A La Guaira llegaron los rusos, al Caribe asoma el fantasma de Ucrania

La noticia:

"Dos barcos rusos atracaron en un puerto venezolano después de participar en ejercicios militares durante varios días en el Atlántico, dijo el martes el Ministerio de Defensa de Moscú. Se espera que los dos buques, el Almirante Gorshkov de Rusia, la fragata más avanzada de la flota rusa, y un petrolero, permanezcan atracados durante varios días en el puerto de La Guaira, Los barcos formaban parte de una flota de cuatro buques rusos que pasaron cerca de la costa de Florida a fines del mes pasado, antes de atracar en La Habana. Uno de esos buques era el Kazán, un submarino de propulsión nuclear que se encuentra entre los más avanzados del arsenal de Rusia. El Ministerio de Defensa ruso dijo que el objetivo de la misión era "mostrar la bandera y garantizar una presencia naval en importantes áreas operativas"

 

La visita de estas naves rusas no es inocente, no se trata de una visita turística, y menos de una muestra de amistad. Es un movimiento en la pugna geopolítica que mantienen Rusia con lo que ellos llaman occidente, se debe entender dentro de la guerra de Ucrania, y más profundamente como una pieza en la disputa intercapitalista por mercados, energía y riquezas. Rusia muestra los dientes en el Caribe, la flota antes visitó a Cuba.

Ocurre esta visita cuando el madurismo se reúne con los gringos. De esta situación brotan muchas reflexiones: Venezuela es, claramente, una pieza en esta disputa, y el madurismo interviene en esa contienda de manera irresponsable. Por un lado, tiende la mano a los gringos, no olvidemos que aquí están las compañías ordeñando el petróleo a la libre; y por el otro lado, recibe a las naves rusas y no se sabe si al submarino nuclear que tiene capacidad furtiva. Una sonrisa para el norte y un guiño para la tierra de los zares.

El madurismo, en su desespero por permanecer en el gobierno, lo que es cada vez más difícil, comete muchos errores, se desdibuja, no tiene norte, carece de mesura, hace cualquier concesión, comete imprudencias, envía señales definitorias, como esa de ¡tropa rusa en el desfile del cinco de julio! Es una provocación, una toma de partido en la guerra interimperialista. Es un sarcasmo que el día de la independencia de la Patria, el madurismo la pisotea involucrándose en una guerra de la que seguro saldría la Patria maltrecha y sometida a alguna de las potencias en liza. Los capitalistas no tienen otra medida que el lucro y la sumisión.

¿Qué hacer?

En medio de la disputa interimperialista, es necesario tener un gobierno fuerte, es decir un gobierno con un proyecto que supere al capitalismo, única manera de librarse del remolino imperialista que conduce a la guerra, a la extinción de la vida. Razón tuvo el Comandante Chávez, cuando nos dijo: Habrá Patria si es Socialista. Un gobierno con proyecto que sea apoyado por la masa, y desde esa fortaleza labrar la soberanía y sostener una solidaridad internacionalista.

La necesidad de volver al camino de Chávez, el Socialismo, al humanismo, no es un asunto meramente político, va mucho más allá, es asunto de Soberanía, de existencia de la Patria, es también fundamental en la lucha por la existencia de la Humanidad amenazada por la voracidad capitalista, y es vital para la felicidad, la paz de los pueblos.

¡CHÁVEZ, HUMANISMO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1129 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: