No me calo a un autobusero

Así gritan los recalcitrantes opositores clasistas y racistas, refiriéndose al Presidente encargado Nicolás Maduro; aunque paradójicamente su repetido candidato perdedor se auto titulaba “conductor" de un imaginario autobús del “progreso”, que es verdaderamente del “regreso”; pero se ¿olvidan? esos presuntos "ilustrados" que ellos votaron dos veces por Carlos Andrés Pérez, ¿bachiller?; por Piñerúa Ordáz, con sólo educación primaria; y más recientemente, ayer nomás, por Manuel Rosales, cabillero adeco que tampoco terminó el bachillerato y nunca trabajó, y que figuró en nómina como supuesto maestro suplente no titulado, en nóminas "fantasmas" para que cobraran sin ejercer los empleados directos del Partido Acción Democrática; casos así conocí muchos directamente en el Ministerio de Hacienda en los años 70.

Además, ocultan el sionista Capriles Radonski y sus seguidores que el actual canciller de Israel, Avigdor Lieberman, semianalfabeto sin educación, fue encausado en Rusia por ser matón de una pandilla, y su único trabajo conocido era de portero en un “night club” (para usar el eufemismo) en Moscú, y sus problemas judiciales lo hicieron emigrar a Israel, donde sus tácticas gansteriles e ideas ultraderechistas, racistas y xenófobas, le hicieron ascender en un pequeño partido fascista, que pactó con el vil Benjamin Netanyahu, quien quería ser Primer Ministro a cualquier costo.

Antes de que alguien trate de señalar el “pelón”, diré que Avigdor Lieberman, de hecho, sigue siendo Canciller de Israel, ya que sólo se separó del cargo para atender ¿cuándo no? cargos judiciales por fraude; pero su cómplice Netanyahu, quien acaba de formar gobierno y nombrar sus 22 ministros del Gabinete, se encargó temporalmente del cargo de Canciller, para reservarle el cargo a Lieberman, mientras le arregla sus problemas judiciales, ya que lo necesita para fortalecer su precaria nueva coalición.

Pero donde el candidato perdedor y sus seguidores caen en el terreno del cinismo, al criticar y rechazar a Nicolás Maduro por ser obrero, sin educación superior y por su pasado de lucha sindical; es que es candidato perdedor, hoy repetido, se declaró abiertamente partidario del Luiz Inácio Lula da Silva, hasta que Lula y el Partido de los Trabajadores, ofendidos por la indeseable aunque falsa “simpatía” del candidato perdedor, lo rechazaron de manera abierta; sobre todo cuando ese candidato alegaba que Lula sí era deseable y digno de imitar, al contrario de Chávez;.

El caso es que Lula Da Silva, quien en verdad fue un excelente mandatario, dentro de sus circunstancias, tiene un perfil de vida similar a la de Nicolás Maduro; ya que Lula ni siquiera culminó la escuela primaria; comenzó muy joven como obrero metalúrgico, destacó en la lucha sindical y así ascendió en la política partidista hasta triunfar en las elecciones brasileñas y repetir ese triunfo. Entonces, ¿quién entiende a estos “sesudos” opositores?


josegpinat@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4897 veces.



José Gregorio Piña


Visite el perfil de José Gregorio Piña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: