Pasado, presente y futuro

Propaganda política en Venezuela

Bien lo dijo Eulalio Ferrer Rodríguez, quien en vida fue gran conocedor de la praxis comunicacional, refiriéndose a la propaganda política como “…la gran palanca que orienta, persuade, dirige… Que ablanda o modifica actitudes… Que influye o cambia opiniones… Que abre el camino, muchas veces, para llegar a la completa domesticación de la mente humana…”.

Surge inicialmente con fines religiosos a principios del siglo XVII, con la creación de la primera institución encargada de propagar la fe católica: Propaganda Fide; en el marco del movimiento religioso e ideológico con claras connotaciones políticas conocido como la Contrarreforma.

Desde entonces ha dejado de ser un instrumento netamente de dominación religiosa para ser uno de dominación política, cuyo vil manejo ha servido para justificar, por ejemplo, golpes de Estado.

Por eso en la República Bolivariana de Venezuela, no como Contrarreforma sino como Contrarrevolución, que es prima de aquella, la práctica de la geopolítica imperialista en el ejercicio de su sucia propaganda política, ejecuta en nuestros más de novecientos mil km2 de extensión territorial, un constante bombardeo mediático enfilado a alcanzar la completa dominación de la opinión pública, a fin de producir el máximo nivel de descontento posible, capaz de propiciar el desplome del proceso revolucionario.

Sin embargo, a pesar de que ciertamente han logrado tal manipulación en algunos venezolanos a través de sus mentiras y tergiversaciones, lo cual ha causado daño a nuestra Revolución, incluso más que nuestros propios errores, sus avances no han sido más amplios, debido a que se encontraron con uno de los más brillantes comunicadores populares que ha parido la América toda: el Comandante eterno Hugo Chávez, quien a voluntad propia decidió librar esa larga lucha contra la canalla mediática derechista, acogiendo como táctica promisoria la colectivización de la comunicación alternativa y comunitaria, la cual, más que encargarse de manipular mentes, se ha encargado de liberarlas y de crear consciencia plena de las múltiples bondades que les ha brindado el Gobierno Bolivariano a todo su pueblo, promoviendo el nacimiento de un ejército de comunicadores por profesión o por vocación que defendemos sin cansancio este proceso.

Entiéndase entonces a la propaganda política como compañera inseparable del ejercicio del poder, que en nuestro caso, el gran Chávez usó para orientarnos, y no para dominarnos como si lo hacen con aquellos aletargados los detractores de la Patria.

hectorabache@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4082 veces.



Héctor Abache

Escritor. Trabajador socio-comunitario.

 hectorabache@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Abache para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: