Ruralidades

De tres Caldera, dos ingenuos

No es que de tres saquemos dos Lazaros, el bíblico, que si no hubiese sido por el defensor de los pobres, Jesucristo, quien le dijo “párate y anda. Sí puedes”, se hubiera muerto de la resignación y el “destino” inducidoles por los fariseos, comparados estos a los que hoy fungen como activistas del comando de campaña de Radonski.

En este caso se trata de tres venezolanos a los que el “destino” les puso en la vereda que no es el camino real, los bemoles que se presentan a no conocer a fondo aquella de “dime con quien andas…”, antes de comprometer las virtudes que la naturaleza nos asignó.

El primero de los coterráneos con ese conocidísimo apellido, Rafael Caldera Bruzual, inteligente cumanés, cayó en desgracia ante los hombres del dictador Juan Vicente Gómez, como consecuencia del intento de una noble acción como fue la de colectar, entre los mismo gomecistas (cuanta ingenuidad) una ayuda para su amigo Cipriano Castro, defenestrado por el traidor y usurpador, quien a su vez, enajenó abiertamente los recursos naturales (petróleo y flora) del país.

Del segundo, Rafael Caldera Rodríguez, quien nació enmantillado, reforzó esta divinidad con unos garrotazos al viejo periodista y caricaturista, Leoncio Martínez, Leo. De este Caldera no se puede dudar que, sin prestarse como becerro de la burguesía, ascendió a ella de la mano des fascista Escrivá, que lo ubica, ideológicamente, en la “acera de enfrente” de su presunto padre, el cumanés Caldera Bruzual ya descrito, quien fue protegido por Liscano, a la sazón Gobernador de Yaracuy, mientras escapaba de las garras del Dictador, y el que le encargó, de favor, la atención de “mi esposa e hijos”.

De Juan Carlos Caldera supimos cuando sus pininos políticos al aparecer, con un dejo copeyano, por los lados de Baruta, en acuciosa ronda de partido que López fundó con dinero de la nación.

Desde entonces y a distancia, nos pareció un joven con inteligencia como todos los de su edad lo que no niega la del viejo y difunto Rafael Caldera Bruzual, de Cumana como Andrés Eloy. De quien reconocemos, además, la actitud ecuánime cuando coincidió con el Presidente Chávez allá en la Asamblea Nacional, respecto de la lucha contra el flagelo de la inseguridad. Más cuando supimos, por carambola, que la malinche Maricori; Radonski y sus dos asesores, le miraron desde las hombreras. Es decir: lo sentenciaron, pues.

En todo caso, Juan Carlos Caldera, desde ya nos imaginamos que cuando se te dice que esa inteligencia y ecuanimidad están cuestionadas por Radonski, Borges, Briquett y Leopoldo López, tú no le das importancia. Pero aun así te sugerimos que leas la página 12 de Últimas Noticias del 19-02-2012. Es posible que si analizas lo que allí se dice, conjuntamente con tu respetada familia, te darás cuenta que fue la oligarquía la que te condeno como a un vulgar profesional que se dejó entrampar por fariseos y que, sin pestañear, te sentenciaron a priori.

Así las cosas, vale una pregunta. Juan Carlos: ¿has pensado en la autora del video de tu desvelo, que debe ser martizante para la señora Caldera, cuando no devela el rostro que identifique al comprador de una particular entrevista con Capriles Radonski?. Otra: ¿No te parece extraño la posición de la súper reaccionaria María Corina, cuando se manifestó como defensora de narcotraficantes y del dinero proveniente de la droga. Al pueblo la respuesta.

pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4596 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor