Rusia refuerza sistema de defensa iraní

Martes, 02 de Enero de 2007. - Rusia anunció hoy la entrega a Irán de más de la mitad de los sistemas de defensa antiaérea Tor M-1 en virtud del contrato suscrito por ambos países a finales de 2005, pese a la frontal oposición de Israel y Estados Unidos.

"Si firmamos un contrato de venta de armas es para cumplirlo. Es una cuestión de principio", declaró un portavoz del ministerio de Defensa de Rusia a la agencia oficial Itar-Tass.

Según ese contrato, Moscú debe entregar a Irán 29 sistemas de misiles antiaéreos rusos Tor M-1 por un valor de 700 millones de dólares en los próximos tres años.

Irán tiene intención de utilizar estos sistemas para defender infraestructuras vitales como las centrales nucleares de Isfahán, Teherán y Bushehr, que es construida a orillas del Golfo Pérsico con ayuda de ingenieros rusos.

El portavoz agregó que militares iraníes concluyeron a finales de diciembre en Rusia el curso de preparación para el empleo y mantenimiento de los sistemas antiaéreos de alcance medio.

Israel ha calificado la venta de los sistemas de defensa antiaéreos como "una puñalada en la espalda", mientras EEUU asegura que los Tor contribuirán a la inestabilidad en Oriente Medio.

No obstante, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Ivanov, mantiene que los cohetes no alterarán la correlación de fuerzas en la región, pues los Tor son "estrictamente defensivos y no pueden ser utilizados para lanzar misiles de superficie".

Cada sistema Tor está dotado de ocho cohetes tierra-aire con un alcance de entre 1,5 y 12 kilómetros de distancia y de entre 10 metros y 6 kilómetros de altura.

Los Tor-M1 son los "únicos en el mundo" que son capaces de detectar, identificar y seguir hasta 48 blancos simultáneamente, además de abatir, al mismo tiempo, dos objetos en el aire que vuelen a alturas de entre 20 a 6.000 metros.

De esta forma, según los expertos rusos, ahora Irán podrá hacer frente a una posible invasión o ataque aéreo israelí con cazas de la clase Stealth, helicópteros, misiles de crucero y bombarderos.

Irán teme correr la misma suerte que Irak, cuya central de Osirak, a unos 30 kilómetros al sur de Bagdad, fue destruida por los bombardeos de la aviación israelí.

Por otra parte, el portavoz oficial negó que la resolución contra Irán adoptada por la ONU el pasado 23 de diciembre sea un impedimento para la venta de armas al régimen islámico.

"No existe ninguna prohibición por parte de la ONU para la venta de armamento defensivo, como los sistemas antiaéreos Tor. El Consejo de Seguridad no lo impide y Rusia es un Estado que respeta las leyes internacionales", subrayó.

La resolución 1737, aprobada por unanimidad con el apoyo de Moscú, exige a Teherán que suspenda sus actividades de enriquecimiento de uranio en un plazo de 60 días.

En caso de que Irán no cumpla con esa demanda, la ONU prohibirá a los estados miembros el suministro de material y tecnología que Teherán pueda utilizar para sus programas nucleares y de misiles.

Rusia consiguió que la resolución garantizara la inviolabilidad de los contratos firmados antes de su adopción, con lo que Irán recibirá en cualquier caso todos los sistemas antiaéreos acordados con Moscú.

El presidente iraní, Mahmud Ahmedineyad, aseguró hoy que dicha resolución no tiene ninguna "significación" para Teherán y que la ONU había perdido toda "autoridad" al adoptar un texto "ilegal" y "político" por presiones de EEUU y el Reino Unido.

No obstante, las advertencias de posibles sanciones internacionales ponen en peligro la creciente cooperación en el terreno nuclear y militar entre Teherán y Moscú, que suscribieron a finales de 2005 contratos de venta de armas por valor de 1.400 millones de dólares.

Según otro de esos contratos, Rusia se comprometió a modernizar los aparatos de la Fuerza Aérea iraní que está dotada de 35 cazas rusos Mig-29, 24 cazas-bombarderos Su-24 y más de 30 helicópteros de combate o transporte Mi-8.

Según un informe del Congreso estadounidense, Rusia superó en 2005 a Estados Unidos en venta de armas a los países en vías de desarrollo, gracias a los contratos suscritos con países denostados por Washington como Irán, y potencias emergentes como China e India.

Estados Unidos también se opone a la puesta en marcha este año de la central nuclear de Bushehr de mil megavatios de potencia, para la que Rusia dice contar con el beneplácito del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13750 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/n88616.htmlCd0NV CAC = Y co = US