La Reforma a la Ley Orgánica de Telecomunicaciones busca privatizar el espectro radioeléctrico

 

La reforma a la Ley Orgánica de Telecomunicaciones se pone al margen de la Constitución Bolivariana, cuando cambia su paradigma original y deja de ser un servicio de interés público a un servicio de interés general, con la intención de privatizar el manejo del uso del espectro radioeléctrico y todo lo concerniente a sus actividades, porque está viciada de ilegalidad, es inconstitucional y no va a ser aceptada por los comunicadores, el pueblo en general y las instituciones que conforman el Estado Bolivariano, después de tener un avance significativo en el área, en materia de Comunicación alternativa y Comunitaria.

Con esta reforma, las telecomunicaciones en Venezuela se pretende que sean tuteladas por la Asamblea Nacional (AN), en el que se busca retroceder los avances alcanzados, simplemente porque no representan sus intereses…, a pesar que en tiempos de revolución han crecido los medios privados, televisoras y radios y es falso de que se tiende a restringir el sector privado, puesto que han tendido un avance, como en otros tiempos, nunca los habían tenido, puesto que lo que se pretende…, es adesmontar todos los avances, logros y conquistas que hemos tenido en materia de soberanía comunicacional…, debido a que declarar el espectro radioeléctrico como algo de interés general y no exclusivamente de interés público, como está dispuesto en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), en el que se nota que quieren someterla a las leyes del mercado capitalista, donde se le entrega las concesiones solamente a sectores privados que pretende que no exista rectoría por parte del Estado venezolano, porque se quiere privatizar el uso del espectro, de las operadoras y todo el sistema de comunicación que se ha venido incorporando[1]…, y en el que se quiere afectar fundamentalmente la figura del Presidente de la República, así como la libertad de expresión, que ha sido garantizada constitucionalmente y políticamentemente durante la Revolución Bolivariana, porque su contenido no se corresponde con la actitud de un sector opositor, que tanto cacarea sobre el tema de la libertad de expresión.

El Presidente de la República recibe todo el embate de la ley, con el propósito de cercenarle su derecho de expresión, en cuanto a las cadenas de radio y televisión a través de la mercantilización de los espacios, porque en la Reforma de la Ley, priva un criterio eminentemente comercial, donde se mezclan dos intenciones: tratar de silenciar al líder de la Revolución Bolivariana, y además…, favorece a quienes colocan piezas publicitarias sobre todo en los medios privados. Es como si se tratara de pagar la protección a quienes de una u otra manera vienen financiando a la mal llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y todo lo que han sido los planes conspirativos. Por ello es perverso el hecho de silenciar A los Medios Alternativos y Comunitarios y además…, pretender sancionar al Presidente aplicándole una especie de multa clandestina, por el hecho de ocupar espacios que originalmente siempre han servidos para informar al pueblo sobre temas de interés nacional y de esta manera silenciarlo, con la intención institucionalizar el coartar la libertad de expresión, sobre todo a un Jefe de Estado.

Por ello esta Reforma a Ley de Telecomunicaciones que se ajustan a sus intereses golpistas y conspirativos, va a pasar a ser una ley vetada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), puesto que no corresponde con el espíritu que se encuentra inmerso dentro de la Constitución Bolivariana, la cual fue producto de proceso constituyente que ha permitido tener instituciones para impedir que este cuerpo de seudos legisladores pueda avanzar y por ello, el derecho que tienen las venezolanas/venezolanos a vivir en paz y a tener medios de comunicación idóneos, a pesar de las intenciones supra constitucionales que pretende imponer un poder que circunstancialmente está en manos de la ultra derecha y por ello de esta realidad los Medios Alternativos y Comunitarios no escapan, puesto que en el Plan de la MUD 2012, se habla de criminalizarlos como que si fueran uno viles delincuentes, en el que busca frenar el desarrollo de las Comunas, los Concejos Comunales, las representaciones que se encuentran inmersa dentro del Poder Popular y para ello, se hace necesario, contar con medios de comunicación que estén dentro de la comunidad y que hagan praxis comunicacional para el cambio y la transformación.

Con la Reforma a la Ley de Telecomunicaciones, se pone de manifiesto el doble discurso de la oposición en materia de libertad de expresión, ya que los medios comunitarios tendrían que presentar una agenda comunicacional que tiene que ser aprobada, al mejor estilo de los censores de la época de la Cuarta República y esto trae como consecuencia que se institucionalice la censura. Por otro lado, esta Reforma de la Ley no ha contado con el respaldo del pueblo y uno de sus pecados…, es que no tiene, sintonía con el, puesto que responde a los intereses de las cúpulas podridas de los partidos que integran la MUD y no al desarrollo de las comunidades, porque detrás de este proyectos de reforma se encuentra la mercantilización de la comunicación, su censura y el veto, como manifestación de un país que nosotros dejamos atrás con un proceso constituyente en 1999.

Por ello golpea los derechos fundamentales de la libertad de expresión, limita la libertad de expresión del Presidente de la República, regula el espectro radioeléctrico que se caracteriza como un patrimonio de todo los venezolanos, en donde se busca acabar con el marco legal de la actual ley, que faculta al Estado sustentar el derecho de la comunicación al poder popular. Hemos de recordar que durante los tiempos de la VI República no habían leyes concretas que regularan la actividad de las empresas en el ámbito comunicacional, lo que les permitió a sectores privados hacerse con el monopolio radio eléctrico, hasta el 2001, en el que se pudo impulsar normas de contenido de responsabilidad y donde se busca devolver el espectro radio eléctrico a los mismo dueños de siempre, a los mismo grupos, a través del velo corporativo con otro nombre, porque no es mentira que a la burguesía le asusta el impulso que Chávez le dio a la comunicación comunitaria y al pueblo comunicador[2].

Pudiéramos decir, que esta es una ley que pretende devolver a los monopolios a los empresarios privados de la comunicación, el control de la telecomunicaciones dentro del país (Venezuela), puesto que le resta el concepto de servicio público a la comunicación, donde se busca allanar el camino para regular los contenidos de los Medios Alternativos y Comunitario y además, reduce el alcance de sus señales, en el que está inmerso, erradicar los espacios de participación del pueblo organizado y por ello, viene abrir una serie de debates y tensiones en distintos sectores del rubro, puesto que se presenta como parte de una temática muy especializada, como uno de los debates centrales en el proceso de democratización en el país. En el que se puede notar, que es más que una reforma al texto lo que se hizo, en el que no se tomó en cuenta, la serie de abanicos temáticos que la acompañan, en el que no está inmerso, tomar en cuenta,las características del sector y la participación ciudadana.

Por ello, debió hacerse un análisis más sopesado, en el que la participación ciudadana se hacía importante y no tomar en cuenta solamente las notas escuetas o comentarios de los grandes bufetes oligárquicos que asesoran a los diferentes diputados que se encuentran dentro de la Asamblea Nacional, que adolecen de esa sensibilidad social tan imprescindible para interactuar dentro los proceso comunicacionales que son tan complejos y que desde hace mucho tiempo andaban buscando ponerles las manos al espectro comunicacional, porque saben de su importancia que tienen estos dentro de la Guerra económica, Guerra Simbólica que actualmente impones a través de los diferentes medios de comunicación privados y que intentan imponer la matriz que el gobierno bolivariano es incapaz para resolver los problemas más mediato y por ello hay que salir de Nicolás Maduro, en el que es importante su democratización, como un lugar protagónico en la transición hacia el socialismo y como una oportunidad para construir nuevas tendencias que alimenten las prácticas de la Comunicación Alternativa y Comunitaria, como un espacio para la pedagogía de esa transformación socio-cultural, que pasa por la posibilidad de una nueva relación audiencias-medios-realizadores-Estado.

Es por ello que se debe abrir la posibilidad de refundar una tradición pedagógica de las telecomunicaciones que como hace décadas lo pretendía la recepción crítica, más que analizar mensaje o regímenes legales, que permitan fundar las bases de una democracia integral e incluyente, porque los Medios Alternativo y Comunitarios, hoy adquiere un nuevo aliento y renovado protagonismo, que los eleva por encima de su aparente especificidad, puesto que desde 1999, se han convertido en espacios de reflexión estratégico que refuerzan aspectos culturales, políticos, económicos y sociales vinculados a los medios, las tecnologías, a sus proveedores de servicio, y sobre todo, a los nuevos retos que ahora enfrentarán sus audiencias.

 


 

[1] Lo quiere decir que con este instrumento jurídico la derecha venezolana demuestra que solo elabora leyes que se ajusten a sus intereses golpistas y conspirativos.

 

 

[2] En 1998 existían 250 emisoras FM privadas y cinco públicas. Actualmente hay registradas 470 emisoras privadas, 16 públicas y 240 comunitarias.

 

Prensa Alternativa y Comunitaria EL NEGRERO



Esta nota ha sido leída aproximadamente 949 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /medios-alternativos-y-comunitarios/a235627.htmlCd0NV CAC = , co = US