Emisoras en vilo

Según el IPYS, Conatel cerró 40 estaciones de radio en 2017 por motivos de censura

1 julio, 2018.- Según una nota de prensa encabezada por el antetítulo "Conatel calla y no otorga", el Instituto Prensa y Sociedad, de Venezuela (IPYS), mientras CONATEL cierra periódicamente algunas estaciones por carecer del permiso legal que no concede, otras que se mantienen o regresan al aire y operan bajo el riesgo de ser las próximas en desaparecer. El más reciente microsite del Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela, titulado "Emisoras en Vilo", indagó en los casos de 40 emisoras de radio cerradas en 2017 por el Estado venezolano.

Bajo el lema #ConatelCallaYnoOtorga, el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela puso hoy en línea un nuevo microsite "Emisoras en Vilo" en https://ipysvenezuela.org/

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), organismo del Estado a cargo de regular las telecomunicaciones en Venezuela, apagó al menos 40 emisoras en distintas partes del país en 2017, algunas de forma temporal y otras permanentemente. El Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela, IPYS Venezuela, desarrolló junto su red de corresponsales y colaboradores una investigación en torno al estatus de estas emisoras, cuyo número sobrepasa con creces a las 32 cerradas por orden de Diosdado Cabello en 2009, evento denominado por los periodistas como "Radicidio".

La mayoría de los cierres se ejecutaron durante el periodo de protestas callejeras, en el primer semestre del año, en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Entre denuncias de censura y arbitrariedad estatal, el argumento oficial para silenciar estaciones de radio fue la carencia de permisos para operar en el espectro radioeléctrico. Las clausuras, sin embargo, responden a procedimientos administrativos y legales que son contrarios a las garantías de transparencia establecidas en la Constitución nacional y en estándares internacionales de Derechos Humanos.

Conatel mantiene una política de opacidad en sus procesos para asignar o negar permisos de uso de frecuencias radioeléctricas, bajo el amparo de la Ley Orgánica de Telecomunicaciones: la norma admite el silencio de Conatel como una forma válida de rechazar solicitudes sin ofrecer explicaciones. La reforma de la Ley planteada en 2016 por la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, no lo solucionaba: se propuso la extensión automática de las concesiones, pero no garantía de respuesta para nuevos solicitantes.

Dos emisoras de Caracas fueron cerradas por el vencimiento de sus licencias, mientras que la gran mayoría de las estaciones sancionadas, ubicadas en el interior del país, necesitaban la obtención de un permiso por primera vez.

La Cámara Venezolana de la Industria de la Radiodifusión rechazó el hecho de que Conatel no renovara los permisos de los medios de la capital, pero apoyó la clausura del segundo grupo de emisoras, consideradas clandestinas por su estatus de ilegalidad, a pesar de que varios de sus representantes demuestran haber cumplido diligencias administrativas ante el Estado, sin obtener respuesta.

Un año después de la ola de cierres, casi la mitad de las emisoras sancionadas por Conatel permanece con las antenas apagadas y esperando información sobre el destino de los equipos decomisados. La otra mitad está nuevamente al aire, pero aún a la espera de que el Estado atienda sus trámites.

 

También hay problemas con las radios populares

Aparte del contenido anterior, procedente de la nota de prensa de IPYS, Aporrea ha publicado varias noticias relacionadas con situaciones de cierre de emisoras populares y dificultades con medios comunitarios y alternativos, como la información aparecida el 05-09-17, de que "la emisora Radio Fe y Alegría 88.1 cesó operaciones por órdenes de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel)", según lo informó la estación a través de su cuenta en la red social twitter: "La concesión fue solicitada desde 1975, aseguró la emisora Radio Fe y Alegría", pero según también lo informó la emisora, "Conatel argumentó que la emisora carece de concesión", por lo que eso provocaría la salida del aire luego de 11 años de trabajo.

Otra emisora de Fe y Alegría, de carácter popular, que salió del aire fue la emisora de Tucupita, estado Delta Amacuro, desde el viernes 22 de junio, al quedar sin servicio de energía eléctrica porque fue suspendido por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) primero por dos horas el jueves 21 de junio y un día después por tiempo indefinido, siendo el quinto que le aplican a la radio en los últimos años, sin que le informen oficialmente el motivo de esta medida, porque dicen estár al día con el pago del servicio eléctrico y en el edificio donde funciona la radio también hay oficinas administrativas, un laboratorio de computación, donde imparten cursos y el Centro Comunitario de Aprendizaje del movimiento educativo que funciona con varios alumnos. Reportaron que después del corte de electricidad, Pérez acudió a las instalaciones de Corpoelec donde le informaron que la medida "era por órdenes de arriba", sin dar más explicaciones. Esta suspensión afectó no solo a los 17 trabajadores fijos de Fe y Alegría, sino también a los estudiantes de los diferentes cursos, que entre alumnos y personal de formación, son 400 personas, más locutores y operadores de radio.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2350 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N Y ab = '0' /medios-alternativos-y-comunitarios/n327466.htmlCd0NV CAC = Y co = US