Tripulación de Flotilla de la Libertad es retenida en puerto israelí

Los activistas tienen que decidir entre ser deportados o encarcelados.

Los activistas tienen que decidir entre ser deportados o encarcelados.

Credito: Reuters

Los tripulantes llegaron a puerto israelí, donde se les está dando a escoger entre permanecer presos o ser deportados a sus países de origen. Aquellos que decidan quedarse luchando por la entrega de la mercancía a los palestinos tendrán que pagar una condena de una semana, pasado ese tiempo, si aún continúan con la idea de permanecer en Israel, se les abrirá un proceso judicial para esclarecer si hubo algún tipo de agresión en contra del Ejército israelí

31 mayo 2010 - Las cinco naves que conforman al Flotilla de la Libertad se encuentran retenidas en el puerto de Ashdod, al sur de Tel Aviv, acompañadas por buques israelíes tras el sangriento ataque que dejó al menos 19 muertos y una treintena de heridos.

La última embarcación en llegar a tierra fue el Mavi Mármara, la misma que fue interceptada por fuerzas israelíes y donde se encontraba el grueso de los activistas.

Una vez en el puerto, el Gobierno de Israel llevó a los activistas a una serie de carpas colocadas en las cercanías del muelle. Allí se les ofreció dos opciones: marcharse inmediatamente a sus países de origen a través de la deportación o quedarse y enfrentarse a la cárcel.

Según los datos recogidos por el diario israelí Haaretz, al menos 32 activistas han sido detenidos tras negarse a marcharse. Otros 25 sí habrían aceptado partir, mientras que otras decenas han sido hospitalizados por las heridas del ataque en aguas internacionales.

Los que opten por quedarse serán trasladados a la cárcel de Beer Sheva, donde tendrán un plazo de 72 horas para decidir. Si se demuestra que han emprendido supuestas acciones violentas contra los soldados israelíes, tendrían que someterse a juicio.

En el puerto la situación se complica. Grupos extremistas israelíes sacaron a golpes al corresponsal de la emisora qatarí, Al Jazeera,

Por su parte, desde Canadá el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, argumentó que supuestamente los soldados israelíes "actuaron para proteger sus vidas".

"Fueron atacados, golpeados y apuñalados. Los soldados actuaron para proteger sus vidas y, lamentablemente, en este intercambio algunas personas murieron", justificó.

Los barcos transportan cerca de 10 mil toneladas de ayuda humanitaria, medicinas, alimentos, ropa, casas prefabricadas, áreas de juegos para los niños, suministros escolares, barras de hierro y cemento, entre otros enseres básicos que tenían como destino los 1,5 millones de palestinos que viven en condiciones de miseria por el bloqueo terrestre y marítimo impuesto por Israel.

"A bordo no hay ni siquiera navajas de afeitar, cuchillas de afeitar o cuchillos", sostuvo uno de los organizadores y destacó el aspecto pacífico de esta misión.

Entre los tripulantes de las naves se encuentra el ex arzobispo católico griego de Jerusalén, Hilarion Capucci, el dirigente islamista árabe israelí jeque Raed Salá, y el corresponsal del canal de televisión vía satélite en árabe Al Jazeera, Abas Naser.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4908 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas