Ruralidades

Ravell, con mis nietecitos no te metas

Es un crimen el que estás cometiendo, al utilizar el canal 33 (la edad de la verdad) para que sirva de resonancia a una componenda foránea, preparada por la sempiterna CIA, en combinación con los también inamovibles y envenenados de la SIP, de manera de repetir, hasta el cansancio, esa criminal mentira, en cuanto a que el “rrregimen” de Hugo Chávez le va a quitar la “patria potestad” a los padres de los niños de menor edad. ¿Es que tú, y los disociados que te escuchan, en su intimidad, resistirán a un burlón que todos los días les esté atemorizando a los hijos menores, en y camino al colegio. En tu caso, a los nietecitos?

Lo más aborrecible de toda esa cruel campaña insidiosa, es que está coordinada desde Miami (“damedos”) por un venezolano bolsiclón que se imagina, como quien no nos conoce, que su bola de espuma nos va a obnubilar, de manera que se repita con nosotros la fatídica operación “Piter Pan” aplicada a los camaradas cubanos, la que, a pesar del cerco a la hermana República, no la desestabilizó, como era el propósito de la CIA y los conjurados

A ese tipejo, más allá de posada Carriles, quien de paso debe ser juzgado de nuevo en Venezuela; al “venezolano” de la bola de espuma, -repetimos- se le debe abrir un juicio, procesado previamente por un consejo compuesto por niños venezolanos con edad entre 8 y 12 años. Y cualquier decisión que surja de ese consejo infantil debe subir a la fiscalía, donde sabrán qué hacer con el “venezolano” mayamero y con Ravell por propagar una componenda que, por rebotar en la mente infantil, no tiene perdón.

Mientras tanto, educadoras y educadores, no se presten a tan criminal campaña. Se trata de lo mas sagrado para ustedes, incluida mi hija Morella, con orgullo para la familia, también educadora. La mente de un niño no resistiría que se le siga diciendo que “no veras a mamá ni a papá por un largo tiempo”. Además de educadoras-educadores, ustedes son madres y padres. Quieran mucho a sus hijos aquí en la Patria.

No podemos, ni siquiera pretendemos, convencerles para que acepten las bondades del socialismo. No paisanas y paisanos. Es que se trata de los niños, lo más preciado para ustedes, educadoras y madres, educadores y padres. Es tolerable hasta la hilaridad lo de “con mi carnicería no te metas”. O “con la bodeguita de mi abuelo… que vino al país”

Como eso tampoco ha sucedido, no es bandera del socialismo de siempre, el tiempo se encarga de evaporarlas. No mella en la mente del colectivo. Pero ¿cómo borramos de la frágil mente de un niño cuando, desde la casa o el colegio le inculcamos el temor a desprenderse por años del calor del hogar, de sus queridos padres. Y, peor, si en casa no se escuchan ni se ven otras emisoras o televisoras, particularmente de estas últimas, que no sea Globovisión?. No por Globovisión. Al fin y al cabo, este es un canal del Estado, de todos los venezolanos, que no tienen la culpa de las barbaridades que el concesionario diga.

Ahora bien, como empezamos con Ravell Federico, terminamos con el disociador, que es el mismo. Pero antes dos preguntas no capciosas, Federico. ¿Si se llegara a conformar un jurado infantil para procesar tu caso (uno de tantos), tendrás la osadía de enrostrarle tu prepotencia al pequeño Presidente del jurado infantil?. O, con mas energía y cerrado el puño en la cara del doceañero, ¿alegarás que jamás has pretendido atemorizar a los niños desde las emisiones coordinadas por el “mata curas” Leopoldo Castillo?

El dicho popular que nos dejó el Redentor, no es de tu secta religiosa, Federico Ravell. Y con el cual terminamos, a propósito de tu comportamiento en esta bella y mal tratada esfera terráquea: ¡Aquí se hace y aquí se paga! ¿La temes?

¡Patria, Socialismo o barbarie!

pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1879 veces.



Pedro Mendez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor