Realicé un recorrido por mercales móviles de Guarenas Petare y Caracas hace falta control...

Algunos vendedores de Mercal móviles roban al pueblo

     Realizado un recorrido y la respectiva compra por algunos de los mercales móviles que se han realizado en el área metropolitana de Caracas durante las últimas tres semanas. Específicamente en la casa comunal de Las terrazas en Guarenas, Terminal de Oriente, calle Lebrun de Petare. Catia parroquia Sucre y la Candelaria Mun. Libertador. Se pudo constatar que los precios de los diferentes productos que ofrece la red distribuidora de alimentos MERCAL a los consumidores que buscan precios mas bajos para cubrir su cesta de consumo y mantenerse dentro o ubicarse por encima de la curva de indiferencia no es la que se ofrece en el listado publicado por Mercal.

     Lista de precios

     Producto                      Precio al publico Mercal             Precio que cobran

     Aceite 1L                                  4,33 Bsf                        6 Bsf

     Arroz  1Kg                                1,69  Bsf                       2 Bsf

     Arvejas 1Kg                              1,88 Bsf                      3 Bsf

     Azúcar  1Kg                              1,72 Bsf                       2 Bsf

     Caraotas negras 1Kg                2,83 Bsf                       4 Bsf

     Leche en polvo 1Kg                  7,89 Bsf                    8 Bsf

     Pollo   1 Kg                                5,03 Bsf                      6 Bsf      

     Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.  Esto se debe, a que estos mercales móviles carecen de un sistema que ofrezca a los consumidores una factura que detalle el nombre del producto, el precio y cantidad comprada del mismo, como sucede en los supermercados o cualquier comercio que pague impuestos. Los vendedores, que no tengo claro si son empleados directos o indirectos de mercal, redondean los precios de todos los productos por encima del precio establecido y de esta forma obtienen un excedente que no se si se entrega a los desamparados del mundo o se lo apropian. La mayoría de los consumidores no se percatan de dicha situación imagino que por la tensión que se genera al querer comprar productos que los medios amarillistas dicen que no hay en Venezuela y que se consiguen a excelente precio a pesar del redondeo (leche, azúcar, aceite, pollo, Café) y las largas colas ya que los consumidores buscan maximizar la utilidad.

     Además del cálculo en números enteros, Los vendedores obligan a los consumidores a comprar unos productos que ellos llaman de la mesa, (creo que es porque están en una mesa a la vista del consumidor y los que tienen mas demanda se encuentran en el piso o dentro del camión. Ejemplo: jugos California “Nestlé” 11 Bsf,  jugos huesitos “Nestlé” 6 Bsf, jamón endiablado “Plunrose” 6 Bsf, jamón endiablado “Oscar Mayer” 6 Bsf, Mostaza “Eureka” 12 Bsf, salta de tomate “Eureka” 6 Bsf entre los que recuerdo.

      Cereales Maizoritos “Alfonso Rivas” el dueño de la fabrica fue uno de los voceros de la coordinadora democrática durante el paro petrolero también se encontraron unos productos importados o nacionales hechos para mercal o PDVAL sin precio visible y los venden a; Atún en lata 6 Bsf y 10 Bsf, ½ kilo de papelón 7 Bsf, ¿como ½ kilo de papelón puede costar mas de 4 veces 1 kilo de azúcar refinada mercal o regulada?

     El siguiente gráfico muestra como a medida que se adquiere mayor cantidad un producto (1Kg, 3Kg, 6Kg, 9Kg) el porcentaje que se apropia el vendedor es mayor, esto limita que el consumidor pueda adquirir una canasta de productos mayor o que utilice ese dinero para cubrir otra necesidad.

@acerorh    chinovaleramora@gmail.com

(*) Miembro de la dirección colectiva de la JPSUV Caracas  Militante PSUV.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7734 veces.



Roberto Hernández G.


Visite el perfil de Roberto Hernández G. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández G.

Roberto Hernández G.

Más artículos de este autor