Ya basta de hacerle el juego a Álvaro Uribe

Debemos seguir “martillando” en la conciencia de quienes nos leen u oyen, la necesidad de reflexionar sobre lo grave de la situación colombiana y entender de una vez, que estamos tratando con un gobierno asesino y traidor, que no dará la más mínima tregua hasta acabar con la resistencia del pueblo colombiano honesto y trabajador.

Continuarán los desplazados agricultores, apabullados por el ejército colombiano, el cual sólo sigue órdenes de los Santos y de la serpiente venenosa que es Uribe Vélez. Sólo odio y desprecio siente este tipejo, rencoroso y criminal.

No olviden cómo en la Cumbre de República Dominicana se refirió al presidente Correa como trasnochado comunista, marxista. ¿O es que acaso la memoria ha llegado a tal punto que nos envuelve un halo de amnesia colectiva?

No y mil veces NO a claudicar ante la mafia colombiana encabezada por Álvaro Uribe. No a la visita del presidente Chávez a dar “espaldarazos” a Uribe, como si lo que él le hizo a Chávez al traicionarlo en el “intercambio humanitario” se puede borrar con frasecitas conciliatorias.

Vaya a Colombia presidente Chávez y verá la risa de burla en la cara de estos traidores ladinos que lo que quieren es reelegir a Uribe y de paso impulsar al demente de John McCain a la presidencia, para que les regale su TLC y sigan consumiendo en la pobreza al pueblo colombiano.

Si el presidente Chávez perdió la brújula el pueblo venezolano tiene la obligación de pronunciarse y darle a entender que aquí hay orgullo y dignidad para regalar.

Ingrid Betancourt ya montó su show para tratar de sacar a Uribe del fango en el que se encuentra, allá ella con su conciencia. Que bien se bajó del avión al llegar a Francia, para tener hepatitis B y las nueve plagas de Egipto.

Otra tarifada del gobierno colombiano tal cual como los que están siendo procesados por dejarse comprar por un voto.

Gloria a los caídos por defender la dignidad y ganarse el respeto de todos los que creemos en un mundo mejor. ¿Será que las matanzas a guerrilleros venezolanos ahora sólo sirven para darle nombre a placitas y recordarlos por simple demagogia?

¿Qué hubiera pasado presidente Chávez, si el Comandante Fidel y sus revolucionarios después del ataque al Moncada hubieran decidido decir “ El tiempo de los fusiles pasó”

Esta vez creo que el pueblo venezolano, revolucionario de verdad, está de acuerdo con que no podemos seguir en este estira y encoge de diplomacia errática a la que estamos siendo sometidos.

Ya es hora de decirle al pan, pan y al vino, vino.


luisortega69@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2006 veces.



Luis Ortega Segovia


Visite el perfil de Luis Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Ortega

Luis Ortega

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad