Aznar y la concesionaria RCTV

No se trata de cierre, señor gestor. Tú lo sabes. Esa televisora puede seguir operando, sólo que caducó la concesión del espectro radioeléctrico, que usufructuaron sus dueños durante más de medio siglo; tiempo en que se le otorgaron las prórrogas solicitadas, nos imaginamos, si tomamos en cuenta la ultima que se le otorgó a partir de 1987, por 20 años. José Maria sé honesto, aunque sea por una vez, contigo mismo. Acepta pública y mundialmente que el aspaviento, con respecto al “cierre” de la pantalla de RCTV, es una tergiversación personal de Marcel Granier. Tú sabes que es así, pero te empecinas en hacerle coro a las tergiversaciones. Claro, es tu oficio. Te atoras y te pellizcas la quinta extremidad, porque no puedes superar el odio manifiesto que tienes contra el presidente de todos los venezolanos, Hugo Rafael Chávez Frías. Entiende y convéncete de tus fracasos de una vez por todas. Reconoce que esa empinadura, para tratar de ver al mundo desde pedestal heredado de Fernando VII, con los catalejos del invasor que fue Cristoforo Colombo, es una protección también caduca, y que el mismo pueblo español se encargó de ponerle fin.

¿Es que acaso con tus correligionarios del nazismo, Marcel Granier y Vicente Fox te imaginas ubicado, cual Bush, en las islas portuguesas de Las Azores, en la malvada función de discutir otra mentira para “condenar” otro pueblo? Y, hablando del subconsciente, ¿creen ustedes, como los tres tristes tigres (que nos perdonen los verdaderos) que con esos rugidos, los pueblos se van a seguir atemorizando? Es más, ustedes mismos están fraguando viento para el fogón que les devolverá cenizas encendidas como si las escupieran hacia el ozono. No se fíen de la cacareada mayoría circunstancial y de nula decisión sobre los actos soberanos de los pueblos de este continente, como lo es el Parlamento Europeo. Esas mayorías se desmoronan, cuando no tienen consustanciación con los pueblos. Ahora mismo se están pronunciando corriente adversa a cualquier acuerdo contra la decisión que tomó el Gobierno venezolano. Con un añadido importante: el caso RCTV queda circunscrito a la soberanía de Venezuela.

Luego entonces, nosotros, aunque parezcamos repetitivos, insistimos en el hecho cierto de que a la planta RCTV nadie le está proponiendo su cierre. Lo repetimos hasta que los embusteros de oficio se cansen: que el Estado y la gran mayoría del pueblo venezolano, representado por el gobierno que preside Hugo Chávez Frías, solo estamos aplicando las leyes para recuperar el canal 2, después de transcurridos 53 años de una concesión vencida y a la que ya se le había concedido una ultima prórroga de 20 años la cual caduca, definitivamente, el 27 de Mayo de 2007, a las 12 p.m.

De paso, no hay que olvidar que esa ultima prórroga la concedió el gobierno presidido por Jaime Lusinchi, ya condicionada con una protesta verbal de la que existen pruebas grabadas y en varias oportunidades televisadas. Esto, dadas las notorias y públicas aberraciones que, desde mucho antes, venía cometiendo el señor Marcel Granier. Él solito, como el autosuficiente que siempre ha querido ser. Y si alguien lo duda que le pregunten al ex – Presidente Luis Herrera Campíns, a quien Granier vetó de por vida. O que le pregunten a las hijas de Renny Ottolina, con quien el hombre de

Barcenas quiso congraciarse, desde de su maquillado y escaso raciocinio, y no pudo con aquel talento quien salió por la puerta grande y con aquellos cinco dedos de frente en alto.

Ahora bien no queremos abundar respecto a un tema de público conocimiento del pueblo venezolano. Pero sí es conveniente que se sepa que el único responsable de este embrollo tiene nombre y apellido: Marcel Granier. Los demás abajo en el escalafón que gritan por él, no son más que asalariados que, no por tales, se dejan engañar con “cantos de ballena”. A unos cuantos de estos, los más aspavientosos, seguramente se quedarán en Barcenas. Es mucho el dinero que se mueve detrás de todo eso, para que los dueños tomen la decisión de cerrar. Y seguramente no querrán tropezar de nuevo con la misma “piedra” personificada en Marcel Granier, el pretencioso y con ambiciones para quedarse con todo como el barbarazo.

Entonces quedará el camino del diálogo despejado para negociar (sí, negociar) las bienhechurías que fueron adaptadas al canal 2. Las de Bárcenas, son indispensables para la continuación operacional de RCTV. Sin Marcel Granier por supuesto, pero con una parte numerosa del personal experimentado. Los demás son cantos de pájaros de mal agüero que, como el martín pescador, quieren pescar sardina en río revuelto al estilo de Julio Borges. Y hasta el 28.
pedromendez_bna@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2603 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor