La Prensa Amarilla: ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Quizás alguien comentara que este título es muy trillado, pero en consideración a nuestra realidad se demostrará la vigencia de la fábula.

Recién acabo de leer lo siguiente: “El Ministerio Público ejercerá una acción contra el diario Hora Sero del estado Anzoátegui por infracción a la protección debida, como consecuencia de la publicación de imágenes de contenido inadecuado para niños, niñas y adolescentes”.

En diciembre del 2003 también se publicó: “El Tribunal Internacional en Ruanda condena a cadena perpetua a directivos de medios de comunicación por conspiración e incitación al genocidio”.

En esa misma nota se encuentra el siguiente comentario: “Estos casos han sido frecuentes en colonias africanas, donde las grandes multinacionales imponen su ley, y aun lo siguen haciendo, con ejércitos propios mercenarios”. Este caso no debe alertar ya que tenemos experiencias similares, de invasiones de mercenarios (caso Finca Daktari); hay que tener presente que algunas empresas multinacionales  han pretendido desconocer nuestra ordenación legal y han recurrido a tribunales extra-territoriales para querellarse contra nuestro país.

El caso de los medios de comunicación en Venezuela es que nos llama la atención, y por eso el título de esta nota ¿Quien le pone la Cascabel al Gato? En el pasquín “Tal Cual“ dirigido por Teodoro Petkoff publican una caricatura incitando la muerte del Alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez; y en una reciente manifestación de la oposición lucían pancartas con tiros al blanco y de fondo la cara del presidente Nicolás Maduro, con una gran difusión por algunos medios; y así como esos ejemplos podemos encontrar en muchos medios de comunicación que veladamente incitan a la rebelión, a la desobediencia de las leyes, al desconocimiento de las autoridades, a una guerra civil, al saqueo, al desorden y a manifestaciones contra el gobierno.

Estas taimadas incitaciones a la desestabilidad del país y la conspiración por supuesto que tienen una dirigencia que las ordena. Todos sabemos las cabezas visibles: el Departamento de Estado de USA, algunos dirigentes políticos y empresariales, y sus palangristas nacionales y extranjeros.

En el caso de la “Hora Sero” se señala el delito en que incurre el mencionado periódico. La pregunta es la siguiente: ¿Si existe delito cuando los medios de comunicación incitan a la población para asaltar, asesinar, ocasionar trastornos públicos, la desobediencia a las autoridades, etc, a quién le corresponde ponerle un parao y restablecer un poco de justicia?

El gobierno está enfrentado la “guerra económica” y ha tomado medidas contra los especuladores; así mismo, el pueblo venezolano no debería tolerar la impunidad con la que actúan contra los derechos de los demás de vivir en paz, y por ello es importante denunciar a los que sigilosamente conspiran contra la estabilidad del país y especialmente a los corruptos. Pero también son necesarias las medidas correctivas, las penalidades legales y la amplia divulgación de las sanciones que se tomen.

Una opinión pervertida de los derechos humanos induce a que ninguna persona se anime a cuestionar las políticas desestabilizadora de los dirigentes de  los medios de comunicación; pero el pueblo no es tonto, ya no les compra sus periódicos aunque subsisten con los subsidios que le otorgan el imperialismo yanqui y la burguesía criolla; ahora le toca a las autoridades judiciales, legislativas y ejecutivas ponerle “el cascabel al gato”, o sea, a la Dra. Gladys Gutiérrez Alvarado, a Diosdado Cabello, al Mayor General, Wilmer Barrientos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1448 veces.



Pedro Quintero Gamboa


Visite el perfil de Pedro Quintero Gamboa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Quintero Gamboa

Pedro Quintero Gamboa

Más artículos de este autor