La estrategia del desgaste

La derecha es experta en voltear la tortilla a su favor gracias al uso hábil de sus recursos. Que son cuantiosos y diversos. Hay unos cuantos ejemplos que comprueban esta conducta. En la campaña presidencial relámpago que culminó el 14 de abril, de manera descarada se apropió de símbolos que pertenecen al Pueblo, al Comandante Supremo y a las luchas revolucionarias. La gorra de ocho estrellas, el comando Simón Bolívar, la interpelación del discurso de Chávez, la mención bolivariana, el reconocer las pensiones para los adultos mayores pero exigiendo mejoras que vienen con el tiempo, los aumentos salariales sin sustento real, la maniobra grosera de intentar separar al Presidente Maduro de la imagen y obra del Comandante Supremo, fueron entre otras líneas de accionar, la estrategia del desgaste , las armas que la derecha opuso a la primera candidatura presidencial chavista que el Pueblo enarboló y que dio el triunfo al compañero Nicolás Maduro.

El margen de votos entre las dos candidaturas ha servido y sirve de pretexto al sector ultrareaccionario para cantar fraude y en consecuencia ilegitimidad, dos argumentos sin soporte que se caen por su propio peso ya que el sistema electoral venezolano, automatizado y sometido a frecuentes y múltiples auditorías deja muy poco margen a la inconsistencia electoral. La derecha que se vanagloria de estar al día en tecnología y electrónica recurre en esta etapa de la lucha por la Justicia Social al desespero, a manotazos rabiosos como el invocar el naftalinoso y anticuado método, por supuesto no fiable, del conteo manual. Son lo que llamamos unos trogloditas electorales en pleno siglo XXI. Pero como perdieron las elecciones son capaces de cualquier cosa, hasta de patear la mesa como lo hicieron en 2002 y en 2003 con el golpe de Estado y el criminal paro sabotaje.

He ahí entonces lo necesario que es desenmascarar y denunciar el guión siniestro y peligroso que cumple en estos momentos la derecha y que forma parte de la segunda fase de la ofensiva planificada en el Norte para aplicarla cuando se anunciase el deceso del Presidente Chávez. La primera etapa de desgaste y confusión la aplicaron durante la campaña de abril y ahora emplean todos sus recursos para desestabilizar el reciente mandato presidencial del compañero Maduro Moros enfilando sus baterías contra el CNE, prolongando de forma innecesaria las maniobras legales aderezadas con las guarimbas, cacerolazos, muertes, provocación y violencia focalizadas como es el caso de la Asamblea Nacional, para dar la impresión afuera y adentro que no hay gobierno y que puede producirse un vacío de poder. Argumento que ya utilizaron en abril de 2002 para secuestrar al Presidente Chávez.

Ante esta situación la conducta del movimiento revolucionario debe estar enmarcada en una unidad y disciplina férreas en torno al gobierno del compañero Nicolás Maduro Moros, del Plan de la Patria. Hacer de la movilización un arma permanente que mantenga a la vanguardia y al Pueblo en la calle incorporándonos al Movimiento por la Paz, participando en el Parlamentarismo de Calle, siendo solidarios con el Gobierno de Calle que lideriza Nicolás Maduro mediante el diálogo fresco y fructífero con los Consejos Comunales y las Salas de Batalla.

De esta manera, contundente y eficaz, podremos derrotar la ofensiva de la derecha.

Rodilla en tierra !


lucartjesus@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1540 veces.



Héctor Agüero


Visite el perfil de Héctor Agüero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Héctor Agüero

Héctor Agüero

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a165220.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO