Ruralidades

Banquero con mis ahorros

Esa profesión es tan vieja como salteadores de camino con garrote alzado. Que, de paso, los que nacieron y se criaron ociosos (que no sudaban lo que comían) encomendaron a otros más verdugos el hacerse del garrote encabullado y del conocimiento de los caminos trillados por los comerciantes que viajaban durante seis meses que regresaban buchones de viajes tan largos. Lo que le permitía a los “banqueros”, estratégicamente ubicados, ofrecer sus servicios, antes que la victima llegara al paso sombrío del acecho. Lo demás era esperar por diez comerciantes “buchones” para cambiar de ubicación.

Modernizados los sistemas, los atemorizadores de la almohada se valieron de esas bichas que disparan doce tiros, inventadas por los compinches de los banqueros y, “corre la voz” para que a más nadie se le ocurra tener dinero en el bolsillo. Quien necesite comprar algo, que llene y pague doce planillas para que se lo acrediten. Además se hace conocer, aunque sea de reojo.

Luego entonces, todo el mundo enterado que los banqueros (por supuesto, hay excepciones) meten la lengua en tapara, estos expertos en la trampa, siempre se salen con la suya. Y, como si fuera poco, parece que pagaran la cortina de humo para la retirada a unos cuantos bolsiclones que empiezan a gritar con regusto esa es culpa de Chávez.

Así las pendejadas de los balurdos adecos y copeyanos, ahora bozaleados por Ravell y (cáigase pa’ atrás) por el bobolongo de la quebrada de “puente nuevo”, pretende meterse el rabo del Latino en el sobaco. La quiebra de los bancos de los Estados Unidos no fue porque se llevaron el caudal para lo caminos de la India, vía trocha de Afganistán. No que va. Esa gente sí sabe administrar. Palabra del “señor”… Urosa.

Por estos contornos orientales de Anzoátegui, saltó a la palestra pública un gusanito desconocido por una televisora, bien conocida que, por su acostumbrada ecuanimidad, (de la televisora) no la nombramos. La sabemos distante de la sarta de mentiras propaladas por el vocero de la insidia con respecto a los usuarios de los bancos intervenidos. Además éstos se saben protegidos en sus intereses por el sistema administrativo que dirige ese indoblegable revolucionario que es Rodríguez Araque. ¿O es que les duele que el camarada Alí fuese una de las piezas de envergadura para el rescate de PDVSA?

A lo que nos toca. No sabemos cuanto el daño ocasionado a la correcta administración lo denunciado por el Presidente Chávez, en cuanto a la práctica prestataria del BOD. Por lo que uno, lego en la materia, deduce que debe ser algo así como el “taponeo” de las editoriales con el papel. No nos lo explicamos de otra manera si cada entidad bancaria debe contar con su capital propio para el funcionamiento a la medida. Lo que nos indica que la sobre medida debería cubrirla directamente el prestamista. He ahí el mal si es que no nos pelamos.

Pero hay algo más grave, camarada Presidente. Además que los banqueros, como aquellos de largos caminos, se “escabuyen” pero con la cabuya en la pata, ¿Porque todavía se dan la prerrogativa de construir, para beneficio personal, los grandes edificios con el dinero de los venezolanos? ¿No serán esos los banqueros a los que no les cuadran las cuentas y ven la tabla de salvación en el BOD? Y por último, a los disociados oposicionistas. Para su sorpresa, todos los empleados bancarios se convertirán en miembros de los consejos comunales que vigilarán su estabilidad laboral. Los opositores a Chávez siempre han sido una rémora.

Patria, Socialismo o barbarie.

*pedromendez_bna@yahoo.es






Esta nota ha sido leída aproximadamente 2250 veces.



Pedro Méndez (*)


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor