En el Estado Zulia, Municipio Jesús Enrique Lossada

Zulia: La burocracia le arrebata nueva instalación escolar a niños y niñas indígenas wayúu, trabajadores del Relleno Sanitario

llant, frustración y una promesa, volveremos por nuestra escuela

llant, frustración y una promesa, volveremos por nuestra escuela

Credito: ANPA, WOUMAIN WANEESIA

la comunidad en la calle

la comunidad en la calle

Credito: ANPA, WOUMAIN WANEESIA

maestras y comunidad educativa debaten sobre las acciones a tomar ante el atropello de la burocracia municipal y estatal

maestras y comunidad educativa debaten sobre las acciones a tomar ante el atropello de la burocracia municipal y estatal

Credito: ANPA, WOUMAIN WANEESIA

padres movilizados por la escuela

padres movilizados por la escuela

Credito: ANPA, WOUMAN WANEESIA

padres y niños trabajadores del relleno Sanitario luchan por su escuela

padres y niños trabajadores del relleno Sanitario luchan por su escuela

Credito: ANPA, WOUMAN WANEESIA

06-02. ANPA, noticias del pueblo, Desde hace 5 años un grupo de maestras interinas sostienen un precario ambiente escolar en un galpón, costeado con parte de sus salarios, para atender a 357 niños y niñas que junto a sus familias trabajan clasificando basura en le relleno sanitario del municipio Jesús Enrique Losada del estado Zulia.

La escuela de la Basura

La jornada diaria de estos menores consiste en levantarse a las 5 de la mañana para asistir a la escuela hasta las 11 de la mañana, de donde deben ir a trabajar junto a sus padres en la dura jornada de clasificación de desechos para los intermediarios de empresas reutilizadotas que pagan por peso el material clasificado, a la dos de la tarde hay un breve descanso, para comer algo según las posibilidades que les de lo que vendieron en la jornada matutina. Hay poco ahorro en el basurero, se come al día según lo que se hace, no hay mañana para estos venezolanos y para sus hijos e hijas. Luego de un breve descanso la tarde y la noche son otra oportunidad para “hacer el día”, para completar la jornada, vendiendo lo que los desechos cuerpos de los trabajadores de la basura necesiten para mitigar su cansancio y su cotidiana desesperación.

La maestras de la Unidad Educativa Nacional “La Ciénaga”, han tenido una dura experiencia, mitigada por lo que a nuestros ojos parece ser una vocación milagrosa, difícil de entender en medio de tantas limitaciones. Pagan el galpón donde imparten enseñanza de sus propios salarios, dicho local no tiene instalaciones sanitarias y consiste en dos ambientes en los que se acomodan trescientos cincuenta y siete estudiantes, de tal manera que las siete maestras de educación básica puedan acomodarse con sus secciones tratando de molestarse lo menos posible.

Una de las maestras, de origen wayúu, Elizabeth Pirela (Epiayúu), enseña en su lengua originaria a sus alumnos, los lleva para un terreno cercano, inventando dinámicas, juegos y paseos para huir del bullicio y el calor del galpón, por sus estudiantes y también para mitigar el hacinamiento de los que se quedan.

Para que estos estudiantes puedan sostenerse en la escuela hay que trabajar con sus padres, visitarlos en sus casas, ir a motivarlos y peleárselos a la dinámica laboral del basurero, casa por casa en los barrios que rodean el relleno sanitario: Paraguachón, Villa Jerusalén, Chicho Troconis, La Marina, La Amalia, 1ro de mayo y El Edén entre otros. Esa es una tarea más de las muy originales que han asumido las maestras de la Unidad Educativa Nacional la Cienaga.

Una conquista de la comunidad, los estudiantes y sus maestras…

Muchas solicitudes a gobiernos e instituciones, empresas públicas y privadas recibieron y sellaron las cartas de las maestras de “La Cienaga”, promesas vanas y nada de respuestas efectivas a las urgentes necesidades de infraestructura y dotación de esta escuela. Hasta que por fin la Empresa Chevrón, visitó el relleno y se comprometió a aportar la construcción de la escuela, como parte de la política de donaciones y desarrollo social de esa empresa. Única condición, que el terreno que proponían los vecinos y las docentes fuera cambiado por uno que tuviera propiedad regular, ya que la escuela, como todo el hábitat de la zona, funcionaba en terrenos ocupados por la comunidad. Acudieron a la Alcaldía del Municipio Jesús Enrique Losada, que anteriormente había desatendido todos los petitorios de los afectados, y tratándose de la gran empresa, amablemente les cedió un terreno.

Así comenzó a construirse la esperanzadora sede de la U. E. La Ciénaga, en adelante todo iba a estar bien, por que tarde o temprano se mudarían a una sede digna, que convocaría por si misma a un futuro mejor. La construcción duró un poco más de un año, en un terreno lejos del Relleno Sanitario, al lado de otra escuela, La U. E. “El Molino”.

En la noche de hoy 06 de febrero, mientras la comunidad se retiraba de la Alcaldía del Municipio Jesús Enrique Lossada, despojada de su sueño, pero en pie de guerra, se escuchó de boca de una funcionaria, “si querían una escuela bolivariana para ellos, no debieron aceptar que se les construyera en un terreno municipal al lado de una escuela estatal”. Tarde aprendió la comunidad del Relleno Sanitario que la mayoría de las veces el estado y la burocracia tiene intereses distintos a los del pueblo.

Hace 4 meses en octubre, escuchamos rumores de que nos iban a quitar la escuela, que iba a ser combinada con la unidad escolar vecina, para suplir la necesidad de dotación e infraestructura de esta. Los rumores se sostuvieron. El pasado viernes 03 de febrero la empresa Chevron Texaco, plantó una valla anunciando la entrega de la nueva sede de la U. E. Nacional “La Cienaga” y el mismo día llegó una cuadrilla del municipio, a borrar el nombre de la escuela y colocaron el nombre de la vecina Unidad estadal “El Molino”.

Inmediatamente la comunidad de representantes de la EscuelaLa Cienaga”, se movilizó sobre la dirección de educación y cultura municipal, a exigir una explicación a las autoridades esta anormal situación, unos 100 representantes de la Cienaga asistieron a la protesta, acompañados de algunos niños y niñas, (los más pequeños, no podían dejarlos solos), se escucharon los discursos vecinales y la persistente consigna “queremos la escuela”, y los gritos “ahora si hay alcalde, después que otro le hizo la obra”. Mientras tanto en la oficina se realizaba una reunión a puerta cerrada, en la que le fue negada la participación de los representantes y docentes de” La Cienaga”; adentro estaban: El Alcalde, autoridades escolares nacionales, estadales y municipales. Una hora de reunión y la directora municipal tomó vocería para informar que el acuerdo al que llegaron todos los funcionarios era que la edificación no sería ni de una ni de otra escuela, sino un “complejo” escolar que junto con la escuela el molino, atendería los 352 estudiantes del relleno Sanitario y 650 estudiantes del molino, y la ñapa, para los hambrientos: la merienda escolar ¡por un año!.

La comunidad indígena trabajadora del relleno airada y dignamente rechazó la oferta para desconcierto de los funcionarios, El Alcalde Mario Urdaneta se escurrió del lugar y nunca dio la cara y la comunidad resolvió mantenerse movilizada y exigir la entrega de la escuela a la comunidad educativa de la Escuela Nacional La Cienaga. “la escuela fue bregada por nosotros y nuestros niños la merecen, requieren atención especial y esto es una maniobra injusta” “no lo permitiremos y no dejaremos la calle hasta que rectifiquen”, “Por las buenas o por las malas, nunca hemos tenido nada y nada perderemos, vivimos en un basurero”.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8037 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas