Ruralidades

¿Diego Arria en la ONU?

Uno acá no lo puede creer. Pero es que las noticias vuelan a limitadas alturas, según el pajarraco y el golpe de ala, lo que no limita distancia. ¿Será que al cojitranco le sobra lengua para seguir en su tarea de lobbista de Carlos Andrés Pérez, cual fue el oficio que el gocho le asignó después del fiasco de los Leyland? 

Sabemos de las peripecias de la máxima representación de las naciones para engañar al mundo respecto del comportamiento criminal de los jerarcas fundadores que, valiéndose de su poderío imperial y el armamentismo atómico, esa ONU tolera que los yanquis y los judíos asesinen niños y ancianos, mujeres y hombres (Palestina, Irak, Afganistán…).

Pero de lo que no estábamos seguros era que le diera cabida a los cizañeros, chismosos, intrigantes, listos para predisponer el odio entre los pueblos hermanos como lo son el de Venezuela y el de Colombia. No tiene justificación que los presidentes de la ONU se apoltronen en su jerárquico despacho sin percatarse del merodeo de hombres como Diego Arría, quien intriga como con un poder dádole por los quince. 

¿Tomará en cuenta el coreano Ban Ki-moon esta queja, de manera que los antipatria como Diego Arría dejen de utilizar el nombre de la ONU para sus intrigas contra la paz entre los pueblos? No creemos que Arría esté apoyado por una “patente de corso” ante la máxima representación del mundo. Pues, por si no lo saben, en el Consejo de Seguridad “el cojo” de Guayana tiene pendiente una explicación a los venezolanos y venezolanas respecto de la muerte de un colegial que pisó un falso en uno de aquellos autobuses Leyland, comprados en su paso por la Gobernación de Caracas al servicio de Carlos Andrés Pérez. Además, una explicación a los chilenos anti Pinochet en cuanto a la justificación, si es que la tiene, por haber orientado a su “compadre” Letelier para que se asilara en EEUU si él mismo como Gobernador podía haberlo protegido de las garras de Pinochet y del asesino Posada Carriles. 

Es bueno que el mundo se entere que, de repente, el cadáver insepulto de Diego Arría dejó los aleros del edificio de la ONU para gritar con estentóreo lamento a través de CNN (cuándo no) su solidaridad mellada con el colombiano uribista Hoyos, el mismo de los antecedentes, cuando este personaje acusó a nuestro presidente Hugo Chávez de proteger a miembros de la FARC en la frontera. Arría, demagogo, pretende que Chávez, consciente de la maniobra del uribismo, le dedique tiempo a esa farsa que, en boca del cojo de Guayana, se convierte en uno o dos chiqueros de los de Uribe para que los paracos no le roben los cochinos.  

Además, es que el clorótico Arría está medio arrecho porque el campesinado venezolano, que sí trabaja la tierra, le arrebató la piscina y sus alrededores, allá en Yaracuy, donde tenia un pequeño grupo famélico de novillas como mampara para simular sus bacanales anuales, que aprovechaba para hacerse notar como representante de la ONU, hasta que se descubrió la farsa que todavía CNN, Globovisión y “El Nacional” de Caracas, entre otras empresas, pretenden justificar en contra de la Patria venezolana. Y uno acá, en estas ruralidades, solidario con los padres de aquel colegial de “Ruiz Pineda” en Caracas, que pereció por culpa del cojo de Guayana, pide tribunal para Diego Arría quien también tiene el vicio de las mil mentiras tal cual el cojo de Renania, Joseph Goebbels. 

Patria Socialismo o Barbarie. 

  pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1991 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor