Eduardo Galeano: Juan Gelman seguirá siendo en las palabras que nos dejó

15d e enero de 2014.- El escritor uruguayo, Eduardo Galeano, recordó este miércoles a su colega y amigo, Juan Gelman, poeta argentino, fallecido el martes en México.

Gelman falleció a los 83 años de edad, en el Distrito Federal de México, donde residía junto a su esposa Mara La Madrid, desde hace 25 años.

"Nunca encontraremos palabras que expresen nuestra gratitud al hombre que fue muchos, al que fue nosotros y nosotros seguirá siendo en las palabras que nos dejó", escribió Galeano hoy en el diario Página 12, el mismo en el que Gelman publicara sus artículos desde el primer número y en el que publicó hasta dos días antes de su muerte una nota contra el colonialismo.

En su artículo, Galeano sostuvo que a veces, la muerte miente. "Y ahora lo repito: miente la muerte cuando dice que Juan Gelman ya no está", dijo.

"Él sigue vivo en todos los que lo quisimos, en todos los que lo leímos, en todos los que en su voz hemos escuchado nuestros más profundos adentros", continuó Galeano.

Otros amigos y colegas de Gelman manifestaron este miércoles su pesar. Jorge Boccanera, poeta y amigo personal que escribió el ensayo "Confiar en el misterio. La poesía de Juan Gelman", dijo: "se fue un poeta fuera de serie y un maestro de la vida que nunca bajó los brazos, que supo interpelar a fondo la realidad y los sueños con gran hondura humana", reseñó Télam.

"Como escritor es un referente que abrió puertas con diferentes propuestas estéticas fuera de planteos dogmáticos y, sin duda, la suya es una de las propuestas poéticas más originales, intensas, reveladoras y cuestionadoras de los últimos tiempos", aseveró Boccanera.

Rodolfo Alonso, también amigo del escritor, comentó a Telam que la muerte de Gelman "es un dolor muy grande, una pérdida enorme".

"Gelman fue un grandísimo poeta, sin necesidad de decir que fue el más importante de las Generación del 60 a la que pertenecíamos los dos, estoy absolutamente desolado", reflexionó Horacio Salas, colega del poeta.

Daniel Freidemberg, uno de sus discípulos, dijo también a Télam que "en la historia de la poesía argentina su aparición fue decisiva -con su poemario "Violín y otras cuestiones", de 1956-, porque la ayudó a encontrar su propia lengua, una poética específicamente argentina".

Gelman fue galardonado, entre otros, con el Premio Cervantes (2007), el Reina Sofía de Poesía (2005), el Juan Rulfo (2000) y el Premio Nacional de Poesía en Argentina (1997).

También fue uno de los fundadores del grupo de poetas El pan duro y fue secretario de redacción de Crisis, director del suplemento cultural de La Opinión y jefe de redacción de Noticias.

De su producción poética se destacan "Violín y otras cuestiones", "El juego en que andamos", "Velorio del solo", "Gotán", "Sefiní o Cólera Buey", así como "Los poemas de Sidney West", entre otros.

Duelo en Argentina

Tras la muerte de Gelman, la presidenta argentina, Cristina Fernández decretó tres días de duelo para rendir honor a quien se mantiene como una de las grandes figuras de la poesía iberoamericana, recordado también por su don de conjugar la prosa con la vocación revolucionaria.

El duelo que se cumplirá a partir de hoy fue informado por la Secretaría de Información Pública en la Casa de Gobierno, informó la agencia Télam.

Esta mañana la Presidenta firmó el decreto que dispone la bandera a media asta hoy miércoles 15, mañana jueves 16 y el viernes 17 de enero.

La dictadura

Reseña el diario Página 12 que el 24 de agosto de 1976, el hijo de Gelman, Marcelo fue secuestrado en Buenos Aires junto con María Claudia García Iruretagoyena. Ella tenía 19 años y estaba embarazada de siete meses. La pareja fue llevada al centro clandestino de detención "Automotores Orletti", una sede del Plan Cóndor. Los restos de Marcelo fueron encontrados en 1989 por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). De María Claudia se supo que fue trasladada por oficiales de la Fuerza Aérea uruguaya al Servicio de Información de Defensa (SID). María Claudia y Macarena, la hija que tuvo, estuvieron juntas hasta aproximadamente diciembre de 1976 en esa dependencia de Montevideo. Los represores dejaron el 14 de enero de 1977 a la niña en una cesta en la puerta de la casa de la familia del expolicía Angel Tauriño.

Después de años de búsqueda, su abuelo Juan la encontró en los primeros meses de 2000.

La organización argentina defensora de los derechos humanos, Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio, que agrupa a hijos de desaparecidos manifestó que el poeta "podrá decirle a Rodolfo Walsh que ya pusimos a (Jorge) Videla, (Alfredo) Astiz y más de 500 genocidas en el tacho de basura de la historia. Allá va Juan, a decirles a los 30.000 que no hubo impunidad que nos derrotara", dijo la organización en el comunicado "Hasta Siempre, Juan".

"Allá se va Juan, a contarles a los 30.000 que pudo encontrar a su nieta Macarena. Allá va Juan, a contarles a sus hijos Marcelo y Nora, y a su nuera María Claudia, cómo es Macarena, cómo es esa vida que no pudieron matar".

Esta nota ha sido leída aproximadamente 3434 veces.

La fuente original de este documento es:
Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (http://www.avn.info.ve)



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas