Derrotada la guarimba-ecocidio ambiental en la comunidad de Los Robles Nueva Esparta

Sentado junto a un Roble derribado el Prof. José Moya declaró una huelga de hambre que duró siete días

Sentado junto a un Roble derribado el Prof. José Moya declaró una huelga de hambre que duró siete días

Credito: Red Cardumen

La Comunidad organizada de Los Robles en los Comités de Defensa de la Plaza Bolívar de Los Robles en el estado Nueva Esparta informaron a esta redacción que con el apoyo de diversos sectores de la región insular se logró derrotar la guarimba ambiental que desde el día 15 de enero sectores desarrollistas apoyados por el alcalde y el gobernador implementaban en la Isla de Margarita con el derribamiento, corte y tala de 21 robles de esta emblemática plaza.

Voceros del Comité informaron que "en un plan desquiciado y abuso de poder que junto a la basura, el deterioro de las vías públicas, la desmedida construcción de urbanizaciones de lujo en zonas rurales y en terrenos de baja densidad poblacional, el excesivo tránsito vehicular y congestionamiento de las vías públicas hacen de la Isla un caos que sumado al acaparamiento y la especulación muestran el desorden y la falta de coherencia de alcaldías e instituciones del estado y un plan necesario de desarrollo endógeno sustentado".

Situación que es denunciada a diario por vecinos, distintas ONG, ambientalistas, asociaciones de pescadores, consejos comunales, deportistas, artesanos y artistas y todo aquel que lucha por una Margarita libre de ecocidios y en equilibrio con su belleza y ambiente.

Los vecinos de Los Robles destacaron que "son muchos los problemas sociales que aquejan a los habitantes de la región insular como para querer construir una iglesia sustituyendo una Plaza Bolívar" o "cortando sus árboles para beneficio de algún contratista al servicio del alcalde"; "de seguir aceptando los atropellos lo que viene es el éxodo del margariteño" son algunas de las frases que entre el júbilo y la alegría se escuchaban en la Plaza de los Robles.

Cuando se dio públicamente la información emanada del Juez Accidental Luís Javier Sair Mancilla que declaraba a lugar el recurso de amparo y ordenó suspender la construcción de la nueva Iglesia de Los Robles, la comunidad se reunió y festejó con mucha alegría el que se haya hecho justicia, asi mismo de manera inmediata José Inés Moya de Presidente de la Federación de Organizaciones Ambientalistas (Forja) y Ulises Lira de Tejido Sin Nombre levantaron la vigilia y huelga de hambre en señal de victoria social.

"Chane" como cariñosamente es llamado el profesor Moya fue trasladado a un Centro de Diagnostico Integral (CDI) donde es atendido desde el día de ayer. Consultado telefónicamente sobre su estado de salud informó que se siente muy bien y agradeció el apoyo de muchos durante este problema.

El Instituto de Patrimonio Cultural (IPC) quien vela y trabaja por el resguardo del patrimonio previo a la decisión del Juez había hecho llegar la orden de paralización de obra de modo que el proyecto será investigado por la comisión de la A.N que debe llegar a la Isla en los próximos días.

En la lección de los Robles, derivado de la tensión que vivió la comunidad durante los últimos días se cometieron otros excesos derivados del irrespeto a la naturaleza y el corte de los árboles, intimidación, amenazas y maltratos así como la flagrante violación a periodistas que se sumaron a la protesta pacifica y argumentada qie efectuaron los vecinos de la comunidad de Los Robles.

La orden judicial, medida cautelar fue emanada por el tribunal segundo de primera instancia en lo civil, mercantil y agrario del estado Nueva Esparta convalida la posición emergente comprometida de los pobladores en salvaguardar sus derechos colectivos. Denuncias que por primera vez y en tiempo record es escuchada por las autoridades superiores "suspenden la tala y la obra, además instruyen a la defensoría y la Guardia Nacional para custodia de árboles como guayacán, cedro, parapara, roble y tamarindo". Lección que después de siete días de vigilia y ayuno es celebrada con gran expectativa por una comunidad que venía cansada de hacer denuncias al vacío sin lograr sus frutos.

La comunidad de Nueva Esparta en cada municipio, decidió dar la dura batalla contra el desarrollismo, ideología que el capitalismo en su desmedida voracidad se ha empeñado en implementar en contra de un modelo de bienestar colectivo.

La lección de los Robles se convierte en bandera y precedente que con seguridad hará pensar a mas de un alcalde en su afán protagónico y a una dirigencia divorciada de las necesidades de su pueblo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 15331 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas