Nuestra debilidad es su fortaleza

Es preocupante y hasta cansón ver, escuchar y leer, como diariamente se arremete de manera incesante en contra de todo lo que representa pueblo, huela a pueblo, sepa a pueblo y sea digno como el pueblo. Atacan desde diferentes flancos con toda clase de propaganda bien pensada, programada y preparada para producir efectos específicos.

El enemigo no escatima en métodos y actos para lograr sus metas. Éllos, cuando dispusieron del poder hicieron todo lo que tenían que hacer para silenciar a quienes se les oponían. Cerraba periódicos, allanaban, emisoras, clausuraban televisoras y encarcelaban periodistas, asesinaban manifestantes. No pretendo que un proceso humanista y libertario como el nuestro, asuma un comportamiento como ese. Pero si aspiro que los órganos competentes, velen por la salud mental y el bienestar de la población. No se puede en nombre de la democracia popular y la libertad, permitir que acosen a la población y hasta logren disociar a un grupo de ciudadanos, que de alguna manera se encuentran desvalidos ante el manejo de propagandas elaboradas con métodos sicológicos de avanzada, tan dañinos, que son capaces de modificar conductas y el sentido de la realidad. La salud de un solo Venezolano, es importante, mucho mas ha de ser la de varios cientos o quizás miles.

Por otro lado. Si como es conocido, la propaganda sicotizante, es producida por factores externos del país y adaptada luego por los agentes internos, para rendir beneficio a esos mismos factores de poder y dominación extranjeros. Entonces se impone la responsabilidad de neutralizar a un enemigo, que está atacando al estado y al gobierno legitimo para destruirlo. Lo que aquí digo, no es una especulación o una posibilidad por descubrir. No, es algo probado y en plena faena de ejecución.

Son varios los instrumentos de los cuales se vale el enemigo para atacar. Pero hay uno emblemático, y con el cual se han dado el lujo de retar al gobierno y a la población misma. Ese medio emblemático y peligroso es GLOBOVISION. Se entiende que el estado debe garantizar el libre desenvolvimiento comunicacional... Pero de allí a permitir que un medio sea factor de penetración de interese ajenos al país y sea utilizado como arma de guerra, es algo que raya en la complicidad. Si no por acción, al menos por omisión. Considero que el estado y su representante: el gobierno nacional, le debe quitar el arma que posee el enemigo declarado dentro del propio territorio nacional y cuyo vehículo de transmisión es de todos los venezolanos. La poca fortaleza que los agentes internos opositores tienen, es gracias a los libertinajes permitidos; por un estado que ha dejado de cumplir su deber de cuidar la salud mental de la población que lo elegimos.

Es corrupción, permitir que se violenten los derechos y garantías de la ciudadanía por parte de agentes de gobiernos extranjeros, de quienes se conoce, reciben dinero, cuanto, como y bajo que mecanismos y no sancionarlos. No comprendo cual es el temor o la razón para tal inacción y permisividad. No creo que tengan razones políticas. Por que al neutralizarles el arma de propaganda, tendrán menos poder mediático y por ende mas debilidad ante el estado y el pueblo, también serviría para desenmascarar los posibles apoyos solapados que tengan por ahí en las FF.AA o en otros medios ¿No bastaron las experiencias del año 2002? ¿no es aleccionador lo que ocurre hoy en Honduras?. El instrumento que el imperio esta usando para fortalecer a los golpistas de honduras en el poder hoy, son los medios de comunicación a su servicio. Y de paso han cerrado violentamente a los que no les son afectos y no ha pasado nada, encarcelan y secuestran periodistas, los asesinan, los expulsan. Y nosotros a cambio tenemos que seguir sosteniendo en nuestro espectro radioeléctrico a un medio que no escatima en poner en riesgo la seguridad de la nación y la vida de los venezolanos.

Sr presidente Chávez, señor ministro Diosdado Cabello. Les exigimos, les reclamamos desde el seno del pueblo, que cumplan con su obligación de administradores del estado y veladores del bienestar colectivo de los venezolanos, que acaben de una vez por todas con las armas de ataque que el enemigo tiene en contra de la población y el estado Venezolano. Quítenle la concesión a globovisión y a cualquier medio que retransmita sus propagandas de guerra. Recuperemos para la nación lo que es de élla, y garanticémosle a la población el derecho a disfrutar de un medio decente de comunicación, para la vida y para la paz, no para la guerra y la muerte como lo utiliza hoy el poseedor de la concesión. Para eso los elegimos. Esta solicitud, que se suma a la de millones que se han hecho anteriormente, se las hago con todo respeto, pero con firmeza, pensando en las consecuencias que han traído, no haber escuchado el clamor popular antes.

“SI ASI LO HICIEREIS: DIOS LA PATRIA Y EL PUEBLO OS LO PREMIARAN…”

javierdelvallemonagas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1328 veces.



Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a82579.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO