Ruralidades

Urosa, el anticristo en acción

Para lo que quedó el “sabio” sacerdote de Valencia. No se imaginó el poeta; el escritor Miguel Otero Silva, el intachable  periodista de “LA PIEDRA QUE ERA CRISTO”, que el cura del Cabrial, al que tuvimos el honor de entregarle en sus manos el otrora gran periódico “El Nacional”, se dejaría envolver con la red de la intriga, ahora mejor remunerada, por la mafia del anticristo. 

Claro que entonces éramos menos los enterados, que la misma  Biblia, no obstante impoluta, se dejara acariciar con el  verdugo de la palabra para hacerse cómplice “En medio de esos relatos, alguno de los cuales parece que están más cerca de la fábula que de la realidad, se deslizan discursos, reglas de moral, de liturgia o de vida social, reproches severos….”. Y uno deduce las similitudes vienen desde la época de los tridentinos (1545 DC) y de aquel concilio Ecuménico, desde cuando empezó a ejercer la doblez, rendija para la intromisión de los enemigos de Jesucristo, el hombre, engendrado por el hombre, José, en una respetada mujer, María. 

Es que esa es la tarea de los embusteros después que mataron a Cristo  Redentor. Y los débiles de alma  no propician alternativas para recuperar la verdad, La Palabra. Prefieren, como el blando Urosa, enajenarse al diablo del dinero y pagar con aparentes furias insufladas por la mano peluda del conjurado representante del anticristo. No le dan importancia al pronóstico del cierre del templo que nos dejó Jesucristo y que por ello somos cristianos, más que apostólicos.  

Bien lo dijo el pueblo: Globovisión no informa, enferma. No es que Urosa esté enfermo de Globovisión solamente. Parece más probable que también lo esté de la perversión inducida por los mismos que pretenden acabar con la Iglesia de Cristo, según Nostradamus y los y las niñas de Betania, en la palabra de Juan Pablo II, que ahora tratan de enterrar con él. 

Pero los pueblos por experiencia, son más sabios que todos los urosas disfrazados con sotanas. Ya sabemos que una de las razones por las que la jerarquía apostólica y anticristo de Montalbán, es que se cree capaz de acabar con el gobierno del pueblo venezolano encabezado por Hugo Chávez. No se da cuenta esa “cumbre” apostólica, que el pueblo venezolano está dispuesto, más que esa jerarquía, a defender la iglesia de Cristo y, con ella, a la Revolución Bolivariana hasta con dientes y uñas, si a ello nos obligan. 

Lo lamentable es que los infundíos de Urosa y Globovisión están creando confusión en algunos venezolanos y venezolanas desinformados por la canalla tergiversación de la que se encargan los culilluos adecos que, todavía, quedan por ahí financiados directamente por Polar, pues a los cabecillas de la difusión les paga la CIA en dólares, de los mismos que imprimen en la Casa Blanca, sin el sello del Tesoro. 

De todas maneras, águila no caza mosca. Vaya el recuerdo de un clamor de una humilde mujer petareña a nuestro Presidente Hugo Chávez Frías. Ahora aún más pertinente, ante la incorporación de la jerarquía eclesiástica, con el “comandante” Urosa a la cabeza, a la legión de paracriminales dispuestos a embochinchar las elecciones del 26-S. Léannos: “…Ahora muchos compatriotas dicen que no fuimos a votar porque perdimos la fe en ti.

No Presidente amigo. Lo que pasó fue que esos diablos (los paracos) se nos atravesaron con sendos pistolones y un “quédate callada si quieres volver con tus hijos”. Al hermano de Genoveva lo mataron porque les dio la espalda por seguir su camino…” (Elecciones 2007).  

Y para cerrar, uno le agrega Presidente Chávez, la información que nos llega a la cama, es que esos asesinos están diseminados en el campo venezolano. 

PATRIA SOCIALISMO O BARBARIE

                                                                *pedromendez_bna@yahoo.es 
 
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1165 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor