¿Crees tu que la FARC ha perdido vigencia?

El Aló Presidente de hace dos fines de semana ha puesto en el tapete varios asuntos; entre ellos, los relativos a la vigencia de la guerrilla en Latinoamérica, la efectividad o no de las diferentes forma o métodos de guerrilla, el uso de las distintas prácticas de guerra, el liderazgo mismo de Chávez en el concierto internacional, su papel como político audaz; así como la figura del oportunismo por una parte y el respeto y la coherencia que se merecen los revolucionarios por la otra.

En cuanto a la vigencia de la guerrilla en Latinoamérica estamos obligados a recordar la frase de Lenín: “análisis concreto de las situaciones concretas”. Esta frase esconde un principio del materialismo dialéctico, cual es, que son las contradicciones internas de cada país las que determinan la vigencia de las distintas formas de lucha. Y a través de éstas, a su vez, se expresa la lucha de clases a nivel internacional.

Los esquemas de lucha del pueblo organizado no lo imponen los deseos de los hombres o las mujeres sino que son el resultado del desarrollo de la lucha de clases y de las condiciones militares existentes..

Las guerrillas Latinoamericanas han tenidos muchos e importantes avances pero también lamentables derrotas. Estas últimas marcadas por la presencia y financiamiento directo de los Estados Unidos. Ejemplos dramáticos de la guerrilla Latinoamericana han sido el Salvador, Guatemala, Paraguay, Cuba, Nicaragua, Venezuela y Colombia entre otras. La guerrilla no se decreta, es sólo una forma de lucha política por otros medios.

La guerrilla tiene sentido cuando las formas de luchas “legales” que fija el capitalismo, como los partidos políticos, los frentes sociales o movimientos sociales, son inviables. Y estas formas de lucha son inviables dado el grado de violencia política de la derecha. En este caso la continuidad de la lucha “legal” pone en riesgo la vida misma de los militantes.

En cuanto al caso Colombiano sólo podemos adelantar que las condiciones políticas, económicas, sociales y militares han permitido que la guerrilla Colombiana tenga 50 años de vigencia.

Su nacimiento no fue el resultado de un decreto de su dirigencia sino de una necesidad concreta. Recordemos que en Colombia el partido comunista desde los años 30, venía enfrentado los movimientos reaccionarios del partido liberal y particularmente del partido conservador. Sin embargo, fue luego del asesinato del candidato liberal Jorge Eliécer Gaitan a finales de los años 40 que el Partido Comunista decide irse a la selva Colombiana para salvar sus vidas y continuar la lucha política en Colombia.

Posteriormente, en los años 80 la guerrilla promovió un intento para volver al esquema de la legalidad capitalista. Para ello propuso el apoyo al partido Unión Patriótica. El resultado fue el asesinato de dos candidatos presidenciales; así como, el exterminio de toda su dirigencia. Estos asesinatos ocurrieron en un período no mayor de un año y a esta operación las fuerzas militares la denominaron “La fiesta roja”. Los que conservaron la vida fue porque escaparon al exterior o porque se sumaron a la guerrilla.

La derecha Colombiana ha impedido sistemáticamente que la guerrilla participe políticamente dentro del esquema de legalidad capitalista. Ellos saben que “legalizada” la guerrilla en un partido político, el pueblo terminará reconociéndolos como los legítimos defensores de sus intereses y se organizarían en torno a este instrumento de lucha.

Un hecho es cierto, si bien la guerrilla Colombiana controla buena parte del Sur de Colombia existen elementos que no le han permitido tomar definitivamente el poder: entre ellos el descomunal apoyo norteamericano-israelí mediante el Plan Colombia, así como, las propias contradicciones de la guerrilla.

Lo que sí es categóricamente incorrecto es que se pretenda señalar que la permanencia de los Estados Unidos en Colombia respondan únicamente a la existencia de guerrilla, cuando sabemos que su presencia está justificada por el negocio de la droga, que maneja el gobierno norteamericano. Otros dos elementos que la justifican son el control de las fuentes de energía de la región y la imposición de su supremacía en el mercado Latinoamericano.

CONTINUARÁ EN OTRO ARTÍCULO

Ver el artículo (guerra de guerrillas: acaso ha muerto la propuesta estratégica del Che)

(*)Abogado


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1610 veces.



Néstor Aponte(*)


Visite el perfil de Néstor Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: