La trampa mediática

La separación de Alberto Ravell de la dirección de la planta televisiva Globovisión tiene en apariencia las características de un retroceso de la derecha en la batalla mediática. Una contradicción en el seno de las clases reaccionarias. Y no lo es. El señor Ravell conserva el paquete accionario que le corresponde según el Código de Comercio y aunque las lenguas maledicentes dejan correr el rumor que supuestamente pertenece a Carlos Andrés Pérez, lo cierto es que para los fines prácticos él es el accionista antes y después de la supuesta "separación de la dirección del canal".

Todos sabemos que el sistema capitalista se rige por el Dios dinero y en este caso, que se sepa, el banquero Mezerhane y el vendedor de carros Zuloaga no han dispuesto ni un solo céntimo de los cobres del mentado Ravell. Estarán bravos por otra cosa pero el dinero los une.

Para los que están persuadidos que el Sr. Ravell está a punto de convertirse en un indigente lamento comunicarles que hoy más que nunca el cerebro de la urbanización La Florida en Caracas está más solicitado que viuda de pueblo y cumple el sueño de los Ramos, Alfaros Uceros y de todos los adecos vernáculos: ser asesor o consultor político, criollito y de rancia estirpe acciondemocratista.

Este 2010 es el comienzo de la era del Joe Napolitan del partido del pueblo. Así la oposición garantiza la criollez de su campaña electoral. Entra en el altar de la trinidad de consultores gringos y europeos: Napolitan, Garth, Seguela en Francia y se convierten en el cuarteto de consultantes electorales.

Ya el ex Director de la OCI, de los Canales 8 y 33, debe cargar las tarjetas de visita con fotico en colores incluida, que dicen por un lado Al Ravel Consultant and Advisor y por el otro Alberto F. Ravell, Asesor.

Los que lucen enredados son los derrochadores del combo opositor financiado por el Congreso EEUU mediante las ONGs y fundaciones de todo género que ahora no podrán seguir imitando a las llamadas damas de blanco, es decir, retratándose en la embajada USA para poder recibir su paca de billetes verdes de a 100 $ para luchar por la democracia y la libertad. Ahora El Asesor (Al Ravel) les dirá que hacer.

Otros a quienes les cae la contraloría imperial nacionalizada es a los publicistas que operan en Venezuela y son amantes de las formas de gobierno tipo Carmona. Basta de las campañitas de publicidad medio tontas sensibilizando a los chavistas de a pie donde gastan un realero y la gente sigue votando por Chávez.

El gran elector ha llegado. Al Ravel llegó para quedarse e imponer normas electorales, presupuestos y por supuesto acomodar la gente en los circuitos y en las listas. Tarde o temprano va a meterle las cabras en el corral a los del Popular de López, a los amarillentos de Borges, al sol poniente de Salas, a los viajeros alegres de UNT, a los jirones de Copei y al manual de improperios de AD y a la Machado; con quien va a enfrentar dolores de cabeza es con los tenebrosos chamacos de Javu, reñidos con el código Hays.

Las clases reaccionarias son astutas. El ejercicio del poder, durante siglos, les otorga recursos y trampas y siempre tienen un as bajo la manga. Aunque a veces meten la pata como todo el mundo.

Estos episodios de la picaresca criolla me recuerda la supremacía de los negros en el boxeo gringo en la década de los años 60 donde ningún aficionado al deporte del coliflor con piel blanca tenía opciones de ganar. A los gánsteres de las Vegas no se les ocurrió mejor idea que inventar un campeón, consiguieron en Suecia, un muchachote, catire y bien papeado de nombre Ingmar Johnson y lo promocionaron ruidosamente con el remoquete de La Esperanza Blanca y cometieron el error de enfrentarlo a Muhammad Alí, el peso pesado mas extraordinario que haya conocido la historia del boxeo. Demás está decir que el pobre nórdico ni se dio cuenta cuando lo noquearon.

Así andan nuestros opositores. Acaban de descubrir la última joya de la corona en el estado Lara. Ya sueñan y ven al gobernador Falcón como presidenciable para 2012, sin analizar el panorama.

EL campo revolucionario debe fortalecer los modelos populares de organización, prever con antelación las jugadas del adversario y atender los reclamos cotidianos. Es necesario también impulsar la labor de los medios públicos, comunitarios y alternativos de comunicación y dar respuesta rápida y contundente a cada ataque del enemigo.

Es una manera adecuada de colocar la Artillería del Pensamiento, como decía el Padre Libertador, al servicio del pueblo y evitar las trampas mediáticas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2465 veces.



Héctor Agüero


Visite el perfil de Héctor Agüero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Héctor Agüero

Héctor Agüero

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición