Revela The Guardian: Rayo de calor, opción de la Policía de EEUU en protestas

Los agentes del estado de Oregón, EE.UU., avanzan a través de gas lacrimógeno mientras dispersan una protesta antirracista

Los agentes del estado de Oregón, EE.UU., avanzan a través de gas lacrimógeno mientras dispersan una protesta antirracista

18 de septiembre de 2020.- Un informe revela las intenciones de la Policía de EE.UU. de usar rayo de calor para dispersar las manifestaciones que tuvieron lugar frente a la Casa Blanca.

Según informó el jueves el portal del diario británico The Guardian, un denunciante militar estadounidense confesó que, en el mes de junio, cuando se realizó una manifestación antirracista frente a la Casa Blanca, en Washington, la capital de EE.UU., los funcionarios federales buscaron algunos dispositivos inusuales de control de multitudes, incluido uno que se ha llamado “rayo de calor”, para manejar las protestas.

La información publicada menciona que el mayor de la Guardia Nacional Adam DeMarco declaró que el oficial de policía militar principal del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) en Washington le envió un correo para preguntar si su división contaba con el dispositivo acústico de largo alcance utilizado para transmitir ruidos de alto volumen o “rayo de calor”, un arma militar que quema la piel en forma intolerable si su blanco se encuentra dentro del alcance de sus rayos invisibles.

“El ADS (un sistema de negación activa) puede obligar inmediatamente a una persona a dejar de comportarse como una amenaza o a marcharse mediante la aplicación de un haz de energía dirigido que proporciona una sensación de calor intenso en la superficie de la piel. El efecto es abrumador, provocando una respuesta de repulsión inmediata por parte del individuo objetivo”, mostró un correo electrónico interno revelado por DeMarco.

“Nuestro Gobierno no debería conspirar para usar rayos de calor en nuestra contra por ejercer nuestros derechos constitucionales”, advirtió la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU).

Según los informes, la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, ha considerado dos veces el uso de estos dispositivos. Una vez, para usar contra los manifestantes y otra vez contra los migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México.

Dichas manifestaciones comenzaron desde hace más de tres meses después de que el afroamericano George Floyd muriera a manos de un policía blanco en la ciudad de Mineápolis. Su muerte reavivó la ira del pueblo por los asesinatos de negros cometidos por agentes del orden y reabrió heridas profundas por la desigualdad racial presente en el país norteamericano.

Sin embargo, la intención recién revelada del Gobierno estadounidense contra los manifestantes no es algo nuevo. El mismo mandatario norteamericano, desde el comienzo de las protestas antirracistas, en lugar de apaciguarlas, las ha inflamado con medidas represivas o polémicas declaraciones. El presidente tildó de “matones” a los manifestantes, les amenazó con emitir una orden de tiroteo o soltar “perros feroces” en las marchas.

Es más, durante las protestas antirracistas, la Policía estadounidense ha estado usando gases lacrimógenos, granadas y aerosoles de pimienta para reprimir a los manifestantes pacíficos, sin embargo, las protestas continúan.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3489 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter