Carlos Ghosn,expresidente de Renault, Nissan y Mitsubushi acusa a Nissan y a la justicia de Japón de conspirar para acabar con él

Carlos Ghosn ha roto su silencio. Una semana después de que se diese a conocer su huída de la justicia en Japón

Carlos Ghosn ha roto su silencio. Una semana después de que se diese a conocer su huída de la justicia en Japón

Credito: Agencias

Carlos Ghosn ha roto su silencio. Una semana después de que se diese a conocer su huída de la justicia en Japón, el expresidente de Renault, Nissan y Mitsubishi y anterior máximo dirigente de la alianza formada por las tres firmas ha comparecido ante los medios en Beirut para reiterar su inocencia y denunciar que todas las acusaciones y el proceso judicial que ha vivido en Japón son parte de una "campaña sistemática para destruir mi reputación".

Carlos Ghosn fue detenido en noviembre de 2018 y encarcelado por supuestas irregularidades financieras que incluirían el uso personal de capital de Nissan y la declaración a la baja su salario durante varios años, entre otras acusaciones. Tras su arresto, estuvo varios meses en la cárcel hasta que se le concedió la libertad bajo fianza en marzo de 2019. Ya entonces, Ghosn anunció una rueda de prensa para contar la verdad pero antes de poder celebrarla fue detenido de nuevo. En abril volvió a salir de la cárcel, previo pago de otra fianza, con la imposibilidad de abandonar Japón como medida cautelar.

Justo este miércoles la fiscalía libanesa ha citado a Ghosn para tomarle declaración mañana jueves, después de que las autoridades del país hayan recibido una circular roja de la Interpol. Hace una semana, la Organización Internacional de la Policía Criminal pidió la detención del exdirigente automovilístico. Esa citación también se debe, según la agencia, a las reuniones de Ghosn con oficiales israelíes, por las que se ha presentado una demanda judicial contra Ghosn en el Líbano, técnicamente en guerra con Israel.

Allí permaneció hasta el 29 de diciembre, cuando escapó de su hogar y se fugó hacia Beirut, Líbano, en un avión privado que hizo escala en Estambul, Turquía. Las autoridades turcas detuvieron a siete personas acusadas de ayudar al controvertido dirigente a escapar de la justicia japonesa. Este lunes, medios estadounidenses informaron que se fugó metido en una caja gracias a un supuesto fallo de control de equipajes pesados. Antes, intentó vender los derechos de su vida a un conocido productor de Hollywood para que llevase su caso al cine.

Carga contra Japón y Nissan

Escapar de Japón ha sido, según ha admitido el exdirectivo, "la decisión más difícil de mi vida". Ghosn ha querido lanzar varios dardos al país y a su sistema judicial para justificar su huída. "En un país con una tasa de condena del 99%, no había manera de tener un juicio justo", ha dicho. "Estoy aquí para exponer un sistema judicial que viola los principios más básicos de la humanidad. Los cargos de los que se me acusa son falsos y nunca debería haber sido detenido", ha añadido. Ghosn también se ha referido a la orden de detención contra su mujer emitida por Japón como "tácticas intimidatorias". "Así es como funciona allí", ha sentenciado.

El exdirigente de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi ha manifestado que "me sentí rehén de un país al que he servido durante más de 17 años" antes de apuntar también a Nissan. "Esto ha sido el resultado de una campaña orquestada por un puñado de personas sin escrúpulos en Nissan y en la firma de abogados Latham & Watkins con la ayuda del Fiscal de Tokio". Ghosn ha querido también nombrar a algunos responsables: Hitoshi Kawaguchi y Masakazu Toyoda, de la cúpula de Nissan, e Hiroto Saikawa, su sucesor como CEO de Nissan, que dimitió por las acusaciones contra él sobre presuntas irregularidades financieras.

Desde el Líbano, país sin tratado de extradición con Japón, Ghosn ha defendido que es inocente, mostrando decenas de documentos que supuestamente probarían su inocencia durante una conferencia de prensa que se ha alargado más de dos horas y en la que ha admitido preguntas de muchos medios, incluidos japoneses. El exdirectivo se ha dedicado a desmontar los cargos contra él con dichos documentos y ha anticipado "que muchos más saldrán a la luz". Asimismo, confiado, ha admitido estar "preparado para que se me juzgue en cualquier lugar en el que se me asegure un juicio justo".

Terminar con la 'era Ghosn'

Carlos Ghosn tomó las riendas de Nissan hace dos décadas tras ser rescatada por Renault para retornarla a la cabeza del sector. Tras conseguirlo, se convirtió en un directivo muy respetado en Japón y, durante los siguientes años, fue ganando peso en la alianza formada por Renault y Nissan y, a partir de 2016, también por Mitsubishi. No obstante, según cuenta él mismo, las cosas empezaron a torcerse tras el deterioro de los resultados de las compañías desde 2017 y por el malestar en Japón acerca del poder dominante de Renault sobre la marca japonesa.

Ghosn ha dicho en el turno de preguntas que incluso llegó a negociar la creación de un holding con el Grupo FCA (Fiat-Chrysler) que habría creado la compañá más grande del sector. Esta "campaña orquestada" para sacarlo del poder ha servido, según ha lamentado en la rueda de prensa, para "pasar página y terminar con la era Ghosn".

"¿Cómo ha terminado todo?", se ha preguntado. "Pues perdiendo la posibilidad de firmar un acuerdo con FCA -que ha acabado fusionándose con el Grupo PSA- y con Renault y Nissan cayendo en bolsa perdiendo valor", ha añadido. La marca francesa ha perdido un 35,40% de su valor en la Bolsa de París desde noviembre de 2018 -aunque venía en caída libre desde marzo de ese año- y la japonesa se ha dejado un 38,98% en Tokio desde el mismo mes. "Vaya sin han pasado página", ha concluido.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1827 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/n350856.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO