EEUU consideró asesinar enemigos mediante radiación

WASHINGTON (AP) - Uno de los secretos mejor guardados de la Segunda Guerra Mundial sale a la luz al revelarse que el ejército estadounidense consideró la posibilidad de usar sustancias radiactivas para asesinar a importantes figuras del enemigo, según documentos desclasificados recientemente obtenidos por la AP.

La iniciativa fue aprobada a los niveles más altos del ejército en 1948 y fue uno de los elementos de un "nuevo concepto de la guerra" que contemplaba el uso de materiales radiactivos para contaminar tierra enemiga o bombardear bases militares, fábricas o formaciones militares.

Historiadores que habían estudiado el programa de guerra radiológica dicen que nunca habían hallado evidencia de que se pensase usar material radiactivo para asesinar gente. El empleo de esos materiales para eliminar enemigos no es nuevo. Ha habido muchos casos, incluido el reciente asesinato del disidente ruso Alexander Litvinenko en Londres con la sustancia polonio-210.

En los documentos obtenidos por la AP haciendo uso de una Ley de Libertad de Información no se mencionan personas específicas que puedan haber sido blancos de esos asesinatos.

La AP solicitó estos documentos desclasificados en 1995 y los obtuvo hace poco, con fuerte censura del gobierno en áreas con información demasiado específica relacionada con la guerra radiológica.

Los documentos no dan indicio alguno acerca de si llegó a usarse este método de combate ni qué grado de desarrollo alcanzó el programa. No deja claro tampoco qué tan lejos llegó el proyecto.

Da la sensación de que el proyecto quedó definitivamente archivado en 1954, en parte porque el Departamento de Defensa opinaba que las armas nucleares eran una mejor opción.

No se puede descartar que el proyecto haya sido transferido a otra agencia, como la CIA.

La iniciativa recibió su aprobación definitiva en noviembre de 1948, un año después de la creación de la CIA. Fue un período turbulento en las relaciones internacionales: en agosto de 1949 la Unión Soviética ensayó con éxito su primera bomba atómica y dos meses después triunfó en China la revolución comunista de Mao Zedong.

Estados Unidos lanzó dos bombas atómicas contra Japón para acelerar el desenlace de la Segunda Guerra Mundial y los militares estaban ansiosos por explorar las posibilidades de la ciencia atómica en la guerra.

Un documento delineando el programa distribuido en julio de 1948 hace hincapié en la contaminación de grandes extensiones de tierra, en las que se les diría a los residentes que si no se van inmediatamente probablemente morirán por la radiación en uno a diez años.

"Es un nuevo concepto de la guerra, con resultados que no se pueden pronosticar", señala el documento.

Científicos estadounidenses diseñaron la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial y algunos agentes radiactivos podían ser usados con fines letales en otras formas. El primer informe público del gobierno sobre el tema, publicado en 1945, destaca que productos de la fisión radiactiva derivados de un reactor abastecido por uranio podrían ser usados "como una forma particularmente despiadada de gas venenoso".

Las prioridades del programa eran armas arrojadas desde el aire para "contaminar áreas durante prolongados períodos de tiempo", municiones radiactivas altamente explosivas que produzcan "daños físicos y contaminación radiactiva simultáneamente", y armas de tierra y/o aire que contaminen una zona para forzar su evacuación y evitar que sea usada por las fuerzas enemigas.

Cuartas en la lista de prioridades aparecen "municiones para atacar individuos" usando agentes radiactivos para los cuales "no hay terapia alguna".

"Se propone este tipo de municiones para ser usadas por agentes secretos o unidades subversivas en ataques letales contra grupos pequeños de individuos importantes, como por ejemplo, durante reuniones de líderes civiles o militares", dicen los documentos.

Para los servicios de inteligencia era importante asegurarse de que resultara imposible determinar el origen de las sustancias empleadas en los ataques. Las sustancias deben ser "difíciles de detectar y fáciles de transportar".

Los agentes radiactivos son ideales para estos fines, señala el documento, por su gran toxicidad y porque el individuo a ser atacado no puede oler, saborear ni percibir de modo alguno el ataque".

"Debería ser posible, por ejemplo, crear una munición muy pequeña que funcione sin que nadie se dé cuenta y que pueda ser suministrada en forma invisible, en una concentración altamente letal en una sala, con efectos que se perciben solo después de que haya pasado cierto tiempo", destaca el documento.

Barton Bernstein, profesor de historia de la Universidad de Stanford que ha estudiado el tema de las armas radiológicas, dice que nunca había visto documentos sobre este tema.

"Es una de esas cosas que nos toman por sorpresa, pero que en realidad no nos conmocionan, porque durante la Guerra Fría, en los niveles más altos del gobierno se contemplaron numerosas formas de matar gente, con los métodos más inhumanos y salvajes, en lo que el gobierno consideró una guerra justa contra un enemigo odiado y despreciable", manifestó Bernstein.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5820 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /internacionales/n102705.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO