Ciudad china de Wuhan aún vive entre el miedo y la cautela a contagios

Comerciante de una tienda que ha recibido el permiso de las autoridades locales para reanudar la actividad.

Comerciante de una tienda que ha recibido el permiso de las autoridades locales para reanudar la actividad.

Credito: Efe

30-03-20.-Mercados y pequeños negocios, al margen de hospitales y servicios públicos, son de los pocos locales abiertos en una Wuhan que regresa aún muy lentamente a la normalidad y que vive todavía bajo el miedo a que los contagios puedan repuntar.

Esta ciudad china, cuna de la pandemia de coronavirus, no registró este 30 de marzo oficialmente nuevos casos de la Covid-19 y tampoco informó de casos sospechosos, ni nuevos ni existentes, entre los 11 millones de residentes de la azotada capital provincial de Hubei.

"Acabamos de abrir, ayer", dijo a la agencia Efe un pequeño comerciante de una tienda de alimentación que ha recibido el permiso de las autoridades locales para reanudar la actividad.

Ahora aguarda a los clientes, mientras espera nuevas existencias y hace números para sobrevivir y poder pagar el alquiler de su local.

Quienes no han parado de trabajar desde que comenzó la estricta cuarentena impuesta hace más de dos meses en la ciudad -y que se levantará definitivamente el próximo 8 de abril- son, entre otros, los farmacéuticos, que atendían a todo tipo de pacientes, casi siempre a domicilio.

"Muchos no tenían que ver con la Covid-19. A ellos los mandaban al hospital", relata una dependienta, Chen, en una farmacia del barrio de Hankou, antes de admitir que hubo momentos en que se encontraron sin existencias.

En Wuhan se han producido al menos 2.547 de las 3.304 muertes por la Covid-19 , según datos oficiales del gobierno chino, aunque residentes de la urbe se muestran convencidos de que las cifras son mucho mayores.

Medios como Radio Free Asia estiman que, si se tiene en cuenta el número de incineraciones diarias registradas en los primeros meses de la epidemia, el número de víctimas mortales puede rondar las 40.000.

"La cifra es al menos dos o tres veces más que las oficiales", sugiere a Efe un ciudadano desde el anonimato.

Otra residente lo niega, afirma que son "suposiciones poco razonables" e incide en que lo importante es que "hay que mandar un mensaje de esperanza porque podemos superar esta situación. Esto ha unido a los chinos más que nunca".

Pese a que muchos pueden salir ya a la calle, el miedo al virus les invita a esperar a que las cosas se calmen. Y, dado que muchos residentes aún no han cumplido sus cuarentenas, el resultado es que la urbe todavía se encuentra a medio gas.

Todavía hay comunidades de vecinos que prohíben salir a los residentes, pero la suya es de aquellas que no han presentado casos y, por lo tanto, pueden salir, declara una hija ante la atenta mirada de su madre.

"El control del Gobierno es muy estricto todavía", agrega, antes de sonreír bajo su mascarilla -es obligatorio salir a la calle con ella puesta- y afirma que está "muy feliz" de por fin pisar la calle, aunque siempre con protección.

"Es mejor evitar las aglomeraciones, protegerse. No hay casos en Wuhan desde hace días, pero puede haber algunos casos sospechosos o infecciones asintomáticas", dice antes de despedirse.

El pasado 12 de marzo, el Gobierno chino declaró que el pico de transmisiones había llegado a su fin en el país.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2030 veces.


La fuente original de este documento es:
Efe (https://www.efe.com/)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter