Replica al Sr Gavidia sobre mi artículo “Nuevamente VTV”

Señor Eleazar Gavidia, respetuosamente, me veo obligado a contestarle públicamente a su reciente envío, vía e-mail, de  su réplica sobre mi artículo “Nuevamente VTV”.

La necesidad de hacerlo de esta forma es porque deseo que quede claro que esta controversia generada por actitudes, reprochables en mi opinión, sobre la manera de hacer televisión por parte de VTV, en ningún caso han sido hechas por mí para criticar la necesidad imperiosa de información que tiene el Estado como responsable de mantener al público informado, en una guerra comunicacional llamada de cuarta generación.

Mi crítica más bien, por si no se dio cuenta, (igual le digo al pseudo-chavista que me escribió diciendo que yo era un “malcriado” porque me cortaban el programa) es con respecto a una televisión con sentido común desde el punto de vista comunicacional.

Son nuestros programas los que están siendo agredidos consciente o inconscientemente por personal no calificado para distinguir entre ¿Qué es una noticia prioritaria frente a un programa que están viendo y oyendo millones de personas?

De ahí a relacionarlo con las cadenas informativas por parte del presidente Chávez es otra cosa. Ud dice que hay productores independientes “afectados” por las cadenas y que sus entrevistados se quedan esperando. Pues le digo que yo viví una hegemonía informativa, una despiadada tiniebla comunicacional, desde que la democracia bipartidista tomó el control del Estado.

Todos los programas de información y entrevistas eran controlados por adecos y copeyanos. Las entrevistas eran sólo para sus ministros, y afectos al gobernante de turno. Cada mañana y tarde desfilaban por la pantalla personeros como Ministros de Justicia hablando del Estado de Derecho mientras todos sabíamos la tribu judicial que manejaban, Ministros de Relaciones Interiores que hablaban de un gobierno tolerante mientras la policía reprimía y asesinaba descaradamente a estudiantes y obreros.

Una cosa que a este gobierno bolivariano no se le podrá criticar nunca es haberle dado participación al pueblo, haberlo antepuesto a esa pléyade de charlatanes de la IV y de la V también, que aparecían y siguen haciéndolo, sólo para denigrar y nunca para reconocer las cosas buenas que se han logrado.

No encontrará nunca señor Gavidia, en esos programas de “productores independientes malogrados” a los que ud se refiere, alguien que hable con sensatez sobre lo bueno y lo malo de nuestro gobierno bolivariano. No existe la crítica sana. Y mucho menos una actitud patriótica ante tanto ataque foráneo de medios de comunicación.

Cuando el presidente Chávez interviene es para rendir cuentas de cada bolívar que se está invirtiendo, frente a todo el país, y con una crítica aguda hacia sus ministros. Y sabe por qué lo hace, porque los medios privados continúan siendo los mismos golpistas de abril del 2002.  

El objetivo de los medios privados es acabar con esta revolución y el blanco directo es por supuesto el presidente Chávez.

El hecho de que yo pueda criticar a la televisión del Estado francamente, ya dice mucho de la participación democrática y constructiva por parte de quienes queremos una Venezuela distinta. Ciertamente hay errores, pero esos errores hay que señalarlos para que podamos hacer patria y nuestro lema se tiene que basar en “no ocultar” ya que la verdad como decía alguien hace 2000 años, nos hará libres.

Finalmente agrego que cuando usted dijo que “tarde o temprano seremos igualmente víctimas, no importa en qué acera nos encontremos” le digo que esa acera a la que usted se refiere se está tratando de convertir en una gran alameda donde no tengamos que sentir el peso de gobiernos entreguistas y traidores y podamos caminar libremente hacia una Venezuela grande y digna.

luisortega69@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1959 veces.



Luis Ortega


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor


Notas relacionadas