(VIDEO) En Perú terminó la cuarentena y el transporte público se transformó en un peligroso foco de contagio del Covid-19

Credito: Diario La República.

02.07.20 -El transporte público peruano volvió con unidades llenas y largas colas en las estaciones del Metro y Metropolitano durante el primer día de la "nueva" normalidad, o fin de las medidas de caurentena estricto que vivió gran parte del territorio de la nación sudamericana.

La "nueva" normalidad se parece mucho a la de antes: combis (camionetas de pasajeros) llenas, aglomeración en paraderos, fiscalización insuficiente. La diferencia: los pasajeros llevan mascarillas porque la epidemia aún avanza en el país.

El primer día del fin de la cuarentena, ha puesto en evidencia, una vez más, que el transporte público es uno de los focos de contagio de COVID-19. Ayer, desde muy temprano en zonas concurridas de la capital peruana, transportes con pasajeros aglomerados, incluso de pie, rumbo a sus centros laborales.

En Lima norte, alrededor de las seis de la mañana, combis informales iniciaban su recorrido una vez que todos los asientos estaban ocupados. En el cruce de las avenidas Túpac Amaru con Tomás Valle, en Independencia, "jaladores" y cobradores se sacaban las mascarillas para llamar a los pasajeros.

En tanto, aquellos que optaban por el transporte formal también tenían que formar colas de hasta más de 10 cuadras, sin distanciamiento social, y esperar hasta dos horas para ingresar a estaciones de la Línea 1 del Metro de Lima como Bayóvar, en San Juan de Lurigancho, uno de los distritos con alto nivel de contagio. En este sistema, las unidades ya no reciben 1.200 pasajeros, sino 200.

En la víspera de esta flexibilización de restricciones en 18 regiones incluida Lima, el presidente Martín Vizcarra reiteró la necesidad de implementar horarios diferenciados en las empresas del sector privado para evitar la aglomeración en paraderos y buses en horas pico.

Pero estas acciones ya no serían suficientes para contener el impacto del virus en un sistema de transporte históricamente desordenado y desigual, que no estaba listo para enfrentarlo, advierten expertos en transporte, epidemiología y sociología.

"Todas las medidas de distanciamiento no tienen mucho sentido si el bus va repleto. Quedan alternativas como los horarios diferenciados, contener a la gente en sus casas (teletrabajo) u organizarlos por turnos para oxigenar al transporte público. El sistema (comisionista-afiliador) vive de ingresos diarios y del número de pasajeros que recoja, a diferencia del regulado que no recibe el dinero de manera directa. Mientras haya demanda, van a subir. Es imposible controlar todos los paraderos. La oferta desordenada que tenemos se va a traducir en hacinamiento y contagio", señala el experto en temas de movilidad Juan Carlos Dextre.

Por su parte, el médico infectólogo de la Universidad Cayetano Heredia Ciro Maguiña advierte que ahora mismo el transporte público y los mercados son los principales focos de contagio, y plantea que las combis sean retiradas del sistema. "Si la gente quiere vivir, no debe viajar en esas unidades. Se puede usar protectores o dar subsidios, pero si no cambiamos a las personas, si no toman conciencia, poco se va a lograr. Deben implementar horarios diferenciados de buses", agrega.

Con información de: Diario La República



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2376 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas