El presidente Maduro y lo que Schemel le cantó

No hay razones para interpretar en sordera supina una realidad venezolana que amenaza con dar al traste con los procesos revolucionarios que Chávez diseñó. Porque es que este domingo en el programa José Vicente Hoy, hasta el mismo moderador quedaba atónito con cada una de las afirmaciones que Oscar Shemel expresaba a lo largo de toda esa interesante entrevista. El descontento nacional que traducido en voto castigo daría una mayoría parlamentaria a la oposición venezolana fue la lapidaria expresión de Shemel ante un José Vicente sorprendido. Siete de cada diez venezolanos sienten desaliento y profunda desesperanza, arroja una encuesta de Hinterenlaces de manera dramática. El desabastecimiento, los problemas de inseguridad y la inflación amenazan seriamente la prosecución inmediata de la revolución. Pero el liderazgo socialista del país parece auto engañarse y con terca subestimación de la realidad nacional, pretende imponer la imagen de que toda está pepiaíto. No aquí no hay nada pepiaíto. La realidad nacional grita a la revolución que induzca cambios en su política económica. Que inicie un proceso de consultas en los altos niveles del liderazgo de la revolución que conlleve a un cambio de hombres en los timones económico- políticos del gobierno revolucionario. Que conforme un equipo con la empresa urgente de generar un mensaje que retome la credibilidad y esperanza en el pueblo venezolano. Pero ese mensaje debe irse dando a tenor con una acción en el camino del mejoramiento económico del país. Allí el mismo Shemel propone acercarse sin complejos a los sectores productivos, porque sin ellos muy poco se podrá hacer. Hay una realidad hoy tempestuosa para la revolución. Aquello de la guerra económica ya, según esas mismas encuestas de Hinterenlaces, empieza a ser fuertemente desplazado en la creencia popular de que son las medidas del gobierno las que por erráticas han deformado la economía del país. Pero, por no admitir una realidad que ayude a la rectificación es que se pone en vilo el proceso revolucionario. Porque ese voto emocional que iría a favor de la oposición en el proceso electoral que se avecina estaría marcando la funesta probabilidad de que poco tiempo le quedaría a la revolución conducir los destinos de la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10531 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición