Solicito el derecho a recibir mi pensión en el extranjero

En estricta sujecion al articulo 3 de la Ley del Estatuto sobre el Regimen de Jubilaciones y Pensiones de los Funcionarios o Empleados de la Administración Pública Nacional, de los Estados y de los Municipios, en el año 2002 cuando mi juventud acumulaba sesenta (60) años, empecé, obviamente, a recibir la pensión de jubilación correspondiente.

Posteriormente, en el año 2006, en virtud de haber cumplido cuarenta (40) años laborando para la administración pública (Centro Simon Bolivar, Inos e Hidrocapital), también en obediencia al contenido de la contratación colectiva, vigente para esa fecha, fui, sorpresivamente, jubilado y también se me asignó el monto pertinente.

Seis (6) años después, en abril de 2012, cuando ya mis ingresos se habían transformado en, apenas, dos (2) salarios mínimos y que consecuencialmente, nuestra calidad de vida, de mi esposa y mía, se había disminuido en un 66% recibí una invitación de una hija que está residenciada desde 1995, en EE.UU,.en virtud de que ella se graduó en Venezuela de Terapeuta Ocupacional en el Hospital Perez Carreño y fue contratada por una transnacional para desempeñar su profesión en este País, para pasar una temporada de seis (6) meses con ellas, mientras mejoraba la situacion en Venezuela.

Esa invitacion la aceptamos y mediante los pasajes de avión que nos proporcionaron, nos vinimos e instalamos en Palmyra, Virginia,en un area rural en la cual esta construida una pequeña casita que ocupa un espacio de 13 x 7 metros cuadrados con todas las comodidades necesarias, un dormitorio, un estudio, sala, comedor, dos salas de baño, cocina y cuarto de lavado, para vivir, con mi pensión de jubilación, que para esa fecha debía calcularse con el dólar a Bs. 6,30.

Entretanto, mi hija se ocuparía de cubrir nuestras necesidades hasta que mi hijo, que vive en Venezuela, lograse tramitar el envío del correspondiente monto de mi jubilación convertida en dólares.

Ahora bien, a la fecha, es decir, hace CINCUENTA Y CUATRO (54) meses, mi hijo, aun no ha logrado salvar todos los obstáculos que la burocracia le impone para lograr remitirme los dólares equivalentes al monto de esa pensión, que habría de estar calculada de acuerdo con lo dispuesto, para los jubilados y pensionados en el extranjero, por el EJECUTIVO NACIONAL, para que nos mantuviesemos con el llamado "dólar protegido" que según manifestó el vicepresidente del área económica Miguel Perez Abad, se inició con un monto de Bs. 10,00 por cada dólar

'El ppdo.15/10/16, leí en en el diario "Aporrea" un artículo escrito por Eduardo Colmenares Motamayor, donde afirma que la cantidad de jubilados que vivimos en el exterior de Venezuela asciende a 11.700, y paralelamente, leo, también, en ese mismo diario, de ese mismo día, otro escrito firmado por la señora Iraida Blanco, que desde España, expone su queja referente a que tampoco ha podido cobrar el monto correspondiente a su pensión, pese a que ese país tiene suscrito un convenio internacional con Venezuela, en materia de Seguridad Social

Por lo expuesto y en virtud que yo me desempeñé por algun tiempo en la Contraloría de Hidrocapital y consecuencialmente tengo experticia en esa área, me pregunto: SERÁ POSIBLE QUE EXISTA UNA MAFIA QUE SE APROPIA DE ESAS PENSIONES EN LA DIRECCION DE PRESTACIONES DEL IVSS, O EN EL CENCOEX, O EN LOS BANCOS donde deben ser depositadas ?

Valdría la pena que los organismos a quienes competa, tomen cartas en este asunto y averiguen a cuantos de esos 11.700, se les hace el cálculo, cuántos cobran su pensión, cuántos, pese a que se les calcula nos las cobran y que se hace con los montos no cobrados por los beneficiarios?

Asimismo, debería publicarse en todos los medios de comunicación el resultado de esta averiguacion administrativa, con los nombres y apellidos de los jubilados que estamos atrapados en esa telaraña..

Este comportamiento evidencia que contrario a la doctrina socialista (el hombre por encima de todas las cosas) que promueve el gobierno venezolano, pareciera que los entes encargados de velar por el oportuno trámite y cancelación de las prestaciones dinerarias de los pensionados ejerzan controles más estrictos sobre las conquistas logradas por nosotros, quienes somos ciudadanos de a pie, que requerimos esos ingresos para satisfacer nuestras necesidades básicas con la misma o mejor calidad de vida de la teníamos, mientras los empresarios y la industria que tienen a nuestro pueblo desabastecido de los servicios y productos indispensables para la vida digna, no tienen ningun control. El mundo al revés, como diría Galeano

En el interín, en virtud de mi reconocido chavismo, mis amigos, a través del correo electrónico se burlan escribiendome " No entendemos ese chavismo tuyo que prefieres vivir en la cuna del capitalismo en lugar de estar defendiendo a tu patria en esta maravillosa revolución socialista aquí en Venezuela"

luisfelipecorreavargas@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1407 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter