Ruralidades

El 8, nuestro canal

Es que en la memoria del pueblo está grabado como el renacimiento de una mínima porción de la raíz que había quedado después que la marabunda romulera y calderista, lo tasajearon como a una VIASA cualquiera. Después que rolearon al árbol que les daba sombra y el fruto que también se les pudrió de contagio entre las manos contaminadas por los residuos de la corrupción.

Moribundo el 8 como ente comunicacional, se apersonó el cacique Gonzalo Barrios con el palo cochinero en la diestra, la sentencia en la lengua trapera heredada por Ramos Allup y enjuició por la misma onda, cuando dijo: “la corrupción hace estragos porque no hay motivos para no robar”.

Muerto Gonzalo Barrios, calco de Samuel el primer juez, el pueblo con Chávez irrigó con su savia y produjo el renacimiento, a pesar de Federico Ravell quien había raspado la olla; de Martha Colomina y su pana querido, el pastor Heydra, sin olvidar la rebatiña que quiso imponer el hombre que tuvo “…nuevo presidente”.

Ganó fuerza comunicativa el 8. Pero vino el golpista copeyano Enrique Mendoza, con el mismo odio adeco consecuencial de una temprana frustración, y destrozó los conductos que le daban vida al canal menos uno: el que lo conecta con su verdadero propietario, cual es quien le dice a Chávez que hable por los que antes no tuvieron voz. Y también para que diga la verdad que los tergiversadores esconden. Que los medios de comunicación privados alteran o suplantan en su empeño porque no sepamos la realidad de los acontecimientos, como acertadamente los acusa el camarada Alberto Nolia.

¿Será que puede ser dueño de un bien quien lo patea y le cae a mandarriazo? ¿Quien no paga el impuesto ni siquiera para merecer la ciudadanía y que, al contrario su consigna es la desobediencia civil? Además, ¿cuánto de apetecible puede tener un “canal basura”, como dijo Mendoza, y con una audiencia del 2% según Federico Ravell?

Para uno, desde estas Ruralidades orientales, que ahora sí palpamos los acontecimientos con toda la veracidad que caracteriza al Socialismo. Que jamás hemos negado nuestro deber en cuanto al pago de impuestos legales, sí nos está dado el derecho a decir que el canal 8 es nuestro. Como tal, podemos ordenar al señor director que le permita a nuestro Presidente darnos toda la información necesaria por nuestro canal.

En cuanto a lo de la participación equitativa, referida a la cuestión política, tenemos entendido que la dirección del canal nunca se ha negado a que se incorporen los opositores, a pesar de detractores y de las estupideces y bravuconadas contra el mismo medio y a través de los mismos micrófonos.

No es agradable, pero se tolera en bien de la convivencia que, por ser una de las bondades del Socialismo, ellos desprecian. Sin embargo, estamos de acuerdo en que, para establecer ese equilibrio político del que hablan los enemigos de la equidad, se les invite de nuevo a participar dos días a la semana. Así mismo, que se les acepte cualquier petición en ese sentido pero sin el toma y dame que tanta discordia ocasiona, motivadas por la pretensión de imponer puntos de vista irrazonables, dada la carga de frustración de la que vienen precedidos. Media hora sería suficiente para quien tenga proyectos y opinión bien concebidos.

Ahora bien, por su parte ¿será que el Consejo Nacional Electoral va a derrochar su ponderación y equilibrio reconocidos nacional e internacionalmente, al pronunciarse contra la víctima y sobreseer a los victimarios, que lo son hasta de la palabra?

Sería conveniente y así lo proponemos, dada nuestra ignorancia en los intríngulis de esta sorpresiva situación del ente comicial contra el canal de la gran mayoría de los venezolanos, que un representante autorizado del CNE se pronuncie.

Patria, Socialismo o barbarie.

pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2027 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor