Turquía llama a su embajador en Washington y aumenta la tensión con EEUU

manifestaciones se produjeron en Turquía para rechazar la resolucíón del Congreso de EEUU

manifestaciones se produjeron en Turquía para rechazar la resolucíón del Congreso de EEUU

Credito: Efe

TeleSUR _ 12/10/07 - El gobierno de Ankara rechazó la resolución del Congreso estadounidense que califica de ''genocidio'' la masacre de armenios en Turquía, aumentando aún más las tensiones entre EEUU y sus aliados turcos que además planean, en contra de la voluntad de Washington, una incursión militar al norte de Irak para perseguir a sus enemigos kurdos.

Turquía llamó la noche de este jueves a consultas a su embajador en Washington, Nabi Sensoy, luego que una comisión de la Cámara de representantes de Estados Unidos respaldara el miércoles una resolución en la que califican de "genocidio" la masacre de armenios durante el Imperio Otomano.

"Es normal que el embajador sea llamado a consultas después de que el Congreso tomase tal decisión", expresó el portavoz de la cancillería turca, Mahmut Bilman, quien añadió que "más difícil es pronosticar cuando (Sensoy) regresará a Washington".

La resolución, que admite que la masacre de armenios en Turquía a manos del Imperio Otomano durante la Primera Guerra Mundial fue un "genocidio", fue aprobada por la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes por 27 votos contra 21 y ahora será enviada al plenario de la Cámara para una posible votación, mientras en el Senado progresa una resolución similar.

Rechazo, malestar y preocupación

Ankara rechaza categóricamente la calificación de "genocidio" para la muerte de cientos de miles de armenios entre 1915 y 1917 durante los últimos años del Imperio Otomano, al que sucedió en 1923 la República de Turquía.

El presidente turco, Abdulá Gul, calificó de "inaceptable" la resolución que desafía las advertencias de Ankara y del presidente George W. Bush, mientras que el embajador Sensoy dijo estar "decepcionado" con la misma.

Incluso, el comandante de las Fuerzas Navales del ejército turco, Metin Atac, informó de la cancelación de su próximo viaje a EEUU, en protesta por la aprobación de la propuesta sobre el genocidio armenio.

Además, una manifestación de turcos gritó consignas en contra de Estados Unidos en la plaza de Taksim en Estambul para rechazar la moción del comité de la cámara baja, mientras la prensa local publicó titulares como "27 idiotas estadounidenses", en alusión al número de legisladores que respaldaron la resolución

La Casa Blanca también reaccionó. "Esperamos su pronto regreso y seguiremos trabajando para mantener las fuertes relaciones de Estados Unidos y Turquía", dijo Gordon Johndroe, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional.

"Seguimos en contra de la resolución de la Cámara de Representantes Nº 106 debido al grave daño que podría representar a la seguridad nacional de Estados Unidos", agregó.

"Ciertamente estamos decepcionados", dijo por su parte el portavoz presidencial Scott Stanzel.

"Turquía está jugando un papel decisivo en la guerra contra el terrorismo y esta acción es problemática para todo lo que estamos tratando de hacer en el Medio Oriente y causaría un gran daño a nuestros esfuerzos", dijo.

Precisamente la pérdida de un aliado clave en Medio Oriente, que le facilita el paso de suministros bélicos hacia Irak y Afganistán, es lo que más preocupa al presidente George W. Bush.

"Lamentamos profundamente el sufrimiento trágico de los armenios que comenzaron en 1915. Pero esta resolución no es la respuesta correcta a estas matanzas históricas y su paso haría un gran daño a nuestras relaciones con un aliado clave en la OTAN y con la guerra global contra el terror", expresó Bush, previo al respaldo que los legisladores dieron a la resolución.

Mal momento

La crisis entre Turquía y EEUU, a causa de la resolución, llega en un momento poco oportuno, justo cuando Washington trata de evitar que Ankara intervenga militarmente en Irak contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), sus enemigos históricos con quienes mantiene un vieja disputa territorial.

En contra de la voluntad de EEUU, aviones turcos atacaron el miércoles posiciones de los kurdos al norte de Irak, mientras avanzan los preparativos para que el Congreso de Ankara apruebe una incursión militar terrestre contra sus históricos enemigos, con quienes mantienen una pelea por Kurdistán.

Así las cosas, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que su gobierno hará todo lo posible para impedir la adopción de la resolución que califica de "genocidio" la matanzas de armenios en Turquía por el pleno de la Cámara baja estadounidense y que estudiaba las respuestas ulteriores si se fracasaba en el intento.

"Vamos a continuar actuando antes de que llegue al pleno" del Congreso, dijo Erdogan a la prensa.

"Tras eso hay medidas que podemos adoptar, pero aún no llegó el momento de hablar de ello", agregó.

Ahora el gobierno de Turquía prepara una respuesta a esta iniciativa de EEUU, que podría suponer la restricción en el uso de la base turca de Incirlik, desde la cual los norteamericanos abastecen a sus tropas en Oriente Medio, y el paso a través del puesto fronterizo de Habur, que comunica Turquía con Irak.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3982 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/n102923.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO