En busca de Dios haciendo la guerra

Los judíos son una minoría tan pequeña, unos 19 millones de personas en un mundo de 6 mil millones. ¿Por qué se interesan por desestabilizar al Medio Oriente? Porque son aliados de los Estados Unidos, son la sucursal del imperio, están directamente relacionados con la materia prima del sector, el petróleo y la geoestratégica situación que este representa para la crisis global, imperiosa necesidad para sostener el capitalismo.

Israel, su historia de 4 mil años de antigüedad religiosa bajo la influencia unilateral de la Iglesia católica, la historia, es la misma horrible degradación, tortura, degüello y expulsión a la que su nación fue sometida. Hubo un tiempo en que los cristianos después de la muerte de su maestro estuvieron en el punto de mira, objetos de persecución y dos siglos mas tarde quienes afirmaban ser discípulos de Jesús sufrieron maltrato despiadado. Tertuliano, escritor del siglo III dijo: Si la peste mata, luego grita el pueblo: Arrójense los cristianos al león. A partir del siglo XVI, sin embargo las cruzadas convirtieron a los judíos en la minoría impopular de Europa. Cuando la peste bubónica mato en cuestión de unos pocos años la cuarta parte de la población fue fácil culpar a los judíos odiados ya por muchos. La epidemia proporciono la excusa perfecta para el odio, la gente encontró el pretexto, acusándolos de envenenar los pozos, enseguida se masacraron por completo comunidades hebreas de España, Francia y Alemania, manifiesta Jeanette Farrel en el libro enemigos invisibles.

Los israelitas acarrean un grave prejuicio, una vez prendido el fuego del prejuicio puede arder por cientos de años como lo demuestra su conducta especialmente desde 1947. A mediados del siglo XX, Adolf Hitler avivo las llamas del antisemitismo culpando a los judíos de la derrota de Alemania en la primera guerra mundial, hoy los israelíes se niegan a convivir con el pueblo palestino, la discriminación de la que hacen gala mediante los ataques físicos buscan su exterminación. El prejuicio israelí empuja al asesinato y resulta decisivo para fomentar la desestabilización en el Medio Oriente. La globalización no solo es un sistema político-económico, el prejuicio y la discriminación parecen ganar terreno cada vez que se posesiona un nuevo presidente estadounidense en todo el planeta. El rencor acumulado por las injusticias del pasado hace que Israel busque culpables. Cuando varios presidentes norteamericanos e israelitas repiten acusaciones contra un pueblo, esta opinión se difunde y nacen los estereotipos. En tiempos de crisis las políticas occidentales suelen culpar de estas a los países en vías de desarrollo, estos países que se niegan a perder la trata de esclavos crean la estructura intelectual del racismo y el desprecio cultural por esas naciones y su gente, tachándonos de inferiores. La colonización de los pueblos continúa siendo su política exterior a través de los ojos de sus fuerzas armadas.

Las profecías es otro rasgo singular en la que se basan los judíos y constituye gran parte de sus escrituras. En el año 607 a causa de la apostasía de Israel ellos creen que Dios permitió que Babilonia, el imperio dominante de la época destruyera Jerusalén y se llevara a su pueblo en cautiverio por 70 años. El siglo VI antes de Cristo quedo marcado en la historia del pueblo de Israel, desarrollándose un grave prejuicio que se vería incrementado a lo largo de la historia. En el año 539 los persas derrotaron a Babilonia permitiendo que los judíos regresen a su tierra y reconstruyeran Jerusalén. Después los israelitas fueron afectados por la cultura persa floreciendo poblaciones judías en el Oriente Medio y en los alrededores del Mediterráneo. En cada nación surgió nuevas formas de adoración en torno a las sinagogas centro en el que se congregaban los judíos, esta situación resto importancia al templo reconstruido en Jerusalén. Los israelitas dispersos en países lejanos eran ahora una diáspora. Alejandro Magno en el año 332 se apodero del Oriente Medio en una conquista relámpago fue bien recibido cuando llego a Jerusalén. Los sucesores de Alejandro continuaron con el plan de helenización y todo Israel se saturo del idioma, la cultura y la filosofía de Grecia. El resultado de estos hechos históricos refleja la mezcla de la cultura israelita con Babilonia, Persia y Grecia, atribuidos a las profecías de querer ser un pequeño imperio. Israel siente la necesidad, una vez aprendida la lección de vivir en el desierto y caminar hacia la tierra prometida aliándose con el imperio dominante y sanguinario de la época actual. Desde 1947 Israel tiene una deuda con las escrituras de su religión. No mataras dice una ley para su adoración y su conducta.

Los siglos de opresión y persecución en diferentes partes del mundo, entre los judíos se levantaron muchos judíos con aspiraciones de conquista, llevando a Israel a diferentes guerras, guerras que solo causaron desilusión. Para este siglo XXI se necesita nuevas iniciativas que revigoricen a los judíos y los saquen de aquel periodo oscuro del que no pueden salir, sumidos en la desesperanza de ser la sucursal del imperio estadounidense en ese lado del planeta. El sueño sionista se hiso realidad en 1948 cuando se estableció el estado de Israel fortalecido por el apoyo militar-económico de los norteamericanos para ser los guardianes sanguinarios del petróleo del Medio Oriente. Su estrategia, la del hermano mayor EEUU, sumir el área en una permanente confrontación bélica para justificar sus ejércitos y la globalización de un sistema económico-militar totalmente ineficiente para ser compatible con los adelantos tecnológicos de la cual la humanidad se aprovecha para su humanización.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3814 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: