Periódico golpista La Prensa de Honduras borra la sangre de Isis Obed Murillo

Foto retocada y publicada

Foto retocada y publicada

Foto original

Foto original

08 de julio 2009. - Sin importarles el dolor de familiares y amigos, sin importarles la indignación de un pueblo, el Diario La Prensa manipuló las fotos donde se ve herido a Isis Obed Murillo, asesinado durante la represión que el ejército golpista ejecutó el pasado domingo.

Violando todo principio ético de la información, la foto del joven asesinado ha sido "limpiada" para su publicación, eliminando no sólo la sangre sino el certero balazo que le cegó la vida.

"A mi hijo lo mató un francotirador militar"
Isis Obed Murillo es el nombre que grafica la peor parte de este golpe de Estado que sólo niegan la dictadura hondureña.

Murillo cayó asesinado este domingo en las inmediaciones del aeropuerto mientras esperaba la frustrada llegada de su líder, el depuesto presidente Manuel Zelaya, y se transformó en la primera víctima mortal de esta absurda crisis política.

"La marcha de ayer al aeropuerto era totalmente pacífica, todos vivábamos por Mel (como se conoce aquí al destituido presidente Zelaya) cuando el canal de televisión Televicentro, que está al servicio de los golpistas, empezó a mentir diciendo que los manifestantes provocábamos. Ahí la gente se enfureció y todo fue cambiando", relata David Murillo, padre del joven asesinado, revelando los momentos previos a la furia y a la muerte.

"Obed tenía 19 años y era mi sexto hijo de 12, estudiaban en el segundo ciclo y también trabajaba en el supermercado La Colonia", rememora David, por momentos recostado sobre el féretro aún no descendido de la camioneta en la que lo trasladaron desde la morgue judicial de esta capital.

Murillo, un pastor evangélico de 57 años, estuvo el domingo con tres de sus doce hijos en la manifestación con que miles de seguidores de Manuel Zelaya pretendían dar la bienvenida al depuesto presidente a su regreso a Tegucigalpa, una semana después de que los militares lo sacaron por la fuerza del poder y del país. Al final de la tarde y tras llamar insistentemente sin éxito al celular de su hijo, el teléfono de Isy por fin daba respuesta por medio de un trabajador de la morgue de un hospital cercano para confirmarle al hijo mayor de José que el joven, de 19 años, se encontraba sin vida en ese lugar.

"El francotirador se agachó, puso dos escuderos (a los lados) y ahí no más tiró y salió este casquillo", relató, mostrando una bala que, dice, recogió en el lugar sin saber que era la que mató a su hijo. José Murillo enterrará a Isy este martes, en el municipio de Guayape, departamento de Olancho (este), a donde se lo llevó hoy en un sobrio ataúd amarrado en la caja de una camioneta.

El canciller del gobierno golpista hondureño, Enrique Ortez, confirmó este lunes en declaraciones a medios en el extranjero dos muertos en los incidentes del domingo. Sin embargo, hasta el momento no ha habido confirmación de la identidad de la segunda víctima; fuentes de la organización de la marcha de los seguidores de Zelaya solo confirman hoy un muerto, y fuentes policiales mantienen que el único fallecido del que tienen constancia es Murillo.

Nada de ambulancias, mucho menos de camioneta fúnebre. "Eso es para los ricos, señor, para nosotros queda lo que podamos...".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 11600 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US N ab = '0' /medios/n138244.htmlCd0NV CAC = Y co = US