Binóculo N° 109

La expresión de María Corina

La sesión de la Asamblea Nacional donde se aprobó la Ley Habilitante para el Presidente Maduro, nos dejó algunas lecciones. Sin embargo, creo que la de mayor validez fue la expresión del rostro de María Corina Machado. Bien decía Mao que “la rana ve el cielo del tamaño de la charca donde vive”. Es una condición de nosotros los seres humanos. Tenemos la mala costumbre de analizar partiendo de que es nuestro entorno el punto de partida. Siempre les he dicho a mis alumnos que para uno tener una comprensión de la realidad, necesariamente debe montarse en un balcón. Desde allí verá todo y difícilmente se equivocará cuando haga el análisis. Por el contrario, cuando se mete dentro de la multitud, no todo lo puede ver.

En el caso de María Corina ocurren dos cosas: uno, efectivamente siempre ha visto el mundo desde su charca, es decir, desde su condición de clase, de amo del valle; y dos, al entrar en la política, saltó a otra charca en la que se encuentra ahora, no porque haya abandonado la suya, sino porque en esta puede defecar sin problema visto el estiercolero que pulula.

Y por ello siempre es importante ver los rostros, porque con toda seguridad, traducen lo que la persona es realmente. Pepe Mujica dice que “El poder no cambia a las personas, solo revela quiénes verdaderamente son”.

El tío Miguel, sabio como siempre, me decía que era fundamental identificar al enemigo real, el de clase, el que hará daño siempre aunque sea imperceptible, el que tiene conciencia de lo que es y de lo que representa. “Los demás son falderos sobrino –me decía. Es el enemigo real al que usted debe temer, es el que piensa, el que ordena y el que está dispuesto a todo, pero sin aparecer como responsable de nada”. Porque al fin y al cabo, digo yo, es como El Padrino, hacen una oferta que no es posible rechazar.

Eso no puede hacerlo nadie más que no sea un burgués, es decir, una persona con conciencia de clase. Una persona que nació y se formó para ordenar, para decidir sobre la vida de los demás, para ser obedecido. Ese que nació en cuna de oro, vivió siempre fuera del país, jamás cumplió un horario de trabajo y jamás se ocupó de pagar el par de zapatos que había comprado, sino que había un “asistente”, perro faldero lo llamo yo, a su disposición que paga las cuentas, lleva las tarjetas para que el amo no se ensucie con el dinero. Es por ello que es tan importante la identificación de los personajes y saber cuál es la ubicación de cada quien en la Asamblea Nacional. En esa charca de la oposición, María Corina es la burguesa, es, ni más ni menos, un amo del valle. Lo demás es la charca, es decir, sus súbditos, es decir sus empleados. Y es la razón por la cual vuelvo al principio.

Usted amigo lector, busque los videos de esa sesión en especial y vea con detenimiento la expresión del rostro de María Corina, parada en el momento en que Diosdado Cabello hablaba. Confieso que una persona que no es dada al miedo como quien escribe, me angustió. Es mucho más que la expresión de quien no le compraron el carro que quería. Es mucho más que la expresión de la niña malcriado. En esa parada impávida, con mirada morsal, desafiante, María Corina estaba expresando lo que es la decisión de un muy poderoso sector de la sociedad: la burguesía ya tiene una conclusión. En su libro “La comunicación no verbal”, la investigadora estadounidense Flora Davis describe qué significan nuestros gestos, qué decimos cuando cruzamos las piernas o los brazos y cosas por el estilo.

Cito de nuevo el video. En esa expresión del rostro de María Corina, hay un “no se lo perdonaremos jamás”, “hoy, aquí se decidió todo, ustedes tienen que morir, no hay otra salida, es la única forma de quitarles el poder”.

Es decir, en esos cinco minutos que habló Diosdado antes de someter a votación la Ley Habilitante, Maricori expresó lo que es la conclusión del enemigo: esta revolución no hay otra forma de detenerla que no sea con la violencia y de matar el mayor número de rojos-rojitos posible. Lo van a hacer ahora o lo harán más tarde, pero lo harán. Si no logran antes de las elecciones del 8D, entonces buscarán una salida a principios del año entrante.

Esa expresión conclusiva de Maricori, es la expresión de un sector. El tiempo se agota para la derecha y también para el imperio. Un reciente informe asegura que el Big Brother solo tiene petróleo para 25 años. ¿Cómo se mantiene un poder sin una gota de energía? Y el único que puede cambiar ese futuro tan sombrío es Venezuela. Pero su problema es arrebatarlo, al igual que hicieron en Irak, Libia y lo están intentando en Siria.

Esa es la importancia de la expresión de Maricori en esa sesión de la Asamblea Nacional: el convencimiento de que no es posible acabar con este proceso por la vía electoral y la certeza de que habrá que generar un baño de sangre. A ese enemigo nos enfrentamos: desesperados, incompetentes, poco inteligentes y extremadamente violentos. Esa es la expresión de la charca, siempre con la rana al frente.

Caminito de hormigas…

Cuánta miseria se puede albergar en medios de comunicación que son incapaces de destacar la extraordinaria labor de nuestros atletas en los Juegos Bolivarianos… Si Cocciola llega mañana como lo afirma Ricardo Maldonado, las aspiraciones de Misael Tineo de recibir el apoyo de la MUD, se quedan colgando… Por cierto que el viejo Salas estaba brincando en una pata hasta que supo del regreso del italiano… Hablando de italianos, me dicen que es inminente el encarcelamiento de Vincenzo Scarano, alcalde de San Diego, por haber golpeado a unas damas en las elecciones pasadas… La convocatoria de la MUD para la concentraciones del 23 pasado, no tuvieron ninguna repercusión. Ellos esperaban generar actos de violencia en algunas partes de la gran Valencia y del país, pero es difícil hacer eso con tres pelagatos… Me cuentan de allanamientos en un barrio del sur de Aragua y en una vivienda en las afueras de Barlovento. En ambos encontraron armas largas y planes para desestabilizar… No hay ninguna diferencia entre maltratar a un toro y maltratar a un ser humano. El toreo no es arte. No es otra cosa que la exaltación del morbo que todos llevamos por dentro. El torero y quien instiga las corridas, es un torturador; que por cierto, si hace eso, es capaz de hacer cualquier cosa en contra de un ser humano…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4388 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a177578.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO