Cuba: Se cumplen 124 años de la caída en Combate de José Martí

José Martí

José Martí

Caracas, mayo 19 - En Dos Ríos, en la entonces provincia de Oriente, Cuba, el 19 de mayo de 1895, cayó en combate, herido por tres disparos que pusieron fin a su vida, el Delegado del Partido Revolucionario Cubano, el Maestro, el Mayor General, el líder indiscutible de aquella “guerra necesaria” por la independencia de Cuba.

De la caída en combate de José Martí se cumplen este domingo 124 años. Cayó de frente ante las balas enemigas, con toda la hombradía y la dignidad del bravo guerrero.

Consciente y dispuesto estaba de ofrendar la vida, al dejar testimonio de la carta inconclusa que portaba para su amigo Manuel Mercado: “Mi hermano queridísimo: Ya puedo escribir: ya puedo decirle con qué ternura y agradecimiento y respeto lo quiero, y a esa casa que es mía, y mi orgullo y obligación; ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber –puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo– de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América…”.

Aquel fatídico día, una emboscada enemiga en Dos Ríos con su flanco izquierdo protegido por el río Contramaestre, muy crecido y con altos barrancos, por el derecho un bosque espeso y al frente por donde único podían avanzar las tropas mambisas se encontraba una cerca de alambres que limitaba la carga al machete.

Gómez se aprestó a enfrentar la columna española, pero Martí lleno de su amor propio montó en su caballo Baconao y salió hacia la línea de fuego junto al joven Miguel Ángel de la Guardia Bello.

Al llegar cerca de la infantería peninsular fue abatido por tres disparos. Una bala le penetró por el pecho, al nivel del puño del esternón, que quedó fracturado; otra, que le entró por el cuello, le destrozó, en su trayectoria de salida, el lado izquierdo del labio superior, y otra más lo alcanzó en un muslo. Así cayó el héroe en esa jornada, de cara al sol, como inmortalizó la muerte en un verso sencillo.

El tiempo también enterró a sus matadores con penas y pocas glorias; no murió el Maestro, el Delegado del Partido Revolucionario Cubano, el Héroe Nacional, el más universal de los cubanos, porque se continúan llevando a cabo sus ideas y concepciones enfocadas por su genialidad e integridad de principios y ejemplares convicciones.

"Yo moriré sin dolor: será un rompimiento interior, una caída suave, y una sonrisa”. José Martí


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2659 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/n342131.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO