"EEUU con su belicismo unilateralista acrecienta la inseguridad planetaria"

Putin y la Conferencia sobre Seguridad de Munich

La conferencia internacional sobre seguridad que reunió en Munich esta semana a los Secretarios de Defensa de las principales potencias, dejó en claro para muchos analistas geopolíticos que el mundo actual es más incierto que el de la guerra fría.

Vladimir Putin fustigó al gobierno norteamericano, y lo acusó de acrecentar con su belicismo unilateralista la inseguridad planetaria, por haber fracasado en Irak, y haber debilitado la histórica alianza de Washington con Europa, desmantelando asimismo la imagen de los Estados Unidos, asunto que, según el mandatario Ruso, allana el camino a los terroristas y a los liderazgos radicalizados del mundo.

En el marco de su discurso y en las preguntas que contestó luego a la prensa internacional Putin emitió afirmaciones como las siguientes (Traducción mía):

1. “La seguridad internacional va mucho mas allá mucho más allá que los aspectos meramente relativos al plano militar y político. Incluye la estabilidad de la economía global, la superación de la pobreza, la seguridad económica y el diálogo entre civilizaciones”

2. “El carácter universal e indivisible de la seguridad está expresado en el principio básico según el cual, de la seguridad de uno depende la seguridad de todos, tal como lo expresó Franklin Delano Rooselvet durante los primeros días en que estalló la segunda guerra mundial: cuando la paz se rompe en algún lugar del mundo, la paz de todos los países está en peligro”.

3. “Democracia es el poder de la mayoría a la luz de los intereses y las opiniones de la minoría”.

4. “Yo considero que el modelo unipolar no sólo es inaceptable sino también insostenible en el mundo actual.”

5. “Estamos presenciando un desdén cada vez mayor por los principios básicos del derecho internacional. Y un marco legal independiente por la vía de los hechos se está tornando cada vez más el marco legal de un solo país. Un estado y, primero y principal, los Estados Unidos, que han extralimitado sus fronteras nacionales de todas las formas”.

6. “Y, por supuesto, esto es extremadamente peligroso. Esto resulta en el hecho de que nadie se siente a salvo. Quiero enfatizar esto: ¡nadie se siente a salvo (….). Por supuesto, tal política estimula una carrera armamentista”.

7. “El dominio por la fuerza inevitablemente promueve que una cantidad de países adquieran armas de destrucción masiva. Mas aún, nuevas amenazas significativas (…) han aparecido, y las amenazas de hoy tales como el terrorismo han asumido un carácter global”.

8. “Yo estoy convencido de que nosotros hemos alcanzado ese momento decisivo en que debemos seriamente pensar acaezca de la arquitectura de una seguridad global.”

9. “Estoy convencido de que el único mecanismo que puede generar las decisiones sobre el uso de la fuerza militar como último recurso es la carta de las Naciones Unidas. (…) en cualquier caso, yo entiendo que el uso de la fuerza sólo puede ser legítimo cuando la decisión es tomada por la organización del Tratado del Atlántico Norte, la Unión Europea o las Naciones Unidas”.

10. “La Guerra de las Galaxias no es ya una fantasía, es una realidad. A mediados de la década del 80, nuestros compañeros estadounidenses ya eran capaces de interceptar sus propios satélites.”

11. “Nosotros no vamos a cambiar nuestra tradición hoy (de una política exterior independiente). Al mismo tiempo, nosotros estamos bien al tanto de cómo el mundo ha cambiado, y tenemos un sentido realista de nuestras propias oportunidades y potencial. Y, por supuesto, quisiéramos interactuar con contrapartes independientes y responsables con quien pudiéramos trabajar juntos en la construcción de un orden mundial justo y democrático que afiance la seguridad y la prosperidad, no sólo para unos pocos selectos, sino para todos”.

12. “Confío que los historiadores del futuro no describan nuestra Conferencia como una en la cual se declaró la Segunda Guerra fría Mundial. Pero pudieran hacerlo”.


Primeras conclusiones de Munich

Diversos analistas adujeron que el discurso del presidente ruso no fue ni alarmista ni exagerado.

Se hizo evidente que en la Casa Blanca nadie perfila planes de revertir el saldo negativo del unilateralismo hasta ahora desplegado mediante acciones que sean políticas en lugar de militares. Por el contrario, aducen que diversos sectores guerreristas de EEUU están rumiando como una guerra con Irán ayudaría a tapar el bache dejado por la incursión en Irak.

La conferencia de Munich dejó así en claro que Bush sigue apostando más a los bombardeos que a la construcción del diálogo; y que los demócratas siguen sin osar a resistir el disoluto militarismo de los últimos años.

El evento celebrado en Munich también patentizó que Vladimir Putin está buscando apartar a la OTAN de las fronteras rusas.

El encuentro en Baviera reveló que Europa no cuenta con una visión unificada del mundo y, por tanto, no está en capacidad aún para proponer fórmulas para reemplazar el actual caos existente por un orden mundial con niveles aceptables de seguridad.

Una cosa descuella más allá de las previsibilidades que caracterizan a casi todos estos discursos:

Rusia está inscribiéndose nuevamente en la arena de las relaciones internacionales con una nueva propuesta que reclama otro tipo de gobernabilidad del planeta.

¿Estará Rusia en capacidad de reabrir una segunda guerra fría en momentos de galope casi desbocado del crecimiento del capital y el armamentismo estadounidense?

Más allá de las buenas intenciones, esto habrá que contrastarlo con la realidad de los conflictos internacionales ya existentes y los que por lo visto están a punto de desatarse en breve.

El discurso de Putin, no obstante, abre una discusión inédita: ¿Cómo, y mediante qué premisas y mecanismos va a cuajar en definitiva el nuevo orden mundial?


Doble discurso de las conferencias internacionales sobre seguridad y defensa vs. carrera armamentista en EEUU

Mientras los académicos y los “expertos globales” en seguridad y defensa disertan en Munich y otros escenarios sobre mecanismos internacionales para el desarme y seguridad, el paisaje estadounidense de la violencia atómica sigue prosperando.

Según registra Wikipedia: EE.UU. es hoy día el principal poseedor de armas de destrucción masiva del mundo.
Es el único país que ha utilizado armas nucleares en la práctica, contra poblaciones (Hiroshima y Nagasaki, el 6 y 8 de agosto de 1945, respectivamente).

Y cuenta actualmente de 534 misiles balísticos intercontinentales (ICBM) de los modelos Minuteman III y Peacekeeper; 432 misiles balísticos de lanzamiento submarino (SLBM) Trident C4 y D5 (desplegados en los 17 submarinos clase Ohio); y aproximadamente dos centenares de bombarderos nucleares de largo alcance, entre los que se cuentan 16 "invisibles" del tipo B-2.

Se calcula que el total de cabezas nucleares desperdigadas por todo el territorio de EEUU podría oscilar, según diversas fuentes, entre 5.000 y 10.000 unidades.

Razón tenía Albert Einstein cuando hace ya varias décadas confesó a un periodista quien le inquirió sobre las probabilidades de una posible nueva conflagración nuclear (y sobre detalles del tipo de tecnología que conoceríamos):
"No sé con qué armas se llevará a cabo la III Guerra Mundial. Pero lo único que sé es que, de librarse, la IV se será a piedras y palos."


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7121 veces.



Luis Delgado Arria


Visite el perfil de Luis Delgado Arria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: