Rusia: La ‘movilización parcial’ de Putin suscita protestas y pone en peligro el consenso patriótico

Durante los primeros siete meses de la "operación militar especial" de Vladimir Putin contra Ucrania, el presidente ruso no tuvo muchos problemas para domar a su oposición interna.

Las protestas callejeras fueron inmediatamente disueltas, la Duma (parlamento) adoptó una serie de leyes represivas y todos los medios de comunicación rusos independientes fueron cerrados o expulsados.

El fuerte consenso interno a favor de una guerra que todavía es ilegal llamar guerra se construyó comercializándola como una continuación de la mejor tradición de sacrificio patriótico ruso: una operación de "desnazificación" del Donbass para rescatar los rusoparlantes, en el espíritu de la Gran Guerra Patriótica contra la Alemania de Adolf Hitler (1941-45).

También se pintó como una resistencia a los planes antirrusos de lo que el gobierno de Putin llama "el Occidente colectivo": Estados Unidos, Gran Bretaña, la Organización del Tratado del Atlántico Norte y la Unión Europea.

Este coma inducido llegó a su fin el 21 de septiembre cuando, sacudido por la exitosa ofensiva ucraniana de principios de mes, Putin anunció que 300.000 personas de la actual reserva militar serían llamadas a filas para reforzar el esfuerzo bélico ruso.

Los "referendos" sobre si las autodenominadas Repúblicas Populares de Lugansk y Donetsk y los territorios ocupados de Kherson y Zaporizhzhia deberían unirse a la Federación Rusa se implementaron abruptamente el 20 de septiembre, después de haber sido puestos en espera sólo una semana antes.

El sitio web de la izquierda rusa Posle (Después) describió el anuncio de Putin como "un paso desesperado y un desafío para un régimen que había confiado en la despolitización masiva". Había existido un pacto informal entre los ciudadanos y el Estado: 'tú te mantienes al margen de los asuntos del Estado, y el Estado se mantiene al margen de los tuyos'. Ahora ya no es posible ver tranquilamente la guerra en la televisión; hay que morir en ella".

¿Qué tan "parcial"?

El 22 de septiembre, el contralmirante Vladimir Tsimplyansky, portavoz oficial de las Fuerzas Armadas rusas, explicó algunos detalles del servicio militar obligatorio, que se sumará al reclutamiento anual de unos 120.000 soldados.

Los jóvenes de entre 18 y 27 años que cumplen su año de servicio militar están excluidos de la disposición del servicio militar obligatorio para alistarse más allá de las fronteras de Rusia. Los estudiantes también están excluidos, una decisión posiblemente influenciada por el resultado de la última encuesta de Levada, según la cual el 54% de los jóvenes de 18 a 25 años está a favor de iniciar inmediatamente las conversaciones de paz con Ucrania.

La convocatoria estaba lista para su aplicación en cuanto Putin la anunció. Por ejemplo, los pilotos de las aerolíneas comerciales rusas recibieron su convocatoria horas después, mientras que los reclutas de la República de Buriatia, en el extremo oriental del país, ya estaban de camino a los cuarteles a primera hora del 22 de septiembre.

El 24 de septiembre, Putin promulgó una ley que endurece las penas por delitos contra el servicio militar durante el periodo de convocatoria. Estas ya habían sido aprobadas por unanimidad el 20 de septiembre por una Duma que sabía que el anuncio de Putin se acercaba.

La ley estipula hasta tres años de prisión por negarse a participar en acciones militares, y hasta 10 años si la negativa tiene "consecuencias graves".

Los "influencers" pro-Putin en las redes sociales destacaron lo "parcial" de la convocatoria: apenas 300.000 de los 25 millones de potenciales reservistas. Utilizando el hashtag #nopanic (sin pánico), hicieron circular un meme que comparaba el número de convocados a las armas con un caramelo en una bolsa de 100.

Esto no fue convincente, entre otras cosas porque el decreto oficial que ordenaba la convocatoria contenía una sección confidencial que cubría el número que potencialmente podría ser movilizado. Según el ahora exiliado Novaya Gazeta, citando "una fuente de la administración Putin", hasta un millón de personas podrían ser reclutadas.

Vuelo

El secretario de prensa de Putin, Dmitry Peskov, calificó esta filtración de "mentira", pero en un país al que se le había asegurado durante siete meses que la "operación militar especial" se desarrollaba según lo previsto, el repentino anuncio del proyecto provocó una conmoción masiva.

Los signos más inmediatos fueron el agotamiento en cinco horas de todos los billetes de los vuelos que salían de Rusia y las colas de hasta 19 kilómetros en los puestos fronterizos del país con Finlandia, Osetia del Norte, Kazajistán y Mongolia.

Según el diario Novaya Gazeta del 25 de septiembre, el Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB) calculó que 261.000 hombres y mujeres susceptibles de ser llamados a filas abandonaron el país entre el 21 y el 24 de septiembre. El 25 de septiembre, la guardia fronteriza del FSB estaba emitiendo avisos en los puestos de control fronterizos kazajos para impedir la salida de personas en edad de reclutamiento.

En el momento de escribir este artículo (27 de septiembre), las redes sociales rusas están inundadas de rumores de que todas las fronteras se cerrarán a los reclutas en cualquier momento, y que las autoridades sólo esperan el final de las votaciones en los "referendos" de Donbas.

Protestas espontáneas

La convocatoria provocó protestas espontáneas en las regiones no rusas que, en proporción a su población, han suministrado la mayoría de los soldados para la operación de Putin en Ucrania.

Por ejemplo, el análisis del servicio ruso de la BBC afirma que al menos 301 soldados de la república norcaucásica de Daguestán han muerto, 10 veces más que los de Moscú.

En Yakutskh, capital de la región de Sakha (República de Yakhutia), del Extremo Oriente, las mujeres familiares de los reclutas rodearon a la policía en un punto de reclutamiento en una plaza central con su tradicional danza de grupo, el osuokhai, mientras gritaban "¡No al genocidio!" y "¡No a la guerra!".

En respuesta, el jefe de Sakha, Aisen Nikolaev, anunció que los convocados "por error" debían ser devueltos de las fuerzas armadas.

En Daguestán, los manifestantes bloquearon las carreteras y, según el monitor de derechos humanos OVD-Info, más de 100 personas han sido detenidas hasta ahora durante las protestas en la capital regional, Makhachkala.

Un vídeo (subtitulado en inglés) muestra a mujeres que exigen la liberación de los reclutas de una guerra que, según ellas, Rusia empezó.

Otros vídeos muestran a los manifestantes enfrentándose a la policía, y OVD-Info informa de que las fuerzas del orden utilizaron pistolas aturdidoras y porras contra la multitud y dispararon munición real al aire.

Al igual que su homólogo de Yakutia, el gobernador de Daguestán, Sergei Melikov, admitió el 26 de septiembre que "se han cometido errores".

Chechenia: un autócrata se retira

Incluso el gobernante autocrático de Chechenia, el archiputinista Ramzán Kadyrov, que suministró su milicia personal como tropas de choque para el esfuerzo bélico ruso, se ha vuelto sensible a la protesta de las mujeres.

Tras el éxito de la ofensiva ucraniana a principios de septiembre, Kadyrov fue todo fanfarronería: la retirada rusa fue un desastre, sus militares eran incompetentes, tenían que rodar cabezas.

Además, el intercambio del 21 de septiembre de 225 ucranianos por 55 prisioneros rusos le dejó "muy descontento" porque "entregar incluso a uno de esos terroristas de Azov debería haber estado fuera de toda duda". Kadyrov declaró el 12 de septiembre que enviaría "tropas de élite" para reforzar la debilitada presencia rusa en la región de Kharkiv.

Sin embargo, el 21 de septiembre, en la capital chechena, Grozny, apareció en las tertulias locales el siguiente llamamiento para que todo el mundo asistiera a las oraciones del viernes en la mezquita central de la ciudad: "Ha llegado el día en que todos debemos mostrar nuestra unidad. Nuestros hijos han sido enviados a la guerra para morir, todos mis hijos están en Ucrania, dos de ellos ya están muertos. No les daré el resto. Si voy a la mezquita sola, me intimidarán, o algo peor, pero si todos nos mantenemos unidos y decimos que nuestros hijos no son prescindibles, nuestros hijos estarán con nosotros".

Unas 20 mujeres acudieron a la protesta-oración y todas fueron detenidas, y Kadyrov dijo que sus maridos debían ser enviados a Ucrania.

Sin embargo, el 23 de septiembre, el jefe checheno anunció que su país no participaría en la convocatoria, alegando que ya había "superado su cuota" de reclutas en un 254%.

Retorno a las calles

Estas protestas espontáneas fueron acompañadas de acciones planificadas en más de 30 ciudades, una iniciativa del movimiento juvenil pacifista Vesná (Primavera) y de la Resistencia Feminista Antiguerra (FAS). Las acciones se convirtieron en un juego del gato y el ratón contra la masiva presencia policial, y los organizadores anunciaron cambios de lugar en el último momento a través de los canales de Telegram.

Según OVD-Info, se produjeron 2.355 detenciones en las protestas del 21 al 26 de septiembre. La cobertura de las protestas puede encontrarse en los sitios web de The Moscow Times y Meduza y en la traducción de Green Left del canal de Telegram de la FAS.

FAS resumió el significado de las protestas en un post del 25 de septiembre: "Aunque este número es una gota de agua en la escala nacional, fue una protesta importante y que valió la pena, y he aquí la razón: por primera vez desde que comenzó la guerra, la agenda de los manifestantes coincidió plenamente con los sentimientos masivos del pueblo".

Traducido de Green Left



Esta nota ha sido leída aproximadamente 549 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter