Ruralidades

A los niños de Gaza

Es este un mensaje de esperanza y solidaridad, que tiene como mensajeros a los palestinos de la diáspora; después que la barbarie asesinó a “mis hermanitos y a maita querida, con Belencita en los brazos”, cuando ya los abuelos habían muerto, triturados por los escombros.

Oportuno, este camarada viejo de la antivejez venezolana confiesa, ante el jurado de los pueblos, que el día martes 13 de enero de 2009, en pleno apogeo de la razia criminal, nos conmovió hasta las lágrimas, que brotaron con el coraje reprimido por el veto de la edad, ante el cuadro horroroso que nos mostraba la realidad de la muerte, cebada diabólicamente contra los niños y niñas, en los brazos de las madres de Palestina, la mártir.

Farsante, el monstruo asesino se “dolió” del desastre, con la misma hipocresía de David en Amalec. Después de acribillar a Gaza con sus infernales bombas, la vil metralla y la “lluvia” incandescente del fósforo blanco, disparados por la secta criminal acantonada en el Israel arrebatado a Palestina, el asesino se declaró apesadumbrado. Otra vez farsante.

En tan infaustos momentos para los niños, madres y ancianos de Gaza, nos vino a la mente la expresión amorosa en el reciente pasado, de una madre venezolana, mujer humilde, bautizada con el nombre de Raiza Cárdenas, cuando con sencillez exclamó: “Los niños y las niñas, desde que nacen comparten. Luego entonces, son socialistas”. A lo que agregamos nosotros: más humanos aún los niños, cuando adquieren los conocimientos de la verdadera razón del hombre socialista que fue Jesucristo, el humano que sí tuvo infancia a pesar de la persecución insolente de la que fue objeto desde la misma cuna, fabricada por su Padre José con el gajo del olivar.

¿Será por retaliación anticristo que los bárbaros avaros del judaísmo (quien se sienta libre del pecado criminal que se deslinde) cual Herodes el saduceo, están matando a las niñas y niños de Palestina, la Madre Patria donde nació y murió Jesús?.

Desde acá, convenimos en la fuerza del grito de los pueblos cuando, una vez más, lograron silenciar las bombas. Pero también es cierto que los verdugos continúan atrincherados en la secesionada Israel, después del crimen colectivo y de lesa humanidad del que, sin visos de hameas culpa, enjuician a las víctimas de su propia muerte, por el “delito de atentar” contra las intrusas ventanas de cristal.

Queridos nietecitos, la amenaza continúa latente. El crimen hace ronda. Y Gaza no habla en el estrado de la organización mundial que, desde el simulacro del bastidor, fundaron los mismos farsantes de la mentira del holocausto y sus cómplices.

Niños de Palestina, Gaza no habla. Gaza está herida en su silencio. Pero de cara al cosmos y alta la cerviz. El enemigo gruñe. Pero se tragará las garras en polvo del desierto.

¡Que viva Gaza!. ¡Que viva Palestina, la gentil socialista del mártir luchador Arafat! en un grito desde Barcelona, Estado Anzoátegui, Venezuela.

Patria, Socialismo o barbarie. ¡Los pueblos vencerán!


*pedromendez_bna@yahoo.es





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1062 veces.



Pedro Méndez*


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad