¿En una guerra mediática hablamos de secuestrados o de presos de guerra?

La guerra es injusta en su esencia por cuanto parte de la injusticia. Y en una guerra de liberación nacional la injusticia proviene del mismo capitalismo: proviene de la pobreza que crea.

En una guerra de liberación nacional las prácticas de guerra las determina (las impone) la virulencia de los sectores dominantes. En un sistema capitalista los grupos de derecha que controlan al Estado y al ejército imponen las prácticas de guerra.

Pero no sólo imponen las prácticas de guerra sino también el discurso para calificar tanto las acciones del ejército como de la guerrilla. Este discurso es el que vemos en los periódicos, por la radio y la televisión capitalista. Y es el mismo que a fuerza de repetirlos todos los días se vuelve común entre el pueblo.

En una guerra de liberación los revolucionarios no pueden hablar de secuestro sino de presos de guerra. Cambiar los nombres a las acciones de guerra responde a discursos que avalan el accionar de cada una de las partes. La derecha busca calificar a la guerrilla de secuestradores y terroristas (como sus amos del norte) y la guerrilla los califica de presos de guerra y de acciones de guerra.

Por esta razón resulta muy importante saber cual es el discurso que utilizamos para calificar las acciones, porque podríamos estar confundiendo al pueblo al calificar de secuestro una acción de guerra. Por otra parte en una guerra las acciones pretenden debilitar las fuerzas de su oponente al extremo que no sea beneficioso continuar en la misma. En una guerra de liberación nacional el objetivo es debilitar a las fuerzas que sustentan al capitalismo (y al imperialismo) en ese país mediante la acción militar y la incorporación del pueblo explotado a las guerrillas.

Aunque parezca contradictorio en una guerra debe existir una ética y una defensa de la humanidad y la condición humana. Sin embargo, la historia de las guerras ha demostrado que las prácticas más inhumanas vienen de parte de los grupos de derecha más reaccionarios; la tortura, el terrorismo (de Estado) y las ejecuciones son su expresión más sistemáticas.

Creemos que ninguna injusticia es válida; pero no podemos ser inocentes en el contexto de una guerra de liberación: porque la inocencia se paga con la muerte.

El socialismo es la expresión más profunda del amor, por ello está reñida con las prácticas inhumanas. Nuestras prácticas en una guerra de liberación deben respetar la condición humana, creando la menor injusticia posible.

En Colombia los grupos reaccionarios y hambreadores reunidos en los partidos liberales y conservadores han utilizados los medios de comunicación para imponer su visión al pueblo; así como al mundo. Por ello las noticias que transmiten están cargadas de epítetos y calificaciones de tipo delincuencial. Evidentemente no les conviene darle un grado de beligerancia a la guerrilla, porque ello le permitiría al pueblo identificarlos como una opción válida de poder que enarbola sus intereses.

Si bien esta es la realidad en Colombia, lo delicado es que la izquierda utilice el discurso de la derecha Colombiana-norteamericana para referirse a la guerra de liberación Colombiana. Ello denota una falta de comprensión de la realidad colombiana y una ayuda muy débil al movimiento revolucionario mundial.

CONTINUARÁ EN OTRO ARTÍCULO:
Ver : ¿Tiene Chávez un doble discurso?

chernan2007@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1276 veces.



Néstor Aponte


Visite el perfil de Néstor Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad