La administración Bush encubrió corrupción en Irak, denuncian ex altos funcionarios

Washington, 12 may (EFE).- La administración de EE.UU. sabía de casos de corrupción en el Gobierno de Irak el año pasado y no hizo nada para detenerlos sino que intentó ocultarlos al Congreso, denunciaron hoy dos ex altos funcionarios.

"Los esfuerzos de la embajada contra la corrupción, incluyendo su pieza central, la ahora extinta Oficina de Supervisión y Transparencia (OAT, en inglés), fueron poco más que una medida para disimular", dijo el ex juez estadounidense Arthur Brennan.

Brennan, que dirigió la OAT brevemente en 2007, hizo su denuncia ante el Comité de Política de la bancada demócrata en el Senado.

Reveló que esa Oficina hizo en enero de 2007 un estudio sobre la corrupción en los 31 ministerios iraquíes, que actualizó en julio, pero sobre el cual no recibió ninguna respuesta del Departamento de Estado.

Cuando el Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la cámara baja se interesó por él, el Departamento de Estado lo calificó como secreto de forma retroactiva para que no saliera a la luz, afirmó Brennan.

También dijo que representantes del Departamento de Estado impidieron que un investigador de ese Comité se reuniera con representantes de la OAT en Bagdad, al que dijeron que ellos estaban "muy ocupados".

En realidad, se encontraban viendo películas en el ordenador porque no tenían nada qué hacer después de que el primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki, eliminara la Comisión para la Integridad Pública de Irak (CPI, en inglés), una agencia de investigación interna, según dijo Brennan.

La OAT fue creada principalmente para respaldar el trabajo de la CPI.

"La política del Departamento de Estado no sólo ha contradicho la misión anti-corrupción sino que indirectamente ha contribuido a fomentar la corrupción y ha permitido que penetre los niveles más altos del Gobierno iraquí", señaló el ex juez de Nuevo Hampshire.

Le secundó James Mattil, quien trabajó como jefe de personal de la OAT durante un año, hasta el pasado octubre.

Mattil relató que la OAT informó al embajador de Estados Unidos en Bagdad, Ryan Crocker, de que Al-Maliki había lanzado "una campaña implacable durante 10 meses" para hacerse con el control de la CPI e impedir que investigara casos de corrupción dentro del Gobierno.

Esos casos envolvían dinero estadounidense, fondos que habían sido congelados al régimen de Sadam Husein en el extranjero y dinero iraquí.

Mattil también denunció que Al-Maliki emitió órdenes secretas a la CPI de no enviar ningún caso a los tribunales si afectaba a altos funcionarios iraquíes, incluido él mismo.

El ex funcionario dijo que el Departamento de Estado cuenta con más pruebas incriminatorias, pero que ha clasificado los documentos como secretos, por lo cual es un delito divulgarlos.

"Nuestros líderes se han quedado callados, con lo que han dado aprobación tácita a la corrupción", señaló Mattil ante los senadores.

Tanto Mattil como Brennan afirmaron que es probable que parte del dinero desviado haya terminado en manos de las milicias chiíes de Muqtada al Sadr, un enemigo de Estados Unidos.

El Departamento de Estado desmanteló la OAT en diciembre después de que se filtraran algunas de sus acusaciones contra el Gobierno de Al-Maliki.

Previamente había galardonado a la Oficina con la medalla de "Logros Meritorios", recordó Mattil.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4093 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/n114016.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO