodomita del Opus Dei y lo más cruel, además de talentoso, de los jesuitas; nada de vulgares pulperitos y microtraficantes, sino los monopolios más grandes de la plutocracia, en sociedad con el sionismo ortodoxo.

Ya la tercera etapa de los avances golpistas fue develada, desenmascarada y desmontada, por el gobierno que preside el "obrero", Nicolás Maduro. Los asesinos, criminales y guarimberos, no representan al movimiento estudiantil, ni demandan democracia, ni les interesa la universidad. La guerra económica, aún cuando la iban ganando los plutócratas, ya la empezaron a perder frente al Pueblo y la clase trabajadora, que empezó a no darles cuartel. La venganza de los lechuguinos ha sido conjurada.

No podemos perder de vista que el objetivo, en cada etapa, ha sido derrocar al primer presidente bolivariano, socialista, chavista y obrero, Nicolás Maduro. Eso pasa también, por una razzia liquidadora de todos los chavistas, socialistas, feministas, sexodiversos, ambientalistas, progresistas y comunistas.

Del lado revolucionario, hay algo muy claro, desde que el Presidente eterno, Comandante Hugo Chávez, se dirigió al país, por última vez, el pasado 08 de diciembre del 2012: no hay otro Presidente, ni presidenciable, que Nicolás Maduro, ni en las filas revolucionarias, mucho menos, en la derecha golpista, disfrazada de demócrata, junto con la avanzada vanguardista de violentos y criminales.

Aún así, el golpismo va superando etapas y va tratando de ganar tiempo, a pesar de sus fracasos, avances y retrocesos. Ahora, van por el resto. Se trata de otra avanzada insurreccional, luego de la campanada y amenaza de la funcionaria del gobierno de Barak Obama, que va en una línea y sucesión de eventos, en los que "asesinatos selectivos" están en su agenda, pasando por focos de violencia, sabotajes, distractores y focalización de la vanguardia derrotada, que sirva de telón de fondo, en contraste con la vieja guanábana salvadora, que se empieza a mostrar como opción o mal necesario, que resuelva el caos que ellos mismos pretenden sembrar.

Esta avanzada restauradora, ahora busca mostrarse con otro rostro, el de "Salvador", es decir, una especie de inmaculados, que reeditan la conseja del "chavismo sin Chávez", a partir de ahora, como "Chavismo sin Maduro", aprovechando las ambiciones y egos de algunos patanes con uniforme (enlaces de los cuarenta militares detenidos por conspiración), que descubiertos por su corrupción y guisos de todo tipo, para evadir la justicia y ganarse un puesto junto con Mickey Mouse, se vienen juntando con lo más rancio de la política cuartorrepublicana, esos que hacen presencia en la MUD, pero con perfil institucionalista, los mismos que claman "amnistía" de asesinos, junto con otro sector que le compone poemas de amor a plutócratas del monopolio en la cadena productora y de comercialización, bajo la consigna: "sí se puede" y "falta poco".

Para esta cruzada, ya obispos comprometidos en este Golpe de Estado, andan malandreando al gobierno y al Pueblo, desde púlpitos y cartas pastorales. Los rectores de la AVERU buscan más muertos y presentar una cara de víctima ante el desalojo de los campamentos del oprobio, con drogas, armas, entre otras menudencias.

Los medios televisivos privados, que controlan entre el 70 y 80 por ciento de la audiencia, están agudizando su participación golpista, pero más sofisticada, más sesuda, con mejores talentos y más refinados, verbigracia, Globovisión, Venevisión y Televén. Los radiales controlados por la oposición visceral, aunque de menor influencia que el twitter, son el ancla para convertir en hecho noticioso, la mentira, los insultos, llamados a asesinatos, entre otras locuras, como las de la una señora disociada y un militar en situación de retiro, en una emisora capitalina.

Por otra parte, es bueno que los golpistas sepan que el Pueblo (evidente mayoría nacional) está muy claro de que "Sólo el Pueblo salva al Pueblo". Existe un solo líder, más allá de la Presidencia, con una vanguardia revolucionaria y disciplinada. El líder es Nicolás Maduro, el Presidente y Presidenciable. Tenemos una ruta: el Plan de la Patria. Tenemos una Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), que es, además, socialista y chavista. También, tenemos un Pueblo en armas: nuestras Milicias Bolivarianas.

Lo mejor sería que los golpistas sacaran cuentas y si se atreviesen, hasta sería una bendición, porque se depuraría y profundizaría el proceso transformador de esta revolución, como nos enseñó el Comandante Chávez. No volverán.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1501 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a187931.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO