Putin transmite a Erdogan la molestia en Rusia por reconversión de la basílica Santa Sofía en una mezquita

Credito: Web

La basílica de Santa Sofía en Turquía

La basílica de Santa Sofía en Turquía

Credito: Web

14-07-20.-El Presidente ruso, Vladimir Putin, trasladó hoy a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, el malestar que provocó en Rusia la decisión de Ankara de reconvertir en mezquita la antigua basílica de Santa Sofía.

El Mandatario ruso "llamó la atención de Recep Tayyip Erdogan sobre la importante desaprobación que provocó en Rusia la decisión de cambiar el estado de la iglesia de Santa Sofía en Estambul", señaló el Kremlin en un comunicado tras una conversación telefónica entre ambos líderes este lunes.

Según la Presidencia rusa, Erdogan "dio las explicaciones relevantes y señaló que el acceso a este monumento único de la civilización mundial estará garantizado para todos, incluidos los ciudadanos extranjeros, y se preservarán los santuarios cristianos".

El Presidente de Turquía reivindicó el pasado viernes la conquista de Constantinopla por el Imperio Otomano en 1453 como fundamento de un supuesto derecho de su país para que la antigua basílica de Santa Sofía, hasta hoy un museo, vuelva a ser una mezquita, como lo fue hasta 1934. La Iglesia ortodoxa rusa lamentó enseguida la decisión y advirtió de que este paso puede tener "graves consecuencias para toda la civilización humana".

Previamente, el patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kiril, había instado a Turquía a mantener el estatus neutral de la basílica y recalcó que se trata de "uno de los mayores monumentos de la cultura cristiana".

Por otro lado, el subdirector ruso del departamento de relaciones externas de la iglesia en el Patriarcado de Moscú, Arcipreste Nikolai Balashov, declaró: "convertir la Catedral de Santa Sofía en Estambul en una mezquita amenaza las consecuencias". Realmente habrá algo por lo que responder ”, dijo, ya que cualquier falla en los equilibrios de larga data en las relaciones interreligiosas e inter civilizacionales en el mundo está cargada de consecuencias serias y difíciles de predecir.

En este caso, estamos hablando de un monumento de significado único y verdaderamente global, y no es solo un objeto cultural e histórico, sino también un lugar sagrado para millones. Por supuesto, la "Gran Iglesia de Cristo", como se llamó a Hagia Sophia durante siglos, fue la principal catedral del cristianismo oriental durante miles de años, un símbolo no solo del Imperio bizantino, sino también de la ortodoxia en general.

*Con información de Efe y Agencias


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3449 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter