Los CLAP vs Los CLP

El fin supremo de todas y todos los venezolanos, pero en especial de los revolucionarios patriotas es refundar la república para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica multiétnica y pluricultural, pero ahora bien, ese objetivo es de los más difíciles de alcanzar, más no imposible. Nuestro proceso revolucionario bolivariano, surge porque el aparato estatal de la cuarta república dejó de escuchar a la sociedad se convirtió en un Estado opresor/represor, los partidos políticos, corruptos, caducos y deslegitimados Ad-Copei principalmente, con sus prácticas de desaparición forzadas, asesinatos selectivos, torturas y masacres, provocaron una crisis ética y moral en la sociedad que devino en descomposición, desmoralización, pérdida de militantes y por supuesto pérdida de la credibilidad en los partidos políticos.

En esta oportunidad decimos con Jesús Farías… "Si partimos de que la revolución es una obra de las masas populares y que su actuación exitosa exige un elevado grado de conciencia, claridad y organización, lo más lógico es dotarlos de una vanguardia que los guíe y organice…", y también lo decía Lenin… "si no queremos ser un partido de masas solamente de palabras debemos incorporar a la participación en todos los asuntos del partido a masas cada vez más amplias…".

El problema es que en Venezuela seguimos con el mismo viejo y contaminado Estado, y cuando se le imponen al partido (PSUV) los intereses de estructuras inservibles se convierte en un muro de contención para los cambios. El partido se transforma en un mecanismo para gobernar bajo los viejos patrones y en función de los intereses que queremos enterrar.

Hemos visto como la revolución, en su decisión de darle poder al pueblo organizado, a generado la agudización y confrontación de las viejas estructuras enquistadas a niveles regionales y parroquiales. Por más llamados y discursos que hizo Nicolás Maduro, promoviendo el Congreso de la Patria, no hubo manera de hacerle entender a los líderes del PSUV, que el congreso no era de ellos sino del pueblo, estuvieron dispuestos a no perder sus supuestas cuotas de poder, sus ansias de dirigir, de coordinar y lanzar algunos mensajes rebuscados sin contenido político.

Ahora que nacen nuevos sujetos protagónicos los CLAP (Comité Locales de Abastecimiento y Producción), nuevamente brincaron los pseudo líderes a imponerse ante el pueblo, aplicaron la cooptación, los CLP (Círculos de Lucha Popular) tomaron la vanguardia del ataque, comenzaron a escoger a sus seguidores en función de sus intereses y los designaron CLAP. "No cabe la menor duda que existe una preocupación generalizada sobre los modos de actuar de nuestros compatriotas, que parecen asomar la existencia de valores individualistas como fundamento de sus creencias, deseos y objetivos"[1]

El partido y los CLP deben estimular el desarrollo de los principios socialistas como base fundamental de la convivencia humana. Una nueva cultura y ética de cooperación, bienestar colectivo y la solidaridad deben dominar la vida espiritual de estos camaradas. Los CLAP se tratan de una nueva fuerza organizativa, que apunta a un nuevo orden social; una fuerza motriz basada en el poder popular que una vez instalada debe tornarse poderosa e incontenible. La derecha interna y externa, persigue contaminar, corroer, todas las nuevas experiencias que el gobierno revolucionario lanza al ruedo, no permitamos que continúen los viejos vicios de dominación y manipulación de las experiencias que deben estar en manos del pueblo en quien reside la soberanía.

Chávez Vive

La Lucha Sigue

Independencia y Patria Socialista

Viviremos y Venceremos


[1] Perez P, Miguel A. Del Estado Posible, 2010.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7066 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /misiones/a228837.htmlCd0NV CAC = Y co = US